Disney Infinity: La convivencia del videojuego y el juguete (análisis)

Analizamos la versión para PlayStation 3 de la última apuesta de Disney en entretenimiento digital.Tendencias

25 Oct 2013 | 5:58 h

Alfonso Rivadeneyra García (@ALRivadeneyra)

Disney tiene miles de licencias. Miles de personajes. Ha ganado millones con muchos, ha perdido con otros, pero aun así; cada una de sus historias es una oportunidad para crear más productos relacionados, como videojuegos o juguetes.

O videojuegos y juguetes, todo en el mismo paquete.

De eso se trata Disney Infinity, un juego que permite a los jugadores completar misiones específicas de personajes como Jack Sparrow (Piratas del Caribe), Woody (Toy Story) o Toro (El Llanero Solitario). Para jugar con ellos, y otros más, es necesario contar con unos muñecos que activarán las misiones.

LaRepublica.pe probó Disney Infinity con el Starter Pack:

Como verán, tiene tres figuras: Jack Sparrow (Piratas del Caribe), Sulley (Monsters Inc.) y Sr. Increíble (Los Increíbles). Todos son personajes aparecidos en la década pasada a través del cine y este juego es un nuevo modo para que regresen a la acción.

La caja también incluye una base plástica. Allí se pueden colocar figuras, discos de poder (para dar características especiales a los personajes y el escenario) y una pieza transparente, similar a un pequeño trofeo, de la que hablaremos más adelante.

LAS OPCIONES

Quien empieza con Infinity tiene dos posibilidades para jugar:

-Modo Toy Box (caja de juguetes): El jugador puede cumplir misiones ('Aventuras’, según el juego), algunas son exclusivas del personaje que esté en la base, mientras que otras son genéricas. No cuentan ninguna historia, son solo situaciones. Pero eso no es todo, pues también permite al jugador crear sus propios escenarios en espacios vacíos, así como sus propias Aventuras, las cuales pueden ser compartidas por Internet.

-Modo Play Set: Aquí entra en juego la estatuilla transparente, llamada Play Set Piece. Se trata de una ficha para activar los “modos historia” de cada uno de los tres personajes de del Starter Pack. El de Mr. Increíble, por ejemplo, muestra una ciudad en pleno ataque por el villano Síndrome; y las misiones que el superhéroe debe cumplir están relacionadas a esto, como encontrar a todos los animales del zoológico liberados adrede o rescatar personas atrapadas en estructuras retorcidas.

PENSAMIENTOS DISPERSOS

-El doblaje al español es bueno, pero el estilo del narrador es muy similar al de Little Big Planet. No solo por la entonación de la voz, sino, y esto tiene que ver con el guión, por todo el discurso de “hacer volar la imaginación”, también visto en el otro juego.

-La idea de construir escenarios, para lo cual hay disponibles varios modelos de bloques, recuerda mucho a Minecraft. No obstante, hay un tope de elementos de construcción que el jugador puede usar, lo cual limita el tamaño del “proyecto”.

-Y si ya no se pueden colocar más piezas, hay que borrarlas, lo cual debe hacerse parte por parte. Hay formas de hacerlo rápido, con la práctica, pero resulta tedioso eliminar bloques que, por X razones, han sido destruidos (sí, no están en el mapa, pero deben eliminarse de todas maneras. Raro).

-El modo Toy Box es muy versátil. Tiene desde conducción de autos hasta third person shooters (disparos en tercera persona).

El paintball de Sully resultó muy adictivo.

-Los escenarios del Play Set Piece (pueden adquirirse otros por separado) tienen estilos muy diferentes. Pareciera que estuviésemos con no uno, sino varios videojuegos.

-Por momentos, Infinity se pone un poco lento.

-Disney Infinity no está hecho para que el jugador pierda en algún momento, sino todo lo contrario. Como para niños que no están muy acostumbrados a los videojuegos, menores de 10 años, aunque la caja diga otra cosa (de 10 a más).

CONCLUSIÓN

Infinity es un juego que no pretende más que ser una caja de juguetes virtual y aliciente para adquirir figuras por separado, lo cual amplía la experiencia (y el costo). Los jugadores experimentados lo encontrarán simpático al inicio, pero está dirigido a los pequeños que recién ingresan a esta afición. Puede ser una puerta a títulos más complejos.

Disney adapta la fórmula de Skylanders, franquicia que también se basa en la compra de juguetes para complementar un un software. Económicamente le ha ido muy bien, por ejemplo a inicios de año se supo que tuvo ventas por más de $ 500 millones desde su aparición en 2011. Ahora ¿hasta dónde puede llegar un juego con personajes que, por medio del cine, se han dado a conocer en todo el planeta? Eso lo veremos en unos meses. Mientras tanto, Infinity promete atrapar, sino por su variedad, por sus juguetes, cultivando así la vena del coleccionismo que muchos, sin saberlo, llevan dentro.

¿Y ustedes ya probaron Disney Infinity? ¿Qué les parece? Compartan sus opiniones en la sección de comentarios.

Te puede interesar