Discriminación racial: un acto que embarra al fútbol y hiere a sus jugadores

Tarjeta roja. Futbolistas Luis Tejada, Jhoel Herrera y Edgar Villamarín suelen recibir insultos racistas. Están cansados de las insuficientes medidas de la FPF contra el racismo. Muestran su desacuerdo con vetar estadios o sancionar económicamente a los clubes.

8 Feb 2016 | 9:39 h

Melissa Valdivia
Cusco

Minutos finales en el estadio de Arequipa, jugaban Melgar y Real Garcilaso por el partido de ida en las semifinales por el título profesional. Los locales vencían uno a cero al equipo imperial, de pronto, entre las graderías arequipeñas las arengas y vitoreos de aliento migraron a insultos racistas contra el defensa de Garcilaso, Jhoel Herrera.

PUEDES VER: ‘Cuto’ Guadalupe: “Los administradores de la ‘U’ están perdidos en fútbol”

El griterío inundaba el estadio, y el técnico de ese entonces, Tabaré Silva, y jugadores del "Dominó", como Omar Fernández, pedían insulsamente que la sorda afición calle. 

Con evidente molestia Herrera se levantó la camiseta para darse palmadas enérgicas en el pecho, enalteciendo su raza y en rechazo a sus agresores. Esa tarde "masticó" su bronca por la absurda actitud de los barristas locales.

Ni en los mejores estadios ni ligas del mundo, los jugadores se libran de ser juzgados por su color de piel o lugar de origen. En el Perú, jugadores como Luis Tejada, Edgar Villamarín, Luis Advíncula, Jair Céspedes, Johnnier Montaño, Luis Guadalupe, entre otros, pisaron esa cancha del desprecio público.

“No me molesta que me digan negro, pero es la forma en cómo lo dicen, por el tono de voz, la forma peyorativa del acto. Hay verdaderos hinchas y también delincuentes o ignorantes que van al estadio", señala Herrera.

Él recuerda que cuando jugó con Luis Guadalupe en la "U", los insultos llovían mientras estaban en provincias. En el estadio de Matute del archirrival Alianza Lima , ni qué decir.

"Hay que estar en los zapatos de la gente para saber qué se siente. Yo valgo más por lo que soy, que por lo que la gente diga, tengo mis objetivos claros, el fútbol me dio madurez".

 

Por desconcentrar

El defensa central de FBC Melgar, Edgar Villamarín, vivió en carne propia la discriminación racial cuando vistió la blanquiazul. Se solidarizó con Herrera por lo que le pasó.

“Afecta a toda nuestra raza, somos un país con gran diversidad cultural, es incómodo jugar en un estadio donde las agresiones son repetitivas incluso delante de niños", enfatiza.

Señala que muchos hinchas los injurian solo por el hecho de desconcentrar al rival. Unos caen, otros no.

El delantero panameño Luis Tejada del Juan Aurich, no dudó en dejar la cancha cansado por los gruesos agravios durante un partido con Cienciano. 

"Protesté en una cancha de juego en más de una ocasión y lo seguiré haciendo mientras no hayan reglas estrictas contra los clubes porque son ellos finalmente los que deben preocuparse porque su hinchada no fastidie al rival", asegura.

"Es un delito" 

Para Tejada cerrar los estadios no soluciona nada y que el problema va mucho más allá.

Considera que las medidas que toma la Federación Peruana de Fútbol (FPF) no son suficientes. Esta opinión la comparten Villamarín y Herrera.

No obstante, están en contra de seguir vetando estadios y de imponer multas económicas a los clubes. 

Jhoel Herrera es radical y refiere que se debe sancionar a las personas que cometen el acto. "La ley está escrita, el racismo es un delito, si esa persona tiene que ir a la cárcel, que así sea, la culpa no la tienen los clubes, la dirigencia todo parte de la educación de uno", dice. 

Villamarín considera que todos los futbolistas se deben unir contra el racismo. "Los jugadores vivimos de esto y que cierren estadios también nos afecta".

Te puede interesar