Desagües de 18 distritos ya no contaminarán las aguas del mar limeño

La Chira en marcha. Planta de tratamiento inició operaciones y con ello la capital alcanza la reconversión del 99,5% de aguas servidas. Obra costó más de 360 millones de soles. En poco tiempo el litoral mejorará su condición, favoreciendo el turismo.

29 Abr 2016 | 3:00 h

Las aguas residuales de 18 distritos de Lima no volverán a verterse al mar de manera directa. Atrás queda la contaminación del litoral limeño al entrar en operación en forma oficial la Planta de Tratamiento de Aguas residuales y Emisario Submarino La Chira.
 
 
Con la puesta en marcha de esta planta, Lima alcanza el 99,5% de tratamiento de aguas residuales, según aseguran funcionarios de Sedapal.
 
“Con la planta Taboada, junto a 21 plantas descentralizadas, Lima alcanzaba a enero del 2014 un tratamiento residual del 75%; ahora hemos completado ese faltante”, afirmó Ramón Huapaya, gerente general de Sedapal. 
 
La planta de La Chira, que se ubica en el distrito de Chorrillos, recibirá las aguas servidas de Villa El Salvador, Miraflores, Santa Anita, Barranco, La Victoria, San Luis, Surquillo, San Juan de Miraflores, San Borja y Santiago de Surco.
 
También de Villa María del Triunfo, San Isidro, Lince y parte de La Molina, El Agustino, Ate y Cercado de Lima, así como del mismo Chorrillos.
 
La obra que fue financiada por el Ministerio de Vivienda tuvo un costo de S/ 360’452. 216 (incluido el IGV). Al respecto, el titular de esta cartera, Francisco Dumler, señaló que el reto de Sedapal ahora es enfocarse en brindar mayor servicio de agua y alcantarillado a los cerca de un millón de limeños que todavía no cuentan con este servicio básico.
 
El consorcio La Chira, integrado por las empresas Acciona Agua (España) y Graña y Montero (Perú), tendrá la concesión de la planta de tratamiento durante 25 años. Ellos se encargarán de la operación y mantenimiento. 
 

Así funciona

¿Que cambios traerá la planta? Veamos. Las matrices de aguas residuales de los 18 distritos ahora se conectan con un túnel de conducción de 800 metros, el que a su vez es el encargado de llevar esas aguas, mediante un extenso canal rectangular, hacia la planta La Chira.
 
En ella se extraerán los sólidos y se separará la arena y la grasa del agua cada vez menos contaminada. En paralelo, trabajará un sistema de desodorización que evitará olores fétidos.
 
Finalmente, las aguas tratadas serán conducidas por un emisario submarino, que es un tubo de polietileno ubicado a 60 metros de profundidad y de 3,5 kilómetros de longitud, mar adentro. Este emisor fue construido gracias al trabajo de buzos especializados.
 
Una porción de las aguas tratadas servirá para el riego de áreas verdes dentro del área de influencia de la planta La Chira.
 
El impacto de esta obra es múltiple, ya que no solo permitirá que las playas del litoral limeño se recuperen, sino que además beneficiará a la pesca artesanal de la zona y propiciará el incremento del turismo y proyectos de recreación turística.
 
El presidente Ollanta Humala, presente en la ceremonia de inauguración, dijo que su gestión dejará encaminados proyectos similares para ser ejecutados en otras regiones.
 
“Esperemos que la siguiente administración se comprometa de manera fuerte a trabajar con Sedapal y con las demás empresas de saneamiento para ampliar el servicio de agua y desagüe a donde aún no existe”, acotó.
 

Claves

Existe un 5% de aguas residuales pendientes de tratamiento en los balnearios de Santa María, San Bartolo, Punta Negra y Punta Hermosa.
 
En el caso de Puno, el Ministerio de Vivienda trabaja en un plan para lograr este año la viabilidad de una planta de tratamiento.
 

 

Te puede interesar