15 de Febrero de 2016 | 18:55 h

Nicaragua: beber agua de mar es una medicina oficial

País centroamericano es el primero en fomentar el consumo de las aguas oceánicas para recuperar la salud y combatir la desnutrición humana y animal.

Beber agua de mar mejora la salud, concluyen investigaciones en Nicaragua. Foto: La República

Beber agua de mar mejora la salud, concluyen investigaciones en Nicaragua. Foto: La República .

Imagínese recurrir a la ingesta de agua de mar y obtener mejorías en su salud. ¿Sorprendido? Deje de estarlo. Es una realidad. Al menos en Nicaragua, donde el gobierno de Daniel Ortega ha decidido declararla como medicina oficial, después de un proceso de investigación en el que se obtuvieron resultados positivos.

PUEDES VER: Perú: principal abastecedor de harina de pescado en el mundo

El Ministerio de Transporte y la Alcaldía de Managua, son las entidades encargadas de trasladar el agua de mar en camiones cisterna hasta la clínica Santo Domingo, donde esta se reparte gratuitamente a través del primer dispensario marino de Centroamérica.

La doctora María Teresa Llari, directora del establecimiento médico, es la principal promotora del consumo a nivel nacional e internacional, mientras que la religiosa Julie Marciacq, es la responsable de distribuir la medicina natural a los centros del Ministerio de Salud y hospitales que no pueden autoabastecerse.

Pero ahí no queda todo. También se lleva el agua de mar a más de 2.000 campesinos afectados por el insecticida Nemagón. Un problema que generó enfermedades en los trabajadores de las plantaciones de plátano.

Según los resultados obtenidos en los ensayos clínicos de los médicos de Santo Domingo, ingerir diariamente un equivalente de 500 mililitros de agua de mar pura, logra la mejoría de problemas alérgicos, insomnio, dolores musculares y articulares, enfermedades cardíacas, hipertensión arterial, diabetes, cirrosis hepática, gastritis, úlceras varicosas crónicas e insuficiencia renal.

El agua de mar también es utilizada para combatir la hipertensión arterial, cardiopatías, cirrosis hepática e insuficiencia renal. Estos pacientes tienen contraindicada la sal, pero en este caso, el cloruro y el sodio están disueltos y, por tanto, su acción es benéfica al ser diurética.

Nota elaborada con información de El Horticultor

Síguenos en Facebook