Argentino confesó ser autor material de doble crimen en San Miguel

A pedido de enamorada. Juan Manuel Salinas Hender admitió haber disparado al padre de su pareja y a la hermana de esta. Dijo que adolescente le pidió eliminarlos porque eran un obstáculo para su relación. Compró arma en Las Malvinas.

1 Mar 2016 | 3:11 h

Tras largas horas de interrogatorio, el argentino Juan Manuel Salinas Hender (22) confesó a la Policía ser el autor material del homicidio del padre de su enamorada, el ingeniero Jorge Ruiz Lozano (58), y de su cuñada, Grecia Gisell Ruiz Degollar (21), a quienes baleó la noche del último sábado en su vivienda de San Miguel. 
 
 
El extranjero aseguró a los detectives que actuó a pedido de su enamorada, la adolescente A.R.D. (15), quien horas antes del hecho le escribió varios mensajes dándole indicaciones y fue quien le abrió la puerta de su casa, ubicada en la calle Cristobal de Lozada y Puga Nº 129, Maranga.
 
"Ella lo hizo pasar y lo ocultó en su habitación varias horas, mientras esperaban el momento para llevar a cabo su plan. Incluso les habrían dado sedantes a sus víctimas en una bebida para que no puedan defenderse. Pensaban simular un robo a la vivienda", informó una fuente policial.
 
Para ello contaban con el ex miembro del Ejército Carlos César Yacila Gallardo (37), quien ayudaría a Salinas a huir con joyas y dinero. Él acompañó al argentino al campo ferial Las Malvinas a comprar la pistola y el silenciador utilizados. Pagó poco más de mil quinientos soles por el arma y las municiones. 

Obsesión y venganza

Salinas Hender, quien reside en el Perú desde hace seis años y administra la bodega de sus padres, también reveló cómo inició su relación con la quinceañera, a la que conoció a mediados del 2014 en una veterinaria donde ambos llevaban a sus mascotas. Al poco tiempo iniciaron su romance, que nunca tuvo la aprobación de los padres de ella.
 
"La veterinaria era su punto de encuentro, ahí se veían con el pretexto de llevar a sus perros, pues los padres de la chica veían con malos ojos al argentino. Incluso hace poco le prohibieron salir a la calle sola y comunicarse con él, sabían que se escapaba de la casa para verlo", comentan los detectives de la Divincri-San Miguel.
 
La prohibición, sin embargo, pareció unirlos más. A pesar del control, la adolescente seguía comunicándose con Salinas vía Whatsapp y Skype, hasta que, hace quince días, su hermana Grecia Gisell la descubrió conversando con él y fue a contárselo a su padre. 
 
El ingeniero Jorge Ruiz fue quizás demasiado drástico: decomisó la laptop y el celular de su hija, y amenazó con enviarla al extranjero, sin imaginar que esto desencadenaría la tragedia. Desde entonces, el vínculo entre padre e hija y entre ambas hermanas se quebró.

Menos embarazada

En su manifestación, Juan Manuel Salinas Hender asegura que la menor A.R.D. consiguió un nuevo celular y le pidió matar a su padre y su hermana, por ser "un obstáculo en su relación". También le comunicó que tiene once semanas de gestación y que deseaba irse a vivir con él lo antes posible.
 
"La relación con su familia no era de las mejores. Siempre peleaban y su padre decía que no sabía qué hacer con ella, pues se había vuelto muy rebelde. Su hermana era muy diferente, una buena estudiante, muy responsable. Su mamá trabaja y participa además en una iglesia evangélica, por eso no para mucho en la casa", comentó un vecino.
 
Tras el doble homicidio, la adolescente fue internada en una clínica local por presentar una descompensación y permanece bajo custodia policial mientras el Juzgado de Familia decide su situación. Trascendió que su salud es estable y que niega las acusaciones de su enamorado.

Prisión preventiva

Ayer por la tarde, la jueza penal de turno, Lorena Alessi Janssen, dictó dieciocho meses de prisión para el argentino Juan Manuel Salinas Hender y su cómplice Carlos Yacila Gallardo, luego de acoger el pedido del fiscal Hugo Salvatierra Valdivia, quien los denunció por homicidio calificado.
 
El hallazgo del arma y el silenciador utilizados, las pericias de balísticas y la confesión del homicida ayudaron a agilizar la decisión de la magistrada. En las próximas horas se decidirá el establecimiento penitenciario donde afrontarán su proceso ambos acusados
 
Al cierre de esta edición, Salinas y Yacila permanecían en la carceleta del Poder Judicial. De comprobarse su culpabilidad, podrían ser sentenciados a 35 años de cárcel. 

Claves

El ingeniero Jorge Ruiz recibió un solo disparo en la cabeza, fue atacado mientras veía televisión en su cuarto. Su hija Grecia recibió un balazo en la espalda mientras descansaba. 
 
Carlos Yacila Gallardo, cómplice del homicida, afronta un proceso disciplinario en el Ejército. Trabajaba eventualmente como agente de seguridad y en obras de construcción.
 

Te puede interesar