El último terremoto de 9 grados en Lima ocurrió hace 270 años

Peligro inminente. Fue el 28 de octubre de 1746 y destruyó la capital y el Callao. Bajo el suelo limeño se concentra energía que podría ser liberada en cualquier momento con un sismo de más de 8,5 grados. Movimiento del jueves dejó una adolescente herida y daños leves.

29 Oct 2016 | 3:54 h

El movimiento telúrico que sorprendió la noche del jueves a limeños y chalacos cuando muchos ya se disponían a dormir ha vuelto a poner en agenda el silencio sísmico que tiene la capital desde hace muchos años.

PUEDE VER: Durante fuerte sismo adolescente quedó atrapada en su habitación

Y es que fue el 28 de octubre de 1746 la última vez que Lima soportó un sismo de 9 grados en la escala de Richter, marcando desde esa fecha un estado de relativa calma y reposo en los sismógrafos nacionales, en lo que se refiere a grandes sismos.

Sin embargo, esta situación podría revertirse sin previo aviso. No se sabe cuándo, pero sí que será catastrófico.

Y aunque el evento registrado anteayer solo llegó a los 5 grados de magnitud, su poca profundidad (52 kilómetros) y la cercanía del epicentro a la costa ocasionaron la afectación de una adolescente de 15 años y el derrumbe de dos viviendas situadas en las laderas de un cerro de San Juan de Lurigancho.

Sismos no son suficientes

Aun cuando en la semana se registraron tres sismos con epicentros cercanos a la capital (la mañana del lunes, la noche del miércoles y el jueves último) ni la ocurrencia de dichos movimientos ni los reportados con anterioridad ayudaron a liberar toda la energía que almacena el suelo limeño desde hace más de dos siglos y medio.

“Los sismos que están ocurriendo son de magnitudes muy bajas y pequeñas, realmente no contribuyen en nada a liberar la energía que se tiene acumulada para un sismo grande”, precisa el jefe de la Unidad de Sismología del Instituto Geofísico del Perú (IGP), Hernando Tavera.

Si bien se tiene como experiencia previa el terremoto de 1746, Tavera asegura que no se pueden comparar ni proyectar los daños causados en aquella fecha con los que ocasionaría un gran sismo hoy, pues hace 270 años la población era menor y su expansión geográfica no superaba los límites actuales.

“Pese a los avances es un poco irresponsable definir los escenarios de daño que tendría un sismo de gran magnitud, pues no se conoce muy bien la distribución actual de las viviendas en Lima Metropolitana ni el número exacto de población que habita en cada distrito”, añade el especialista.

Lo que sí se puede decir –refiere– es que se trataría de un evento grande que posiblemente afectará toda la parte central del Perú, con una magnitud mayor a los 8,5 grados.

Zonas más vulnerrables

La vulnerabilidad de un lugar frente al movimiento telúrico que se presente dependerá del evento en sí. Si se toma en cuenta la ocurrencia de un sismo con posterior tsunami, se puede decir que las zonas más peligrosas son las que están ubicadas en la franja costera (ver infografía), señala el especialista en sismos.

Pero si nos referimos solo a un sismo, el panorama cambia, pues el mayor riesgo se encontrará en las construcciones cuyas estructuras no han sido bien diseñadas y en las que se edificaron con material no adecuado.

“Todos los distritos que han crecido después del año 1974 (fecha en que ocurrió el último sismo importante en Lima) lo hicieron con estructuras que no han tenido aporte de la norma sismorresistente ni tampoco aporte técnico. Simplemente se levantaron de manera autoconstructiva y a esto se suma que hasta el día de hoy suframos de la invasión de las laderas de los cerros, lo que aumenta más el riesgo”, explica el sismólogo del IGP.

Así tenemos que las viviendas ubicadas en los llamados conos de la capital podrían verse gravemente afectadas por un evento que supere los 7 grados de magnitud.

Entre los posibles lugares golpeados tenemos hacia el sur los distritos de San Juan de Miraflores, Villa El Salvador y Villa María del Triunfo; mientras que al norte de Lima están Carabayllo, Los Olivos, Independencia, Puente Piedra, entre otros.

En dichos lugares es muy probable que se replique lo sucedido la noche del jueves en San Juan de Lurigancho, pues de acuerdo con los especialistas cuando ocurre un evento sísmico importante los cerros o montañas siempre se sacuden provocando el deslizamiento de tierra y piedras en sus laderas.

Hay que precisar que en lo que va del año el Instituto Geofísico del Perú (IGP) ha reportado 347 sismos a nivel nacional y todos fueron percibidos por la población. Se conoce además que en el último mes se contabilizaron 27 movimientos telúricos, siendo el evento de anteayer el de mayor intensidad en la capital.

Claves

  • Les darán viviendas. La Municipalidad de San Juan de Lurigancho entregará viviendas prefabricadas a los damnificados por el sismo. Además, colocará muros de contención en la zona para evitar futuros derrumbes.
  • Kita de emergencia. El Indeci recordó a la población contar con una mochila de emergencia que debe guardar agua, alimentos no perecibles y un botiquín.

Te puede interesar