Cazadores matan vicuñas y amenazan a comuneros del Cusco

Delito. Desconocidos armados amedrentaron y aislaron a comunidad para matar animales. Se busca a responsables. 

11 Jul 2016 | 8:46 h

Melissa Valdivia

Momentos de terror vivieron pobladores de la comunidad de Laullos en Chumbivilcas, quienes fueron retenidos en su propia comunidad por un grupo de cazadores furtivos de vicuñas.

PUEDES VER: Incentivan a comunidades altoandinas a proteger vicuñas contra la caza furtiva

Según denunciaron, fueron 10 delincuentes los que llegaron a esta comunidad, donde azuzaron y amenazaron con armas de fuego a los comuneros durante tres días, (desde el lunes 4 hasta el miércoles 6 de julio). Durante ese tiempo mataron y extrajeron la piel de las vicuñas que criaban y de las que existen por esta zona.

El jueves, la población recién logró denunciar el hecho. La Fiscalía de Medio Ambiente y la Policía hallaron cincuenta vicuñas muertas y desangradas, además de casquillos de bala. “Con armas de fuego y amenazas aislaron a toda la comunidad para matar de forma cruel a las vicuñas, especie que además está en extinción” refirió la fiscal de Medio ambiente, Karina Garay. La  Policía busca a los responsables del hecho.

Muertes en dos meses

La fiscal agregó que entre junio y julio los cazadores han causado la muerte de alrededor de cien vicuñas en las localidades de Espinar y Chumbivilcas.

El primer hecho se registró en Espinar el pasado 23 de junio. En esa ocasión se logró detener a  Fabiana Yucra Cana,  con 48 pieles de vicuña y armas de fuego, escondidos en un camión.

Las diligencias hechas por la PNP de la zona y el Servicio Nacional Forestal y de Fauna Silvestre  (SERFOR) de Cusco constataron que los cueros fueron extraídos recientemente, debido a que estaban con restos de músculos, venas, sangre y grasa de vicuña.

La fiscal Karina Garay Tapia indicó que se están realizando las investigaciones de este caso para sancionar esta grave infracción que atenta contra la vida de la fauna silvestre e involucra el tráfico ilegal de especies. 

A este primer hecho ocurrido en junio, se debe sumar la matanza ocurrida en la provincia de Chumbivilcas la semana pasada.

Según las investigaciones  preliminares, ambos hechos que tomó la vida de una centena de vicuñas están relacionadas. Es decir, se trataría de una mafia dedicada a traficar con la lana de la vicuña y que opera en la región Sur del Perú. Las pieles serían llevadas al exterior por Puno hacia Bolivia.

Te puede interesar