Internan a socio de Oropeza en el penal de Ancón

Otra vez juntos. Mano derecha de Gerald Oropeza ocupará celda en pabellón de máxima seguridad cerca de su ex jefe.

31 Mar 2016 | 1:50 h

Ya se encuentra en prisión. El prontuariado Carlos Antonio Sulca Cruz (32), amigo y mano derecha de Gerald Oropeza, fue recluido ayer en el penal de máxima seguridad de Ancón  (ex Piedras Gordas), donde permanecerá los próximos 18 meses, mientras dure su proceso judicial por conspiración para el narcotráfico.
 
 
Tras su captura, la mañana del martes en San Juan de Lurigancho, el también conocido como 'Chato Catri' fue puesto a disposición de la División de Requisitorias, luego llevado a la Sala Penal Nacional y a la carceleta del Poder Judicial, donde permaneció hasta pasadas las 4:00 p.m. de ayer, cuando fue trasladado al establecimiento penal.
 
El juez de investigación preparatoria Richard Concepción Carhuancho dispuso la prisión preventiva para Sulca Cruz a fin de realizar las diligencias que ayuden a desentrañar sus vínculos con la mafia de narcotráfico presuntamente dirigida por Gerald Oropeza.
 
Fuentes del Instituto Nacional Penitenciario (INPE) informaron que Sulca ocuparía una celda en el mismo pabellón que su amigo y ex jefe, pero no tendrían contacto directo debido al régimen estricto que cumple Oropeza, por el cual permanece aislado de los demás reclusos.
 
"Sulca estará en el área de máxima seguridad, donde además de Oropeza se encuentran otros sujetos vinculados con este caso, como Renzo Espinoza Brissolessi 'Renzito' y Jhairol Torres Cáceres 'Jhairol', entre otros delincuentes de alta peligrosidad", indicó la fuente.

No estuvo huyendo

Por otro lado, el abogado Marco Riveros, a cargo de la defensa de Sulca, mostró a los medios una carta que su cliente redactó luego de su captura. En la misiva, Sulca asegura que no estuvo huyendo de la justicia todo este tiempo y que la Policía conocía su paradero.
 
"Mi cliente siempre estuvo en su casa de San Juan de Lurigancho, que tiene la misma dirección que aparece en el Reniec. No estuvo huyendo como han malinformado los policías, incluso su vivienda era vigilada diariamente por patrullas y agentes de inteligencia", declaró Riveros a un canal de televisión.
 
Finalmente, se conoció que una de las primeras diligencias a realizarse será levantar el secreto de las comunicaciones de Sulca, a fin de conocer con quiénes mantenía contacto mientras permaneció en la clandestinidad. Su cercanía con Oropeza lo vuelve una pieza clave en este caso.

Te puede interesar