Virus de la rabia en Arequipa habría sido importado de Puno

La ruta. Al no existir un riguroso control de traslado de animales menores, la enfermedad se propagó con facilidad. Senasa solo controla el paso de animales mayores. En la ciudad el mal viajó de extremo a extremo. 

15 Feb 2016 | 7:42 h

Los casos de rabia canina se siguen incrementando al compás del tiempo que avanza. Son en total 25 los perros que portaron el virus en toda la región: 23 en Arequipa y 2 en Camaná.

PUEDES VER: ¿Qué es la rabia silvestre? La infección que mantiene en vilo a la amazonía peruana

Es en la provincia costeña donde apareció la enfermedad después de 15 años. Tras los análisis de 20 muestras encefálicas de canes, que personal de Salud tomó en Camaná, dos de ellas dieron positivo, en marzo de 2015.   Se presume que el mal llegó por la migración de personas con perros, provenientes de Puno. De ahí el virus se propagó como reguero de pólvora. Todo apunta a que no es  una coincidencia que el único caso de rabia humana haya provenido de esta región. La infectada de iniciales M.C.C. fue contagiada en el Altiplano y ahora es tratada en el hospital Carlos Alberto Seguín Escobedo de EsSalud Arequipa.

La falta de control por parte de las autoridades en las carreteras, sobre el traslado de animales menores (perros, gatos, etc) permitió que el virus se expanda. El Servicio Nacional de Sanidad Agraria (Senasa), sólo se encarga de monitorear a los animales mayores (cerdos, vacas, etc).

Esta negligencia permitió que Alto Selva Alegre fuera "caldo de cultivo" del mal en la ciudad. Allí apareció el primer caso en marzo de 2015. Una semana después en su distrito vecino, Miraflores, también se reportó un can con la enfermedad que ataca el sistema nervioso central hasta matar. Como una cadena se propagó en Mariano Melgar, Cercado, Socabaya y Paucarpata. En  2016, la enfermedad fue transportada hasta el otro lado de la ciudad: Cerro Colorado. 

El médico veterinario de la Dirección Ejecutiva de Salud Ambiental, Carlos Gonzáles Bedregal, refirió que todos los perros infectados vivían en la calle, de estos el 40% tenían dueños y ninguno estaba vacunado. 

Para Gonzáles, la única solución para que virus no se siga expandiendo es la erradicación de los perros de las vías públicas, a cargo de las municipalidades.

Las campañas de vacunación en los últimos años no fueron suficientes. En 2014 la Gerencia Regional de Salud (Gersa) vacunó a 95 mil; y en 2015 la cifra incrementó considerablemente a 186 mil, casi el doble con respecto al año anterior. Sin embargo, se debió vacunar a 214 mil. 

La proyección a vacunar este año es 216 mil 883 canes y se requieren más de 2 millones de soles, pero sólo cuentan con 70 mil soles de presupuesto. El gerente de Salud Edwin Bengoa, dijo que realizan gestiones ante el Ministerio de Salud, para conseguir los recursos. 

Te puede interesar