Vende libros hace 40 años y quiere un boulevard de la cultura para Lima Norte

Uno de los fundadores de "Amazonas", que hoy trabaja debajo del puente Megaplaza, quiere implementar una feria de libros en Lima Norte.

16 Mar 2015 | 12:29 h

Wilmer Erik Crespo

Óscar Jaramillo Camones, 55 años, ordena sus libros de manera estratégica para ubicar rápidamente algún título de su puesto, ubicado debajo del puente Megaplaza, en Los Olivos. A un lado de su negocio, choferes y cobradores se pelean por un pasajero, pero él sigue repasando un nuevo texto que acaban de traerle.

Hace 40 años llegó de Huaraz para ayudar a vender libros a un familiar. A sus 15 años solo quería ahorrar dinero y no esperaba convertirse en uno de los impulsores de este negocio en Lima Norte.

“Mi primera experiencia fue el local de mi tío, cerca al hotel Bolívar”, dice cuando empieza a repasar su historia. Su segundo puesto -según relata- se ubicó donde hoy funciona el Poder Judicial, luego pasó al jirón Lampa, avenida Grau y terminó en “Amazonas”.

En 1998, Óscar y un grupo de amigos llegaron a un terreno abandonado en el que solo había una loza deportiva tomada por la delincuencia. En este lugar, a un lado del río Rímac, decidieron levantar la feria de libros “Amazonas”. “Soy uno de los fundadores”, comenta orgulloso.

La feria de libros "Amazonas" es una de las más visitadas de la capital. (Foto: La República)

 

NUEVOS RETOS

Su negocio en la feria de libros más conocida de Lima creció hasta que un distanciamiento con su esposa lo obligó a tomar una decisión drástica: dejar su puesto y empezar nuevamente. Esta vez en Los Olivos.

Entre el 2004 y 2005, Óscar caminó como ambulante ofreciendo libros en las calles del distrito. “En esos años, como no tenía trabajo fijo, también viajaba por el Perú para varias ferias”, rememora.

La Municipalidad de Los Olivos finalmente le autorizó ubicarse debajo del puente Megaplaza. Fue uno de los primeros en el lugar. Sus únicos vecinos eran un puesto de periódicos y otro de golosinas que hasta hoy lo acompañan.

Libros de García Márquez, Vargas Llosa y Eduardo Galeano compiten con textos de Miguel Ángel Cornejo y Carlos Cuauhtémoc para captar la atención del público en su stand, donde se exhiben al menos 3 mil títulos.

-¿Vendes más libros de literatura o de autoayuda (consejos o historias de superación personal)?

-Depende de la temporada, por ejemplo, ahora me están pidiendo “Hush Hush”, de Beca Fitzpatrick.

Él no tiene una respuesta precisa cuando le preguntan por qué vender libros en una época en la que, aparentemente, cada vez menos personas leen. “Este negocio heredé de mi familia, pero tiene que ser por vocación”, opina.

Como ejemplo cita a su sobrino que trabaja con él en su puesto hace algunos años, pero no está muy interesado en seguirle los pasos.

En el pequeño negocio también hay espacio para los CD de múltiples temas. Desde documentales de la National Geographic hasta videos como “El método de combate de Bruce Lee” o “Técnicas de fútbol”.

Óscar explica cuáles son los temas más solicitados entre los cientos de discos hasta que una joven lo interrumpe:

-Buenas, ¿tiene CD de Demi Lovato?

-No, señorita, solo vendo educativos.

Óscar es el único que vende libros debajo del puente Megaplaza. (Foto: La República)

 

En Los Olivos, este librero encontró estabilidad laboral, financiera y también una nueva pareja. Maritza Chávez es la mujer que un día dejó su negocio de cosméticos para empezar a leer libros.

Ella siempre le roba una sonrisa Óscar y juntos, además del puesto, administran un local alquilado frente a Megaplaza. Libros, CD, accesorios para celulares y hasta golosinas ocupan este espacio.

FERIA EN LIMA NORTE

Jaramillo Camones tiene grandes amigos en “Amazonas”, pero cree que la feria está muy distanciada para miles de limeños de Puente Piedra, Comas, Carabayllo y otros distritos vecinos.

Hace cuatro años, presentó un proyecto al municipio de Los Olivos para que se autorice la creación de un boulevard de la cultura, donde se oferten libros de literatura, medicina, escolares y todos los temas.

Juntos a un grupo de socios pidieron una ubicación fija cerca al cruce de Carlos Izaguirre con la Panamericana Norte, pero la propuesta fue rechazada. “Nos dijeron que busquemos un espacio por la avenida Universitaria”, recuerda.

Óscar no ha desistido y alista otro proyecto para el próximo mes. “Esta vez a la nueva administración municipal le pediremos un lugar en Covida”, adelanta. Su objetivo es, en pocos años, dejar su puesto en Megaplaza para fundar un nuevo “Amazonas” en Lima Norte. 

Te puede interesar