Pachacámac no debe ser sede del MUNA

Controversia cultural. El Ministerio de Cultura generó un arduo debate cuando anunció la construcción del Museo Nacional de Arqueología (MUNA) 
en Pachacámac. Uno de los primeros críticos es el arqueólogo Walter Alva.

26 Feb 2016 | 23:30 h

El Ministerio de Cultura acaba de inaugurar un espectacular museo de sitio en Pachacámac, pero en la víspera se anunció la construcción del MUNA también en Pachacámac...
 
Los peruanos necesitábamos un museo acorde a la dimensión de nuestra historia milenaria. Evidentemente, todos estaremos siempre de acuerdo en un museo de la más alta calidad arquitectónica y museográfica que se constituya en la síntesis de nuestra identidad nacional; sin embargo, frente al reciente anuncio, debo expresar mis reservas sobre la ubicación y modestamente sugerir un oportuno replanteamiento.
 
¿Por qué no en Pachacámac?
 
En ningún país un museo de dimensión nacional está ubicado fuera del centro urbano de la capital. Si el MUNA tiene como objetivo constituirse en el referente de nuestro pasado, en un museo de masas para todos los ciudadanos y solo finalmente en un atractivo turístico, la ubicación resulta inadecuada. Podemos pensar que cualquier habitante, familia o estudiantes deberán hacerse un viaje de una a dos horas por una ruta altamente transitada para llegar a este destino por magnifico que fuera. Al tiempo hay que agregarle el costo en combustible o pasajes. Dudo que los turistas deban dedicar también horas de viaje para este mismo fin. La ubicación del MUNA es el tema esencial del éxito o fracaso para sus objetivos principales. Pachacámac es un santuario que tiene su propio significado y atractivo, donde acaba de inaugurarse un magnifico museo de sitio. Adicionar a este conjunto un megamuseo implica una innecesaria saturación y alteración visual.
 
La vecindad del mar afecta las piezas que se exponen?
 
La humedad y salinidad resultan letales para la conservación de todo bien cultural, desde textiles hasta metales y cerámica. La opinión de un control técnico puede ser válida, pero ¿a qué costo? Si se piensa en los depósitos de miles de piezas arqueológicas, el problema es aún mayor.
 
Se han planteado otras ubicaciones, ¿usted tiene alguna sugerencia?
 
Deberíamos volver al proyecto original de hace algunas décadas en los terrenos del Parque de las Leyendas, considero que sigue siendo el más adecuado por su magnífica y céntrica ubicación, cerca de las universidades y a las principales vías de acceso rápido, sin descartar su proximidad al aeropuerto y un potencial público de miles de personas que acuden al parque; sin embargo, podría también considerarse otra ubicación que reúna condiciones parecidas. 
 
De acuerdo a su vasta experiencia, ¿qué detalles son destacables en la construcción del nuevo MUNA?
 
La decisión de invertir seriamente en un proyecto de trascendencia nacional y el concepto general de su volumen como obra.
 
¿Qué recomendaciones daría basado en la experiencia del museo Tumbas Reales de Sipán?
 
Espero que exista un guion museográfico o, por lo menos, una primera propuesta que debería haberse planteado desde el inicio del proyecto para establecer los espacios necesarios y sus características, como dice la lógica común “hay que comenzar por el principio”.
 
¿El nuevo MUNA es lo que nuestro país esperaba? ¿Tiene usted alguna sugerencia?
 
Lo esencial es replantear seriamente su ubicación y mejorar su arquitectura visible para que se convierta también en un referente de la arquitectura nacional, en un museo con personalidad. En ambos casos me permito sugerir la opinión consensuada de los experimentados especialistas nacionales con que contamos. Como dice el ministerio, estamos frente a una obra emblemática del Perú que ha demandado una larga gestación y compromete un considerable presupuesto, por lo mismo debe ser cuidadosamente planificada, creo que estamos a tiempo.
 
¿Y qué pasará con el museo de Pueblo Libre?
 
El Museo Nacional de Antropología, Arqueología e Historia en Pueblo Libre debería convertirse en un gran centro de conservación e investigación arqueológica bajo el nombre de Julio C. Tello. En este local deberían construirse todos los depósitos necesarios para garantizar la conservación de nuestros bienes culturales.
 

El dato

En licitación. En enero, la ministra de Cultura, Diana Álvarez-Calderón, reveló que se invertirán 387 millones de soles en la construcción del MUNA, cuyo proceso de licitación ya se inició y “debe culminar dentro de 70 días”, es decir, en abril próximo. Tras darse la buena pro, se calcula que los trabajos demorarán dos años y medio.

Te puede interesar