Solo el 15% de personas con discapacidad trabaja, la minoría son mujeres

Por el Día Internacional de la Mujer, hoy le presentamos tres ejemplares casos que tratan de cambiar esta mala cifra. Aún falta que se incrementen las oportunidades para las mujeres del país. 

8 Mar 2017 | 9:01 h

A pesar de que la Ley 29973, Ley General de Personas con Discapacidad, exige que empresas e instituciones incorporen a su planilla a personas con discapacidad, en el Perú solo el 15% de ellas pueden acceder a un trabajo, la minoría mujeres, sostuvo Emma Barrios, directora de modalidad a distancia de la Universidad Continental.

Precisó que muchas de ellas acceden solo a un sueldo mínimo y otras incluso, por debajo de la remuneración mínima, siendo una de las razones la baja calificación laboral.

PUEDES VER: UNI imprimirá prótesis en 3D para personas con discapacidad física

“Esto se debe principalmente a las dificultades que tienen para realizar estudios de forma presencial, sea porque se trasladan en sillas de ruedas, o no pueden escuchar, ver o hablar, y ni la infraestructura ni la metodología de las instituciones de educación superior están adecuadas a ellas”, dijo Barrios.

Mujeres sin barreras

Pero esta no ha sido limitante para mujeres como Elizabeth Campos, quien sufre de discapacidad visual. Sus ganas de aprender y el apoyo de su familia la animó a seguir estudios superiores en la modalidad a distancia y hoy es especialista en Tecnologías de la Información y Comunicación, lo que le permite enseñar con maestría el manejo de las herramientas informáticas a personas que tienen limitaciones para ver, al igual que ella.

Otro caso es el de Rosario Galarza, comunicadora social con maestría en educación, quien también sufre de discapacidad visual. Para ella, la modalidad de estudios a distancia “le permite a muchas personas, particularmente a quienes conviven con alguna discapacidad, tener mayores oportunidades, mejorar sus condiciones de empleabilidad y sus ingresos”. Recientemente, ella ha seguido estudios de especialización a distancia en la atención a personas con discapacidad en los últimos años con universidades de Perú y Chile.

Estudiar una carrera a distancia también le ha cambiado la vida a Giovanna Osorio. “Quise estudiar de forma presencial, pero era imposible. La ciudad es inaccesible. Cruzar la avenida es un peligro; es caro movilizarnos; la infraestructura de casi todas las universidades es inaccesible; pero, sobre todo, la modalidad presencial no está diseñada para nosotros: cómo escuchan las clases las personas que no pueden escuchar, las que no pueden ver como leerían una presentación, o los que escribimos muy despacio, como yo, cómo hacemos los exámenes en los tiempos estimados”.

Giovanna no se cruzó de brazos, sino que buscó soluciones. Actualmente, cursa el octavo ciclo de la carrera profesional de Psicología en la modalidad a distancia de la Universidad Continental y lidera el Proyecto social Kipu Llaxta, que busca incentivar la inclusión, de personas con discapacidad motora en silla de ruedas en lugares públicos de Lima Metropolitana.

Oportunidades

Según Emma Barrios, hay mucho trabajo por hacer, pues en el Perú “1 millón 575 mil personas padecen algún tipo de discapacidad. 59% sufren discapacidad motora, 50% visual, y 34% auditiva. De ellos, el 40.5% ha accedido a la educación primaria y 11,4% a la educación superior. Y, lo más preocupante, el 70% se ha sentido discriminada por su discapacidad”.

Te puede interesar