30 de Noviembre de 2015 | 21:30 h

Tradición navideña: Humberto Vaca, el histórico negrito pampa

A sus 60 años don Humberto es uno de los personajes representativos de las cofradías de negritos que adoran al Niño Dios en Huánuco. 

Humberto Vaca, un negrito de tradición. Foto: Ángel Chávez

Humberto Vaca, un negrito de tradición. Foto: Ángel Chávez.

Máscara de y traje de negrito Foto: Ángel Chávez

Máscara de y traje de negrito Foto: Ángel Chávez .

Cofradía Niño Jesús el doctorcito durante los ensayos. Foto: Ángel Chávez

Cofradía Niño Jesús el doctorcito durante los ensayos. Foto: Ángel Chávez .

Integrante con distintivo de la cofradía de negritos

Integrante con distintivo de la cofradía de negritos .

Folleto de la Cofradía Niño Jesús el Doctorcito Foto: Ángel Chávez

Folleto de la Cofradía Niño Jesús el Doctorcito Foto: Ángel Chávez .

Relatos de una danza Foto: Ángel Chávez

Relatos de una danza Foto: Ángel Chávez .

Luis Pérez / Revista Rumbos

La máscara brillosa tiene rasgos físicos de un africano: ojos blancos y saltones, labios rojos y gruesos. En su pecho, varios collares de perlas le dan mayor vistosidad a su figura. Su cotón o chaqueta de terciopelo rojo está adornado con lentejuelas e hilos entre dorados y plateados. Tiene charreteras en los hombros. Cerca nacen largas cintas de colores.

Es así, entre la nostalgia y la experiencia, como don Humberto Vaca muestra la indumentaria que utilizó para ser un pampa de la cofradía de negritos Justo Juez de Huánuco, la capital de la región del mismo nombre. Con ese traje se transformaba en un instrumento de alabanza, frente al pesebre del niño Manuelito.

 
“Danzar es un sentimiento huanuqueño que se desborda de fe, identidad y amor propio cuando llega diciembre y enero”, revela, mientras presenta la máscara que lo acompañó los últimos años. Un alto en su conversación. Guarda silencio. Emite un suspiro y sonríe observando la imagen de la Virgen de las Mercedes.

Él es devoto de la imagen traída desde España hace más de 400 años, pero le tiene más cariño al niño que está a los pies de la virgen, conocido como ‘el doctorcito’ porque –según las damas huanuqueñas– les concede el milagro de casarse y ser madres.

Este niñito Jesús tiene su cofradía llamada el Doctorcito del Sagrario de la Merced, conformada por más de 35 jóvenes, entre la dama y el turco, los caporales, los guiadores, los negritos pampas, los corochanos y el abanderado, todos los personajes de la danza. Don Humberto es parte de esta cofradía. Ya no baila, pero por su experiencia es el presidente.

Emoción y orgullo. La cofradía de negritos que preside Humberto encandila cuando recorre las calles y adora al niño Manuelito, especialmente en la víspera del 6 de enero, Día de la Danza de los Negritos de Huánuco, cuando los cófrades usan sus máscaras y traje de noche, sin ningún adorno.

Los datos

Desde octubre los danzantes de la cofradía ensayan en el jirón Aguilar del centro de Huánuco.

La danza es Patrimonio Cultural de la Nación desde el 8 de agosto de 2005. Don Humberto Vaca fue uno de los promotores de esa designación.

Los negritos adoran a Jesús o Manuelito desde el 24 de diciembre hasta finales de enero. Los orígenes de la danza se remontan a las haciendas coloniales. En ese entonces los esclavos festejaban al Manuelito para obtener comida y bebida.

Síguenos en Facebook