Tragedia en La Libertad: huaico deja unos siete muertos tras arrastrar a dos buses, dos camiones y tres autos

Unidades esperaban que se restablezca carretera cuando fueron sorprendidos por avalancha de lodo y piedras.  Abastecimiento de agua peligra por daños en canal madre. Mientras que en Trujillo, por segunda vez se salieron aguas de quebrada San Ildefonso, inundando la ciudad.

18 Mar 2017 | 4:22 h

Al menos unas siete personas fallecieron tras el huaico que arrasó con siete vehículos en la carretera de penetración a la sierra de La Libertad, a la altura del sector Plazapampa, en la provincia de Otuzco.
 
El hecho se registró la tarde del jueves cuando dos buses de las empresas de transporte Tunesa y Mercedes, dos camiones, una minivan de la empresa Virgen de la Puerta y dos vehículos colectivos -todos con pasajeros a bordo- esperaban que maquinaria pesada restablezca el pase en la carretera para poder continuar su viaje hacia Huamachuco.
 

Sin embargo, de un momento a otro fueron sorprendidos por una avalancha de lodo y piedras que los acabó por arrastrar. Algunos pasajeros pudieron ponerse a buen recaudo, pero otros no corrieron la misma suerte.

Las víctimas serían los pasajeros que iban a bordo de la minivan y dos colectivos que fueron arrastrados violentamente por la corriente. Hasta el momento se ha reportado siete fallecidos y otras diez personas resultaron con lesiones, por lo que fueron trasladadas a la posta médica de Rayampampa.

Hallan cuerpos

Horas después tres cadáveres fueron encontrados en el badén de Rayampampa, a medio kilómetro del lugar del accidente. En tanto, en horas de la mañana del viernes, otros tres cuerpos, uno de ellos un menor de edad, fueron ubicados en la ribera del río Moche, jurisdicción del distrito de Poroto. Mientras que el cuerpo de una persona de unos 60 años fue hallado en Samne.
 
El cuerpo del chofer del bus de la empresa Tunesa, Sebastián Sánchez Aguirre, aún no es hallado. Noé Ruiz Monzón, uno de los ayudantes de un camión, también sería una de las víctimas mortales.
“Cuando vimos la avalancha me bajé del carro. El huaico arrinconó a los buses y un camión, pero a una minivan y los autos se los llevó. La corriente me arrastró un poco junto a otras personas que salimos gateando con las justas”, contó afligido Alonso Burgos Hernán (22), cobrador del ómnibus de Tunesa.
Los cuerpos de las víctimas fueron internados en la morgue para su plena identificación. Las labores de búsqueda de otras posibles víctimas continúan.
A la zona llegó maquinaria para remover las enormes rocas y el lodo que obstaculizan el tránsito en la vía. La Gerencia Regional de Transportes dispuso por 48 horas el cierre del pase en dos puntos en Otuzco por reestructuración de la carretera, y por el peligro inminente de las lluvias y huaicos.

SIGUEN LOS DESASTRES

Las aguas de la quebrada San Idelfonso volvieron a inundar El Porvenir y Trujillo, y esta vez con mayor fuerza causando destrucción, pánico y desesperación en miles de pobladores. Otra vez la furia de la naturaleza nos cogió totalmente desprevenidos y la capacidad de reacción de las autoridades fue nula.
 
Las aguas bajaron otra vez por el sector Río Seco, avenidas Miraflores y 9 de Octubre y de ahí llegaron al centro de Trujillo. Esta vez las aguas inundaron parcialmente la Plaza de Armas por el jirón Independencia y otras calles aledañas. Muchos vecinos trataron de poner desesperadamente costales con arena en sus puertas para salvar algunas cosas; sin embargo fue muy tarde. Las aguas invadieron sus inmuebles en contados segundos. El reloj marcaba las 4:17 p. m.
 
La ciudad se encuentra casi colapsada. La gente hacía denodados esfuerzos para avanzar. El agua llegaba a sus rodillas y varios vehículos quedaron atascados en puntos como las avenidas Manuel Vera Enríquez y Nazareth.
 
Los negocios tuvieron que cerrar sus puertas. Las aguas llegaron hasta el distrito de Víctor Larco. El alcalde Carlos Vásquez Llamo indicó que lograron sacar algo del agua acumulada con tres cisternas y motobombas. Informó que algunas casas quedaron inhabitables. “Con este nuevo desborde todo empieza de nuevo. Esto es dramático”, relató.

A las 7:47 p.m. hubo un nuevo desembalse, pero fue leve.

En tanto, la quebrada El León también se activó en horas de la noche y sus aguas llegaron hasta la carretera Panamericana, a la altura del centro poblado El Milagro (Huanchaco) y afectaron varias casas. Algunos pobladores trataron de cruzar a oscuras poniendo en riesgo su integridad física. Hasta tres lagunas se formaron en la convulsionada zona.
 
El secretario técnico del Centro de Operaciones de Emergencia Regional (COER) La Libertad, César Florez Corbera, explicó que un brazo de la descarga fue cerca al óvalo de la Autopista del Sol. En el km 571 de la vía fue el otro desembalse. Calificó lo sucedido como un desastre.

 

Te puede interesar