Laboratorio presiona para conservar patente que costará a peruanos 130 millones de soles

Lobbies. Atazanavir, un antirretroviral vital para 2000 peruanos, es 25 veces más caro que en Bolivia debido a patente de Brystol Myers Squibb. Decreto supremo para declararlo de interés público y abaratar su costo está en debate en Consejo de Ministros. Para evitarlo, fabricante estadounidense presiona mediante cartas al Ejecutivo y representante de Embajada de EEUU se reúne con el ministro de Salud. Sobrecosto de medicamentos

2 Mar 2015 | 23:30 h

Beatriz Jiménez

Hasta 2019, gracias a una patente otorgada por Indecopi al bisulfato de Atazanavir, Perú está obligado a comprar este antirretroviral de segundo esquema al laboratorio Bristol-Myer Squib (BMS).

La sanidad peruana paga  por este antirretroviral, comercializado con el nombre de Reyataz, casi 25 veces más que Bolivia, donde no goza de patente, y 6 veces más que Brasil o 2 más que México, donde al igual que en Perú está patentado. Los altos precios impuestos por su fabricante, que además goza de estar exonerado de IGV, obligaron al Estado peruano en el 2014 a gastar un 54% de su presupuesto para la compra de antirretrovirales en el Reyataz. El sobregasto, comparado con lo que paga Bolivia, se eleva a 26 millones de soles al año y a 130 hasta que caduque su patente, según la Red Peruana de Globalización con Equidad (Redge). 

Desde finales del 2013, diferentes ONG, entre ellas Redge, piden al Estado una licencia obligatoria para el Atazanavir que permitiría ingresar al país genéricos. 

Esta medida está contemplada en el Acuerdo de los Derechos de Propiedad Intelectual (ADPIC) de la Organización Mundial del Comercio (OMC) y puede aplicarse "previa declaratoria, mediante decreto supremo, de la existencia de razones de interés público, de emergencia o de seguridad nacional", según establece el Decreto Legislativo n° 1075. 

Carlos Correa, experto en propiedad intelectual que participó en la redacción de este acuerdo internacional ratificado en 1994, confirma a La República que el elevado precio del Atazanavir en Perú justificaría la licencia obligatoria y que otros países de la región, como Ecuador o Argentina, han solicitado licencias al igual que una veintena de países en desarrollo y no existe ninguna demanda ante la Organización Mundial del Comercio por ello. 

CARTAS DE BRISTOL 

Frente al pedido de licencia obligatoria para el Atazanavir, apoyado por el Colegio Químico Farmacéutico y hecho público el 13 de octubre del 2013, el laboratorio BMS ha protagonizado una contracampaña al más alto nivel. 

El 20 de noviembre, Luis Alberto Kanashiro, decano de este colegio, recibió una carta notarial firmada por la Country Manager de BMS, María Aste, en la que el laboratorio le daba 4 días hábiles para rectificarse de sus opiniones y lo amenazaba con una demanda. 

Paralelamente, 15 congresistas solicitaron al Ministerio de Salud un informe sobre el supuesto sobregasto en la compra de Atazanavir que fue respondido el 3 diciembre por el Director de la Dirección General de Medicamentos (Digemid), César Martín Amaro, a través de la nota informativa n° 613-2014-Digemid.

En este informe, la Digemid reconocía los altos precios de este antirretroviral e informaba de los esfuerzos del sector por bajar el precio. 

En junio del 2014, la Digemid afirma que se iniciaron comunicaciones con la matriz de BMS para ser parte del Medicin Patent Pool (MPP)-Atazanavir, un mecanismo de licencias voluntarias que posibilita la reducción de los costos para países de ingresos bajos y con alta tasa de VIH/Sida. Sin embargo, Perú fue excluido de esta lista. Además, la Digemid informa que hubo reuniones con BMS pero que "hasta el momento las propuestas de la empresa de reducir el precio aún se encuentran alejadas de las expectativas del Minsa". 

Ante estas dos negativas, el informe concluye que el Estado peruano "tiene la potestad de emplear las medidas necesarias para evitar cualquier riesgo en el acceso a una terapia esencial que requieran los ciudadanos empleando el marco legal vigente". 
Esto no debió gustar mucho a BMS porque solo 2 días después, el 5 de diciembre, de nuevo su country manager entró en acción con una carta.En un tono más alturado que el empleado con el Colegio Farmacéutico, la ejecutiva de BMS firmaba una carta dirigida a Aníbal Velásquez, ministro de Salud, con copia a Alonso Segura, ministro de Economía; Magali Silva, ministra de Comercio Exterior; y a la premier Ana Jara. Entre los destinatarios de la misiva en la que BMS señala que "es muy cuidadoso y estricto en exigir el respeto de sus patentes", también estaba Brian A. Nichols, Embajador de los Estados Unidos. 
EEUU y el Ministro

A pesar de la carta del BMS, fuentes del Ministerio de Salud confirmaron a La República que ya existe un proyecto de Decreto Supremo para declarar de interés público el Atazanavir que en estos días está en debate en el Consejo de Ministros.  Frente a este proyecto, los Ministerios de Economía y Comercio Exterior habrían presentado observaciones al considerar que una licencia obligatoria podría afectar la estabilidad de las inversiones y el TLC con EEUU. 

En el marco de este debate, La República accedió a un correo electrónico interno del Ministerio de Salud en que se agendó el 6 de febrero a las 12 m. un encuentro entre el ministro de Salud, Aníbal Velásquez, y el Ministro Consejero de Estados Unidos, Lawrence J. Gumbiner, para tratar el tema de la licencia obligatoria. 

La República solicitó información sobre este encuentro a la Embajada de EEUU. En respuesta, obtuvimos un breve correo electrónico en el que no desmiente la reunión pero se abstiene de dar información. 

"Los funcionarios de la Embajada de los Estados Unidos se reúnen regularmente con los miembros del Gobierno del Perú", respondió a La República Leslie Núñez Goodman, agregada de prensa en Perú para seguidamente disculparse de no comentar públicamente los detalles de las reuniones diplomáticas.  

RESPUESTAS AMBIGUAS 

La casa matriz en Argentina del laboratorio BMS respondió vía correo electrónico a La República. Interrogado sobre por qué no es posible bajar el precio del Atazanavir en Perú, el laboratorio evitó responder en forma directa. "Hay múltiples factores que influyen en el precio de un medicamento, uno de los principales es el número de pacientes en tratamiento", respondió BMS para después considerar en el precio el valor de la innovación científica y la capacidad adquisitiva de los sistemas de salud. 

Respecto a los intentos del Minsa para rebajar el precio, BMS informó que el 9 de enero envió "una propuesta formal" dirigida a la Dirección de Recursos Estratégicos de salud. "Reiteramos nuestra voluntad de dialogar y trabajar mancomunadamente con el Ministerio de Salud de la Nación, atentos a las necesidades de los pacientes peruanos", responde. 

Frente a las cartas enviadas al Ejecutivo, MBS no hace ningún comentario. Y a la pregunta de si recurrirá a una demanda judicial en el caso de que se otorgue la licencia obligatoria, BMS vuelve a responder con rodeos. "Bristol-Myers Squibb apoya la protección eficaz de los derechos de propiedad intelectual", argumenta al considerar que la patente funciona como un importante y necesario incentivo a la investigación. 

Augusto Rey, representante de la Asociación Nacional de Laboratorios Farmacéuticos (Alafarpe), es más claro. Informa a La República que desde 2013 han tratado sin resultado de reunirse con la ex ministra de Salud Midori de Habich y con el actual titular, Aníbal Velásquez. Quien sí aceptó una reunión fue el ministro de la Producción, Piero Ghezzi, cuyo ministerio sí ha observado el proyecto para declarar de interés público el Atazanavir. 

"Que Perú dé por primera vez una licencia obligatoria sería grave y siniestro para empresas extranjeras que traen productos innovadores al mercado peruano", declara Rey en nombre de Alafarpe, asociación de la que forma parte BMS en Perú. 

Frente al hecho de que Ecuador ha otorgado ya 9 licencias obligatorias para medicamentos debido a precios altos, Alafarpe consideró que la licencia afectaría a los TLC suscritos por el Perú y anuncia que hoy mantendrá una reunión con la Cancillería al respecto.

Actual director de la Digemid registró en 2013 a nombre de una ONG un genérico de Atazanavir fabricado por laboratorio Mylan

-El 26 de diciembre de 2012, el entonces director ejecutivo de la ONG Servicio de Medicinas Provida y hoy director de la Dirección General de Medicamentos (Digemid), César Martín Amaro, solicitó la inscripción en el registro de Digemid de un genérico del Atazanavir fabricado por la empresa farmacéutica líder mundial de genéricos Mylan Laboratories Limited (India). 

-El 16 de octubre de 2013, la Digemid, a través de la resolución directoral 11264, autorizó este registro. 

Mylan vendió a la OPS este genérico, que a su vez fue vendido a Venezuela y Bolivia, países que gozan del precio más bajo por este medicamento. 

-Frente a este registro, el director de la Digemid informó a La República que lo hizo en calidad de representante legal y que al renunciar a su puesto de trabajo en junio de 2013 transfirió esos poderes. "Mi vínculo con la institución es cero al no ser asociado ni tener relación laboral ni administrativa", declaró.  

-Respecto a que en el caso de ser otorgada la licencia obligatoria Mylan podría convertirse en proveedor del sistema de salud, informó que la Digemid no es el encargado de las compras ni de los proveedores del sector Salud. 

-Pro Vida es una entidad no lucrativa que trabaja desde hace 25 años por el acceso a medicamentos esenciales. No es el primer caso en el que esta ONG busca un proveedor. Anteriormente, lo hizo en el caso de un medicamento contra la Leishmaniasis y logró abaratar sus costos. 

-La última adquisición de Atazanavir por el sistema de salud fue en enero de 2014 a los altos precios impuestos por BMS y urge una nueva compra. Las Asociaciones de Pacientes mostraron su preocupación al respecto.

EN CIFRAS

130
millones de sobrecosto pagará el sector Salud por la compra de Atazanavir hasta el 2019, fecha en la que caduca la patente. 

54%
del presupuesto 2014 para antirretrovirales fue gastado en la compra del Atazanavir debido a su alto precio. 


S./ 1.40
paga Bolivia por tableta de Atazanavir, mientras que Perú paga s./ 29.6. 

Te puede interesar