Documental explora orígenes de Juan Rulfo

cine. Hijo del autor de Llano en llamas, Juan Carlos Rulfo, se ha dado la tarea de buscar espacios en los que su padre se crió y de los que tomó su influencia literaria.

19 Feb 2017 | 19:00 h

Los orígenes familiares y literarios de Juan Rulfo (1917-1986) son explorados en una serie documental realizada por su hijo Juan Carlos Rulfo como parte de las actividades para conmemorar los 100 años del natalicio del escritor mexicano, que se cumplen el 16 de mayo próximo.

El director y documentalista Juan Carlos Rulfo se dio a la tarea de buscar la huella de su padre en los lugares más simples: su casa natal, el pueblo que lo vio nacer, en la región sur del occidental estado mexicano de Jalisco, los caminos de tierra que recorrió, pero también en la escuela donde aprendió a leer y escribir.

En una entrevista durante el rodaje del documental, Rulfo afirma que el autor pasó “una infancia trágica”. Tras la muerte de su padre (1923) fue enviado desde el pueblo de San Gabriel a Guadalajara, capital de Jalisco, a un internado.

Se trataba del Instituto Luis Silva, una escuela privada con 130 años de antigüedad que por aquel entonces era un orfanato que gozaba de buena fama por su disciplina rígida y militarizada.

El pequeño Juan Nepomuceno Carlos Pérez Rulfo Vizcaíno llegó a ese internado a los seis o siete años, y escapó cuando cumplió 13 años de edad, explica Juan Carlos.

“Lo trajeron a la fuerza, por el destino, porque murió su padre y murió su madre. Él se enteró de la muerte (de su madre en 1927) estando aquí, nunca estuvo más con ella”, dice.

El cineasta quiso visitar el lugar donde “comenzaron muchas cosas” y conocer las aulas, los rincones y los barandales del viejo edificio donde alguna vez su padre durmió y aprendió a escribir. “Son lugares tremendamente evocativos y es muy bonito estar (en ellos)”, expresa.

En la dirección del colegio se guardan de manera celosa un par de libretas desgastadas y amarillentas donde los alumnos eran matriculados.

En algunas hojas figura el nombre de Juan Nepomuceno, junto a la firma de su tío Severiano, explica el director de la escuela, Alejandro Salas, mientras hojea la libreta de manera cuidadosa.

En el orfanato, Rulfo no solo aprendió a escribir sino que le fue inculcado el gusto por la poesía, uno de los afanes del entonces director Luis Silva.

“Su infancia siempre estuvo cubierta por libros, además aquí (en el orfanato) se instituyó ese empuje sobre la escritura. De alguna manera, este tipo de cosas debieron haber contribuido en algo”, afirma el documentalista.

Para la serie documental, Juan Carlos Rulfo filma en los pueblos del sur de Jalisco donde su padre nació el 17 de mayo de 1917 y donde su familia se asentó desde hace más de un siglo.

Los paisajes de Sayula, San Gabriel, Tuxcacuesco y Apulco formarán parte de esta trabajo audiovisual para evocar los lugares que fueron “caldo de cultivo inspiracional” y dieron vida a los cuentos de El llano en llamas, dice director.

La serie pretende ser “una reintroducción a las nuevas generaciones de lo que es Juan Rulfo”, dice Juan Carlos, quien afirma que la efeméride del centenario de su natalicio merece una relectura de sus obras en “un momento histórico” en que es importante entender a México.

Los seis capítulos mostrarán cómo Rulfo logró hacer una novela como Pedro Páramo, uno de las obras icónicas del realismo mágico, además de sus aportaciones en el cine, la fotografía y la antropología.

El serial será estrenado en mayo como parte de las actividades del centenario del nacimiento del escritor, cuyos festejos han sido motivo de polémica debido a que la fundación y la familia pidieron a la Secretaría de Cultura mexicana abstenerse de gastar “cualquier suma” en realizar homenajes públicos y otras actividades “de naturaleza efímera”.

Juan Carlos Rulfo minimiza el asunto e insiste en que lo importante es que la instancia que quiera hacer un homenaje “no nada más haga una gran fiesta”, sino que estimule el conocimiento “de Rulfo” y “de esta región”.

Te puede interesar