“En el perro sin pelo hay algo saludable para el hombre”

1 Mar 2015 | 23:30 h

Maricarmen Chinchay

¿Por qué tu gusto por el perro peruano sin pelo y no por otro? 

Esta raza tiene un carácter maravilloso. Son bien cariñosos, son perros guardianes. En ellos hay magia,  porque al tocarlos te transmiten calor y una energía que relaja. Hay algo en ellos que es saludable para el ser humano. 

¿De qué modo?

Hoy en día en la Universidad de Colorado (Estados Unidos) el perro sin pelo es usado en terapias para niños autistas que tienen dificultad para relacionarse con su entorno. Estos animales son muy nobles.

Hay poder en su piel.

Yo creo que sí, es más, el solo hecho de no tener pelo los hace únicos. Son perros hermosos.

Pero, fíjate, que en más de una ocasión escuché a personas calificarlo de "feo", justamente por eso, por no tener pelo. 

La estética es indiscutible. Yo respeto los criterios de estética de la gente, pero te pongo un ejemplo: Paul Gaugin. Sus cuadros no los aceptaban los europeos porque los personajes polinesios que pintaba no encajaban con sus patrones de belleza, y sin embargo terminaron siendo aceptados y muy reconocidos. ¿Quién dice que una japonesa sea más bella que una europea? Lo mismo ocurre con los perros. El perro sin pelo del Perú tiene un galope precioso cuando camina, es muy atlético.

¿Y siendo oriundo del Perú no lo estamos valorando mucho entonces?

Yo creo que es el reflejo más cercano y fiel de cómo es el peruano como persona.

¿Y es muy costoso o delicado criar un perro de esta raza?

No más, ni menos cuidados que los que se tienen a perros de otra raza. Comen cualquier comida para perro, los míos, por ejemplo, comen zanahorias, como los conejos, y brócoli. 

¿Y en cuanto a su piel?

Ahí sí hay que darles un espacio con sombra, pues la piel está expuesta. Es bueno aplicarles bloqueador y prepararles la piel en verano. Gozan de una cicatrización muy rápida.

No es un perro que se críe masivamente en el país, ¿verdad?

Lamentablemente no, por desconocimiento. Este perro es tan peruano que siempre ha estado entre nosotros, tiene mucha presencia en la historia del país desde tiempos milenarios con las culturas pre-incas e inca. Se adaptan tanto al calor como al frío... Hasta en Rusia lo están criando.

Tu amor por el perro sin pelo del Perú es tan fuerte que hasta has realizado un documental sobre él.

Sí. Este producto audiovisual es más que un homenaje al perro sin pelo, es un compendio de todas sus facetas en el pasado y la actualidad. Creo que es un documento importante para toda aquella persona que quiera conocer de mejor manera esta raza y aprender de ella, incluso a un sinólogo (estudioso de canes) también puede servirle, para todos en realidad. Nos tomó tres años culminarlo y ya lo hemos proyectado en Europa y en Perú.

¿Tu vínculo con esta raza se genera a raíz del documental o de antes?

En realidad, el documental es producto de una serie de acontecimientos. Yo no soy cineasta, pero sí soy amante de estos perros, soy un criador. Los primeros ejemplares los adquirí aquí en Lima en el 2006 y me los llevé a Europa donde vivía. 

¿Y cómo les fue allá?

En Francia, conocí a una persona que me dijo que, tranquilamente, mis perros formaban parte del club de razas exóticas. 

 Entonces, con ese dato te dieron el empujón para mostrarlos al mundo.

Claro. Me contacté con ese club y me pidieron inscribirlos porque eran muy bonitos y yo me sentía orgulloso. Los preparé y en poco tiempo los presenté en concursos y comenzamos a ganar trofeos, nunca faltaban las entrevistas y fotos. ¡El perro peruano comenzó a ser un suceso! (Risas) Los europeos sienten mucha admiración por él.

¿Recuerdas cuándo viste por primera vez a uno de ellos?

Fue en el año 2000 en Pachacamac, me gustó el contexto de historia en el que se encontraban en ese momento. Anteriormente ya había visto este perro en los años sesenta, cuando yo era muy niño, pero recuerdo que el cuadro que vi fue muy triste porque eran perros enfermos. Creo que, desde allí, ya les tenía cariño pero con una mezcla de pena. Ya de adulto cuando vivía en Estados Unidos, el descubrimiento del Viejo Señor de Sipán fue muy voceado en ese país y es así que volví a saber sobre este perro porque era parte de ese hallazgo. Mi curiosidad creció y no paré hasta especializarme.

Supe que te preocupa que su genética esté en riesgo, ¿está en peligro ahora?

Cualquier raza está en peligro cuando se producen los cruces incorrectos. Yo no estoy en contra de los cruces, pero en el caso del perro sin pelo del Perú que no goza de crianza masiva, el cruzarlo erradamente puede poner en riesgo la pureza de la raza.                
LA FICHA

Nací en Lima en 1960. Soy soltero, trabajo en banca internacional y mis ratos libres los dedico a la crianza del perro sin pelo del Perú. Viajo a diferentes países mostrando las bondades de esta raza y participando en concursos. Son mis perros los que han ganado los premios, no yo.  Actualmente tenemos seis perros campeones mundiales,  entre mi hermano y yo. Vivo con Unay y Atahuari que son mis hijos, son mis perros peruanos sin pelo. 

Te puede interesar