El abuso sexual infantil: tema tabú

Sophie Völker, Colegio Max Uhle

19 May 2016 | 3:46 h

Para muchos, el abuso sexual infantil es algo muy lejano que no forma parte de su “realidad”; no obstante hay un número desmedido de esos delitos que se cometen cotidianamente en el Perú, Latinoamérica y el mundo. 
 
Hablar del sexo o nombrar los órganos genitales por su nombre, ya sea en el hogar o en la escuela, es lo correcto. No hacerlo por ignorancia,  prejuicio o un supuesto pudor, deja indefenso al niño y al adolescente frente a un futuro acto de violencia sexual. Lamentablemente, este tema está alejado de nuestra interlocución cotidiana. 
 
Los niños que sufren tocamientos abusivos de personas mayores o son obligados a actos sexuales provienen meramente de familias poco informadas, donde los padres creen que  el tema sexual es prohibitivo. 
 
En las familias donde la sexualidad no es tratada abiertamente, independiente de su estatus social, puede ocurrir un abuso sexual contra un menor.
 
Para salir de la actitud ignorante frente al abuso de niños, debe existir una educación que enseñe qué hacer para cuidarse ante situaciones de riesgo frente a un adulto agresor. Si se les habla a los niños en forma natural de una sexualidad sana, sin morbo, no hay forma alguna de confusiones y es mejor para su protección y defensa. 
 
Cuando los niños comentan a sus padres sobre las situaciones vividas de abuso,  las reacciones de los progenitores son de incredulidad. 
 
Es muy frecuente que los victimarios sean personas cercanas o incluso miembros de la familia, como padres, hermanos, tíos o abuelos. Es estos casos, los niños no son tomados en serio o son constreñidos a no hablar de lo sucedido, dado que nuestra idiosincracia, principalmente, considera  que cualquier acto de esta naturaleza  constituye una verdadera “deshonra” para la familia. 
 
En este sentido, es necesario dialogar abiertamente sobre la sexualidad. La crianza de los hijos deber ser de ambos padres por igual. Los progenitores deben ser parte de su educación en todas sus áreas: el desarrollo académico, el cuidado de la salud, la alimentación  y la recreación. 
 
Nuestra sociedad debería aprender que hablar de la sexualidad no es nada malo, al contrario, hace que los niños desde temprana edad estén informados sobre lo que es su swexualidad y así puedan prevenir situaciones de riesgo.

Te puede interesar