Mafia robó gasolina de avión en el aeropuerto Jorge Chávez

Golpe al hampa. Seguridad del Estado captura a 3 empleados de una aerolínea, al dueño de un grifo, y a un chofer con su pareja. Combustible era vendido a estación de servicio en Puente Piedra. Organización operaba cada 10 días en terminal aéreo.

16 Abr 2015 | 23:30 h

Óscar Chumpitaz C.

El crimen organizado también  ha ingresado a las instalaciones del aeropuerto internacional Jorge Chávez. Agentes de la Dirección de Seguridad del Estado pusieron al descubierto un mercado negro dentro de este terminal donde una mafia, liderada por tres trabajadores de una aerolínea, venía robando, en forma sistemática, gasolina de avión (Turbo Jet A-1) que luego era comercializada ilegalmente en una estación de servicios  en Puente Piedra. 

Este 'robo hormiga' de combustible era realizado cada diez o doce días, desde hace un año, a pesar de tratarse de un entorno “muy controlado, muy vigilado y con mucha seguridad”, reveló el coronel Jorge Padilla Bonifaz, a cargo de la intervención.
Después de un mes y medio de seguimiento, los integrantes de esta organización criminal fueron capturados en el grifo Petrodiesel del Norte, ubicado en el km 26.5 de la Panamericana Norte.

Detenidos infraganti

Tres de ellos, Carlos Crisanto Cabezudo (40), Raúl Medina Valero (35) y Edwin Romel Rojas Calle (42) eran trabajadores de la empresa Peruvian Airlines. Los dos primeros son técnicos en mantenimiento de aviones. El tercero se desempeña como agente de seguridad.

Este último era quien permitía el ingreso al aeropuerto del camión Hyundai F4J-704 con 13 cilindros que tenían una capacidad de 50 galones cada uno. Nadie sospechaba nada porque decían que eran empleados de la aerolínea.

“Tenían una bomba de succión eléctrica para hacer el trasiego de los cilindros a los tanques estacionarios”, del grifo, explicó el mayor PNP Hugo Carbajal Tamariz.

Cada galón era comercializado a S/. 4.00 y en el grifo antes indicado, el cual era administrado por John Alberto Suárez Panuera (39), se encontró 650 galones de combustible.

Él, junto al chofer del vehículo Eddier Vásquez Huamán (38) y su pareja Viviana del Águila Gallardo (35), también fueron detenidos.
Este robo ha causado alarma en las autoridades. “La vulnerabilidad del aeropuerto puede resultar preocupante”, dijo un supervisor de seguridad del terminal aéreo. Sin embargo, agregó, ninguno de los organismos competentes ha puesto empeño en investigar los casos. 

Los hangares son zonas oscuras y sin vigilancia, insistió.

Robo millonario

Este robo sistemático de combustible Turbo Jet A-1, puesto al descubierto por Seguridad del Estado, se inició a mediados de enero. Sin embargo, la policía tiene indicios de que la banda venía operando desde hace un año, tiempo en el que habrían acumulado un botín de más de un millón de soles.

El citado combustible estaba destinado a los aviones de Peruvian Airlines. Sin embargo, el camión que era utilizado por la banda entraba y salía cuando quería.

Las autoridades señalaron que esta gasolina de avión era mezclada en el grifo con diesel y luego era comercializada en S/. 10.80 el galón. 
"Eso es lo que han manifestado los detenidos, pero hay sospechas de que el combustible robado era transportado al valle de los ríos Apurímac, Ene y Mantaro (Vraem)", dijo un agente a cargo de las pesquisas.

De este modo, es probable que esa gasolina sea utilizada por narcotraficantes que transportan droga en avionetas hacia Bolivía y Brasil. "Estamos realizando una investigación paralela", afirmó la fuente.

Te puede interesar