05 de Marzo de 2017 | 11:20 h

Lampay: una playa escondida en el norte chico

En la provincia de Barranca, a solo unos pasos de la capital, existe una playa ideal para quienes buscan de disfrutar del mar y los paisajes desérticos.

Tranquilidad playera en Lampay. Foto: ViajaporPerú

Tranquilidad playera en Lampay. Foto: ViajaporPerú.

Camino desértico hacia una playa escondida. Foto: ViajaPorperú

Camino desértico hacia una playa escondida. Foto: ViajaPorperú.

Playa solitaria. Foto: ViajaporPerú

Playa solitaria. Foto: ViajaporPerú.

En el norte chico hay todavía muchas playas escondidas, cuya entrada no está privatizada. Las dunas y los peñascos forman un paisaje muy especialPlaya Lampay mantiene el encanto del primer contacto con el mar. 

Ideal para acampar y escapar del bullicio de la ciudad, Lampay es una gran playa en forma de herradura y cercada de altas paredes naturales de ocho metros de altura, que cuentan entre sus formaciones con pequeñas cuevas, que son producto de la erosión de los vientos contra estos muros.

PUEDES VER: Puerto Pizarro: Reino de conchas negras e islas secretas

Lampay ofrece una playa plana y un mar tranquilo rodeado de acantilados donde solo se puede bajar por un extremo, en el otro,  se localiza un dormidero de aves, con suerte las encuentran allí alimentando a sus pichones.

Los atardeceres son de película. Muy buenos, mucho color y muchos contrastes con las nubes del cielo matizadas de gaviotas y pelícanos volando en fila, además, nunca faltan en nuestras costas los cangrejos areneros con su color naranja intenso llamando la atención. Todo esto Lampay es un destino bastante recomendable.

 

En Rumbo

En auto: A la altura del kilómetro 182 Panamericana Norte, hay una entrada hacia Caleta Vidal. Seguir la pista afirmada hasta el pequeño pueblo de Caleta Vidal, luego hay que subir y pasar una abandonada fábrica de harina de pescado. Después de 5 minutos (en auto) estarán en Lampay. No es necesario tener 4x4 para llegar.

En bus: Los buses salen del Gran Terminal Terrestre Plaza Norte. Hay que tomar los que se dirigen a Supe o Barranca y bajarse en la entrada de Caleta Vidal. Desde este punto se puede llegar caminando (30 minutos). Para el regreso,  puede abordar un taxi en Caleta Vidal. La experiencia será fantástica.
 

Síguenos en Facebook