La música de Charles Chaplin

PARTITURAS. Timothy Brock es un compositor conocido, pero sobre todo un gran fan del cine mudo. Aquí cuenta su trabajo de restauración de la música creada por el genial Charles Chaplin.

7 Ene 2013 | 3:06 h

Madrid. EFE.

Tres proyecciones acompañadas por la interpretación en directo de la banda sonora restaurada de Luces de la ciudad y Tiempos modernos, y el estreno mundial de una nueva partitura creada expresamente para el filme Burlesque on Carmen (Parodia de Carmen) nos dejan convencidos del genio musical de Charles Chaplin. Todas han sido realizadas por el compositor estadounidense Timothy Brock , quien ha restaurado también la del filme Carmen (1915), dirigido por Cecil B. DeMille –con música también de Brock–, que inspiró la cinta posterior de Chaplin.

Con una amplia trayectoria como compositor, Timothy Brock (1963) es sobre todo un apasionado del cine mudo y de la música que lo acompañó durante las primeras décadas del siglo XX. Una pasión que comenzó cuando tenía diez años.

“Crecí en Seattle y allí había proyecciones de cine mudo durante todo el día con música que interpretaba un organista. Decidió dedicarse a ello, a pesar de la preocupación de su madre “por mi carrera” , bromea. Con 14 años sacaba películas de la biblioteca y las acompañaba al piano. Su debut profesional llegaría con  “La caja de Pandora” de Pabst, a la que puso música con 23 años.

LLAMADO POR LOS CHAPLIN

Su colaboración con la familia Chaplin comenzó en 1998. “Me llamaron para restaurar  Tiempos modernos. Volé a París y allí me dieron seis cajas que no habían sido abiertas desde 1935. Dentro estaba la música de la película. ¡No lo podía creer! Pasé los siguientes 18 meses restaurando la música, algo que no se había hecho hasta entonces”. Tras aquello la relación se consolidó y Brock ha restaurado ya diez de los filmes del cineasta. Asegura que la familia de Chaplin no le ha hecho ninguna petición especial, tan solo que la música “se acercara lo más posible a lo que hubiera escrito su padre. Que sonara lo más auténtica posible, similar a lo que se hacía en aquellos años”, indica.

Brock recuerda que al abrir las cajas se encontró con multitud de trozos de papel de diverso tamaño y procedencia en los que Chaplin había vertido sus ideas. “Restaurar cada partitura me ha llevado aproximadamente un año. A veces me ha llevado hasta ocho horas restaurar tan solo 20 segundos”.

Otra de las dificultades con la que se ha encontrado es saber cómo debía ser interpretada esta música hoy.

“No siguiendo los criterios de la actualidad. I gual que a Bach no se le interpreta con criterios modernos , había que ver cómo se hacía en los años 20 y 30 del siglo pasado, algo que no está escrito en la partitura. Los músicos tienen que recurrir no a lo que les enseñaron sus profesores en el conservatorio, sino a cómo tocaban los abuelos de estos profesores”.

Y considera a Chaplin “el mejor compositor del mundo para sus filmes. Algo que parece obvio pero no lo es. Al encargarse de todo el proceso –dirección, producción, guión–, resultaba fácil que perdiera la objetividad. Sin embargo, era muy perfeccionista y, al igual que hacía muchísimas tomas de un simple gesto, reformaba la música continuamente. Como era rico, no le importaba tener contratada a la orquesta durante cuatro meses para solo una película. Ahora se contrata a los músicos por horas”.

EL MÚSICO DEL SILENCIO

A lo largo de su carrera Timothy Brock ha restaurado la música de más de una treintena de filmes de Chaplin , Pabst, Murnau, Keaton, DeMille..., que ha dirigido en el Konzerhaus de Viena, en la Academia de Santa Cecilia de Roma, en la Tonhalle de Zúrich, en la Cité de la Musique de París y en el Barbican Center de Londres , entre otros lugares. La programación de este tipo de conciertos se ha convertido en una moda y en una fórmula segura para llenar las salas de conciertos. “Se agotan las entradas con semanas de antelación”, asegura el compositor, que en 2014 estrenará en Viena la música de The woman in the moon, de Fritz Lang. Sobre a qué película le gustaría poner música, confiesa que son muchas y que su favorita siempre es “en la que estoy trabajando en ese momento”.  

Te puede interesar