El peruano que enseña a bailar a los gringos al ritmo de la quena y el cajón

Rubén Pachas es dueño de Peruvian Folk Dance Center y hace patria en los Estados Unidos.En Chicago.

9 Feb 2013 | 23:30 h

Vannia Arce. Chicago
A más de seis mil kilómetros de nuestra patria… Allá por la tercera ciudad más poblada de Estados Unidos: Chicago, hay un grupo de hombres y mujeres que se reúnen todos los sábados por la tarde para mover los pies con el sonido de una ancestral quena, o contonear las caderas al ritmo de un cajón peruano.
Este atípico pasatiempo –en esta ciudad del estado de Illinois– se ha convertido en una tradición desde hace casi cuatro años para 25 personas que llegan de distintos barrios. 
Algunos de estos noveles danzantes vienen de trabajar y han dormido poco porque laboraron toda la amanecida. Otros tienen que manejar dos horas porque llegan del estado de Indiana. Sin embargo, hay una razón que los une: Peruvian Folk Dance Center, el espacio cultural de un compatriota que hace bailar a los gringos. 
Rubén Pachas tiene 37 años. Su madre es piurana y su padre iqueño, pero él nació en Lima. Es egresado de la Escuela Nacional de Folklore José María Arguedas (Lima), y hace 8 años llegó al país del Tío Sam con las ganas de difundir la cultura peruana con lo mejor que sabe hacer: la danza.
Él es el fundador de Peruvian Folk Dance Center, el elenco más importante de danzas peruanas en Chicago, una ciudad que en su mayoría alberga a inmigrantes mexicanos, europeos y asiáticos, y donde la comunidad peruana es escasa.
Rubén, junto a su esposa Jessica Loyaga, de también 37 años, había visitado los Estados Unidos en varias ocasiones para actuar en festivales peruanos en el estado de New Jersey. Fue gracias a la invitación de un colega mexicano que se quedaron en Chicago y se unieron al grupo América Baila.
Así conocieron al cónsul del Perú en Chicago, Luis Sandoval. “Aquella vez practicamos una hora de danzas de la costa, sierra y selva con jóvenes y niños de la comunidad mexicana, sin ningún peruano, excepto Jessica y yo. A raíz de esto, el consulado nos llamó para trabajar con ellos”, narra Rubén.
Recuerda que empezó a trabajar con el Peruvian Cultural Center del consulado peruano impartiendo clases de marinera y festejo. “Cuando se acabó el contrato me di cuenta de que no había un grupo peruano que muestre nuestras danzas en Chicago. Así inicié un taller con alumnos del Cultural Center y gente que se pasó la voz”.
Recién el 14 de noviembre del 2009 crea Peruvian Folk Dance Center (PFDC) con el  único fin de no solo difundir la música del Perú, sino también la variada cultura. Ahora PFDC está conformado, en su mayoría, por parejas de peruanos y americanos casados. 
Muchos esposos americanos vienen porque creen que el baile es un buen ejercicio para bajar de peso, pero ya cuando están en el grupo se dan cuenta de que es otra cosa. "No tienen tanta psicomotricidad, pero la desarrollan. Me da alegría verlos ponerse el traje, cantando así no sepan español. Se aprenden la frase y la repiten. Lo mejor de todo es que ellos llegan a apreciarla y disfrutarla”, dice.
Hace bailar a gringos
Este es el caso de Vanessa Tinoco y su esposo Jaggen Farwell, una pareja que aprende marinera. Ellos hicieron su debut con este baile el año pasado en el festival de música de Old Town School of Folk Music en Chicago, donde se presentaron frente a miles de espectadores impresionados con la belleza de la danza norteña y los trajes traídos desde el Perú.
 También están María Elena Ruiz y Terry Jakich, un ‘gringo’ que acompañaba siempre a su esposa a los ensayos y que con el tiempo se animó a integrar el grupo. Desde entonces viene ensayando todos los sábados.
La trujillana Cyndhy Castro y su esposo Jeff Hill acaban de comenzar sus clases de cajón, una de las nuevas clases que imparte Pachas y que espera sea la nueva atracción del elenco. Así con todo este grupo de entusiastas bailarines y aficionados se ha presentado en pasacalles, festivales, conciertos y universidades alrededor de la "ciudad de los vientos": Chicago. 

Te puede interesar