BALLENAS A LA VISTA

Hasta octubre se prolonga la temporada de avistamiento de ballenas jorobadas en Los Órganos. Una experiencia diferente en la magnífica costa piurana.

9 Ago 2016 | 19:00 h

“Será para la próxima”, bajan la guardia los pasajeros, convencidos de que la suerte no está en ningún lado. Ni a la izquierda ni a la derecha, tampoco en el horizonte lejano. Un fiasco y una auténtica decepción por más que los guías traten de levantar los ánimos con inútiles pedidos de paciencia y de esperanza.

Pero nadie les cree. Sus palabras suenan a tierno engaño para seguir esperando a esas ballenas jorobadas que, según cuentan ellos –sí, ellos, que decenas o quizás cientos de veces las han visto de cerca y de lejos, saltando y hasta jugueteando–, se aparean y reproducen en ese mar cálido que los viajeros surcan sin mayor fortuna y cero avistamientos.

Decepción y molestia, tanto viajar para… ¿qué ocurre? ¿por qué se mueve tanto el agua?; entonces, emerge la aleta y la cola de una ballena. Al lado está su cría que aprende los secretos del océano para enfrentar su primera travesía a la Antártida. Esa aparición es el inicio de un espectáculo natural que se vive con intensidad en el mar tropical de Los Órganos (Talara, Piura).

Los avistamientos que se producen de julio a octubre son la justificación perfecta para escaparse a esta región donde todo quema y todo arde, donde siempre cae bien un chapuzón en el Pacífico y los turistas se sienten los reyes del mundo frente al ida y vuelta de las olas.

Días de tranquilidad en los que la única preocupación es elegir a qué playa ir o qué delicia degustar en el almuerzo. El resto fluye. Quizás eso fue lo que cautivó al escritor estadounidense Ernest Hemingway, quien inmortalizó a Cabo Blanco, una de las caletas piuranas, en su novela El viejo y el mar.

Y eso que al nobel de Literatura le faltó escribir sobre las olas izquierdas de Punta Velero, del relajo en los bungalós de Vichayito y del nado con tortugas en El Ñuro. También sobre la insomne Máncora, donde la diversión se prolonga hasta el despertar del sol, el astro que tarde o temprano aparecerá en el cielo. El resto fluye. El resto se descubre.

La ficha

Ruta: A Piura y Talara por vía aérea y terrestre desde Lima. Viaje al norte con Cruz del Sur (www.cruzdelsur.com.pe).

GIGANTES: Las ballenas jorobadas llegan a medir hasta 16 metros y su peso alcanza las 36 toneladas. Viven en aguas tropicales y heladas.

PLANIFICA: Organice su viaje en www.ytuqueplanes.com.

rolly valdivia

Te puede interesar