Incautan 18 camiones con mercancía de contrabando proveniente de Bolivia

Mafias en Puno. Caravana se negó a pasar por el control y trató de huir. Ocultos entre sacos de maíz se hallaron electrodomésticos, cajetillas de cigarros y licores que se venderían en Lima, Arequipa y Cusco. Lo decomisado ascendería a S/. 4 millones.

7 Sep 2015 | 3:01 h

El irregular negocio continúa. Una caravana de 18 camiones que transportaba una gran cantidad de productos de contrabando, camuflados entre sacos de maíz, fue intervenida en Puno durante una acción conjunta entre Aduanas, el Ministerio Público y la Policía.
 
Este operativo fue ejecutado en la vía binacional, en la jurisdicción del sector Punta Perdida, distrito de Mazocruz, provincia de El Collao-Ilave, y empezó a las tres de la mañana del sábado, cuando esta cadena de camiones intentó a toda costa seguir su recorrido, ofreciendo resistencia al control.
 
Agentes de Aduanas y del Grupo Terna que intervinieron inicialmente se vieron precisados a solicitar apoyo de la Policía Fiscal, Unidad de Servicios Especiales (USE) y del Escuadrón de Emergencia, para lograr capturar a los choferes y trabajadores de los 8 tráileres, 7 volvos modelo F12 y 3 vehículos fusos con mercadería ilegal.
 
Entre todo lo incautado, que no contaba con la documentación requerida, se hallaron telas, electrodomésticos, cajetillas de cigarros y licores ocultos entre los sacos de maíz boliviano, los cuales tampoco eran legales, según la Superintendencia Nacional de Administración Tributaria (Sunat).
 
Los contrabandistas forman parte de una de las denominadas 'Culebras', que son caravanas de hasta 80 camiones que nacen en Bolivia e ingresan, actualmente, al país con toneladas de productos extranjeros que no pagan impuestos y son vendidos a bajos precios.
 
Esta última 'Culebra' descubierta tenía como destino Juliaca (Puno), donde existe un gran mercado en el que distribuye toda la mercadería hacia el Cusco, Arequipa y Lima.
 
Se conoció que el valor de la mercadería de contrabando ascendería a 400 mil soles, mientras que el de los vehículos a 3 millones 844 mil soles. 

Fuera de control

Estas mafias de contrabandistas cada vez crean nuevas rutas que convergen en Juliaca, llevando gas licuado de petróleo (GLP), electrodomésticos, azúcar, maíz y ropa usada, entre otros productos. 
 
La mayor parte de las veces burlan el control aduanero de ambos países, admite un agente de Aduanas de Perú.
 
Su primer objetivo es no figurar en los registros tributarios y luego lavar activos provenientes del narcotráfico. Según el fiscal de Delitos Aduaneros, Óscar Arcos, cada semana pasa un convoy de 40 a 80 camiones con mercadería ilegal. Es decir, al mes pueden ingresar hasta 280 vehículos. 
 
De acuerdo con las autoridades aduaneras y policiales, estas 'Culebras' transportan mercadería desde Iquique y Arica (Chile) para luego internarla por Oruro y La Paz, con el fin de que una salga por el sur de Desaguadero y otra por el norte de Puno; es decir, toda la parte superior del lago Titicaca en el lado boliviano.
 
Al frente de estas caravanas, según las investigaciones, se desplazan las ‘liebres’, camionetas de doble tracción con las que los sicarios al servicio de estas mafias abren camino y están atentos a la presencia de la Policía para actuar de inmediato. Cuando lo hacen no dudan en utilizar todo tipo de armas: fusiles, pistolas y explosivos.
 
Otra forma de evadir el control es transportar la mercadería por el lago Titicaca a través de botes y pequeñas embarcaciones. Esto lo admiten con cierta discreción los campesinos bolivianos y peruanos que viven cerca del lugar.
 
Hasta hace dos años, la Intendencia de Aduanas de Puno había identificado a los cabecillas de las 'Culebras' como Aquilino Rodrigo Callo, 'Cayo', contrabandista de Juliaca; César Saravia Blanco, 'Cebiche'; así como a 'La Flaca' y 'La Vicky'.
 
A ellos se les sumaron las familias: Blanco, Cusi, Larico y Apaza, que también manejan estas bandas organizadas.

Anterior operativo

Los contrabandistas siempre se las ingenian para pasar mercadería. El 14 de julio, el personal de la Sunat intervino nueve camiones que transportaban 220 toneladas de mercancía diversa, valorizada en más de cinco millones soles.
 
La operación se realizó en Llachacata, una zona ubicada a 7 kilómetros de la ciudad de Huancané, en Puno. Los contrabandistas fueron sorprendidos cuando un equipo de la Intendencia de Aduanas realizaba un patrullaje de rutina.
 
Los nueve vehículos transportaban carga sin ningún tipo de documentación que justificara su ingreso al país y menos su comercialización. Formaban parte de otra 'Culebra' que opera en esa zona del país.

Claves

Después del tráfico de drogas, la minería ilegal y la corrupción, el contrabando es el delito más vinculado al lavado de dinero, según la Superintendencia de Banca y Seguros (SBS).
 
Entre el 2007 y el 2015, se detectaron operaciones financieras sospechosas por 11.935 millones de dólares. De ese monto, 301 millones están ligados al contrabando.
 
Sigue a LaRepublica.pe en Facebook:

 

Te puede interesar