20 de Abril de 2016 | 15:54 h

Lima: presentan piezas arqueológicas halladas en Áspero

En el auditorio Mario Vargas Llosa de la Biblioteca Nacional (San Borja), se presentaron los hallazgos realizados por los investigadores del Proyecto Especial Arqueológico Caral – Supe.
La arqueóloga Ruth Shady presenta los hallazgos de Áspero. Foto: Luis Pérez

La arqueóloga Ruth Shady presenta los hallazgos de Áspero. Foto: Luis Pérez.

Ocho flautas traversas, cuatro tupus y otros objetos fueron presentados hoy. Foto: Luis Pérez

Ocho flautas traversas, cuatro tupus y otros objetos fueron presentados hoy. Foto: Luis Pérez.

Luis Pérez / Revista Rumbos
 
En la huaca de los Ídolos, una de las pirámides de Áspero, la ciudad pesquera de la civilización Caral, los investigadores descubrieron un entierro del periodo arcaico tardío (3 000 a 1 800 a.C.) y, en otro recinto del complejo arqueológico, ocho piezas musicales elaboradas con hueso.
 
 
Ambos descubrimientos son el fruto de las excavaciones científicas iniciadas en 2005 en Áspero, una ciudad pesquera en el mar de Supe (Barranca, Lima) que empezaría a desarrollarse hace 5 000 años. Su estratégica ubicación le permitió realizar trueques o intercambios comerciales con otros grupos humanos arraigados en el valle.
 
“Así logró ser el principal punto pesquero de la Ciudad Sagrada de Caral”, explicó la doctora Ruth Shady, directora del Proyecto Especial Arqueológico Caral–Supe, durante la conferencia de presentación de las piezas encontradas en la zona arqueológica. 

Legado ancestral

En posición flexionada, envuelta en un telar de algodón y una esterilla de junco, así fue encontrado el cuerpo momificado de una mujer en el edificio público los Ídolos, por los profesionales de la Zona Arqueológica Caral (ZAC) – Unidad Ejecutora 003 del Ministerio de Cultura.
 
Su ajuar fúnebre incluye un collar con cuentas de molusco, un dije de spondylus y cuatro tupus con diseño de aves y monos. “Esos objetos eran apreciados en la época, lo que revelaría que esta mujer de aproximadamente 40 años de edad, era de un estatus social alto. Además, en el ritual de enterramiento le ofrendaron fragmentos y semillas vegetales”, revela misterios Shady.
 
A su turno, el jefe de la ZAC– sede Áspero, arqueólogo David Palomino, relató que en otro recinto encontraron ocho flautas traversas hechas con huesos de animales. Los instrumentos, envueltos en un telar de algodón, fueron encontrados en el espacio destinado para las ofrendas.
 
La música fue parte primordial del desarrollo cultural de Áspero” y, también, un vínculo de interacción con otros asentamientos con los que compartieron creencias ideológicas y religiosas. “Podríamos decir -agrega Palomino- que en los centros urbanos vecinos de Piedra Parada, El Molino y Era de Pando, sucedieron esas manifestaciones”.
 
El arqueólogo considera, además, que para recuperar la información de nuestro patrimonio cultural, el Estado debe ser más estricto con las políticas de conservación, protección y salvaguardia.
 

El dato

La actividad se realizó en el marco de celebraciones por el XI Aniversario de la puesta en valor de Áspero, cuyos días centrales serán el 29 y 30 de abril.

Síguenos en Facebook