Horas de incertidumbre, terror y muerte se vivieron en La Parada

Dos muertos, 43 civiles heridos y 66 policías afectados fue el resultado de una violenta jornada en los alrededores del ex mercado mayorista de La Parada. Hubo un inexplicable ensañamiento contra las fuerzas del orden. Delincuentes aprovecharon el caos y desataron olas de saqueos en el emporio comercial de Gamarra. Pánico se extendió a Mesa Redonda y el Centro Histórico. Cinco mil policías siguen resguardando el lugar y acordonaron diez cuadras a la redonda.Vandalismo y saqueos en La Victoria.

26 Oct 2012 | 2:20 h

Eduardo Salinas/

Indignación, impotencia, incredulidad . El huancavelicano Percy Alberto Huamancaja Mezas cayó al suelo luego de que su caballo fuera derribado de un sorpresivo machetazo en una de sus patas traseras. No le tuvieron piedad. A sus 30 años vivió uno de los momentos más terribles de su vida. Al suboficial de la Policía lo patearon, lo apedrearon una y otra vez, le lanzaban palazos y, ya inconsciente, lo arrastraron de una pierna por más de 10 metros.

¡Mátalo, jálalo, rellénalo! , gritaban con gran euforia los energúmenos, festejando su irracional y reprochable conducta. Además de robarle el arma y quitarle el casco entre burlas, le causaron graves heridas. Otros 66 agentes de la Policía Nacional también recibieron múltiples golpes en la violenta jornada vivida en La Parada .

Todo ocurrió ayer de un momento a otro en el cruce de las avenidas Aviación y 28 de Julio, en La Victoria, por la negativa de los negociantes a ser trasladados al nuevo Mercado Mayorista de Santa Anita. La Municipalidad de Lima había ordenado la instalación de barreras de contención en cuatro vías cercanas a La Parada. Eso no fue del agrado de los comerciantes que iniciaron su protesta y luego la agresión contra los efectivos del orden.

Fueron 4 horas de terror y barbarie que se vivieron en La Parada. Hace mucho tiempo que en nuestra ciudad no se veían hechos tan brutales y sanguinarios, uno más cruel que el otro, contra los policías, quienes se convirtieron en el blanco de iras y desatinos.

Eran las 2.30 de la tarde, cuando 500 policías intentaron controlar la turba pero no lo lograron. Unos sujetos armados con grandes machetes y piedras los enfrentaron e hirieron a los caballos de la Policía Montada.

Los delincuentes cortaron la pata posterior izquierda de dos de los animales, dejándolos heridos de gravedad. Horas después uno de los equinos tuvo que ser sacrificado en el lugar de la batalla. El penoso acto lo presenciaron los jinetes de la policía con gran impotencia. Mientras tanto, el tren eléctrico pasaba por la Estación Gamarra y en su interior se registraba la mirada atónita de sus pasajeros, quienes veían desde sus asientos el enfrentamiento.

La enfurecida turba ocasionaba varias bajas. Los agentes del orden armados con balas de goma, perdigones y bombas lacrimógenas comenzaron a defenderse de los manifestantes, disparando a los más revoltosos. Rápidamente los familiares de los comerciantes, al ver a los suyos también bañados de sangre, tomaron mototaxis y carretillas, trasladando a sus heridos al hospital Dos de Mayo.

DOS MUERTOS

Dos víctimas mortales tuvo este enfrentamiento. Se trata del ciudadano Kenyi Dicks Castro Velita, de 32 años, quien falleció a causa de una herida en la aorta abdominal, presumiblemente ocasionada por una bala de goma recibida en el centro de su cuerpo. El director del Hospital Dos de Mayo, José Roca, agregó que la muerte se debió a una hemorragia interna del paciente que, según sus familiares, solo transitaba por la zona. "Lo ha operado el mejor equipo de médicos que tiene el hospital y falleció alrededor de las 5.45 de la tarde", explicó Roca, quien agregó que la mayoría de heridos son contusos de diferente grado. La segunda víctima es Gino Cárdenas Rivera, de 20 años, quien murió debido a un paro cardiaco tras un traumatismo encéfalo craneano provocado por un proyectil.

EN EL DOS DE MAYO

Se informó en el hospital Dos de Mayo que tres pacientes fueron intervenidos quirúrgicamente. Se trata de Efraín Moscoso Huamantico (33), por trauma abdominal; Yino Cárdenas Rivera (21), por traumatismo encéfalo craneano (TEC), y Rigoberto Ambrosio Hidalgo (32), por trauma torácico abierto. "Las identidades de los tres menores corresponden a Y.A.T. (17), M.A.C. (16) y C.O.P. (16)", indicó el galeno.
El objetivo del municipio fue colocar las tranqueras en la avenida Aviación. En la cuadra tres de la vía, justo al frente del Hogar Madre Teresa de Calcuta, colocaron los cuatro bloques de cemento. Se dio inicio así al cumplimiento de la resolución de alcaldía N° 13050 que declaraba zona rígida la vía pública, calles y avenidas de los alrededores del ex Mercado Mayorista.

SÍ HUBO COORDINACIÓN

El gerente de Seguridad Ciudadana, Gabriel Prado, explicó que este operativo se había venido organizando desde hace dos semanas, en coordinación con la Policía Nacional.

“Un operativo como este no se improvisa, no se realiza de la noche a la mañana. La resolución de subgerencia que declara zona rígida a La Parada es del 5 de octubre. Es de recalcar, además, que ninguno de los efectivos que participaron del operativo portaba armas de fuego. Eventualmente, lo hacen los oficiales al mando, pero no el personal que participa directamente. Fue un operativo sin armas que respetó los estándares del respeto a la vida humana”, detalló Prado.

También indicó que se encuentra restringido el tránsito en el cruce de 28 de Julio con Aviación, Bausate y Meza y zonas colindantes. “Quienes han agredido a la Policía no son comerciantes, son delincuentes. No puede ser posible que alguien golpee a un policía tirado en el piso y a pedradas le quiera dañar. ¿Eso es un comerciante? ¿Acaso lo es aquel que tiene un ciento de piedras en el techo para lanzársela a la fuerza pública?”, interrogó.    

EL OPERATIVO     

El operativo ya estaba planeado y el contingente policial partió para ejecutar esta operación desde la comisaría de La Victoria. Fue un grupo de unos 5 mil policías de la Sub Unidad de Acciones Tácticas (SUAT), quienes a la una de la tarde fueron por la avenida 28 de Julio hacia el mercado de La Parada. Ellos acompañaron a los agentes del serenazgo de Lima a colocar los 12 bloques de cemento en los perímetros del concurrido mercado.

Además, intentaron colocar dichos bloques en las avenidas 28 de Julio, jirón Tres de febrero y Unanue con San Pablo, en La Victoria. Al tomar el control, los enajenados rodearon un vehículo del serenazgo de la Municipalidad de Lima y lo quemaron, justo cuando transportaba las tranqueras  hacia la avenida Aviación con 28 de Julio.

"La Parada no se vende, La Parada se defiende" , abucheaban los revoltosos, quienes tomaron como trofeo de guerra una imagen de Santa Rosa de Lima, patrona de nuestra ciudad. Mientras que otro grupo intentó destrozar con combas los bloques que instaló la comuna.

La turba desmanteló varios vehículos estacionados en los alrededores de La Parada. Se llevaron puertas, lunas, asientos y hasta el motor. Este fue el premio de la revuelta. Además, robaron a los transeúntes, incluso cuatro reporteros gráficos fueron asaltados, y sufrieron la pérdida de sus equipos fotográficos y de video.

Ellos registraban la noticia en medio de la sanguinaria revuelta y no escaparon de la locura desatada en el lugar: fueron amenazados y agredidos. Es más, otros periodistas dejaron de lado su labor y auxiliaron a los policías caídos en la avenida Aviación.

Tras la batalla campal, que duró aproximadamente cuatro horas, la Policía inició el repliegue para no agudizar más el conflicto y no sumar más heridos.

EN DOS GRUPOS

Durante la bronca los comerciantes de La Parada se atrincheraron en su local, los dirigentes se reunieron y acordaron los lineamientos que seguirán a raíz de este enfrentamiento . Ellos, encima de un camión rojo lleno de choclos, montaron un mitin en el que arengaron contra el gobierno de la actual alcaldesa de Lima, Susana Villarán

"Vamos a dividirnos en dos grupos. Uno de ellos se centrará en el comité de defensa y lucha, ellos vigilarán las 24 horas el accionar de la Policía y nos defenderán de este desalojo. El otro grupo organizará nuestra mercadería para la venta a nuestros clientes. Porque nosotros seguiremos atendiendo en La Parada ", dijo el comerciante, mientras se ganaba el aplauso de sus compañeros comerciantes.

La representante de los comerciantes de La Parada, Margarita Valladolid, manifestó que debido a los hechos registrados se puso en peligro 100 millones de soles en productos como papas, cebollas, limones, entre otros productos. Responsabilizó a la alcaldesa de Lima, Susana Villarán , por los incidentes de violencia, y argumentó que la gresca es “un duro golpe para el sector agrario y para los mayoristas”.

“No es posible que nos agredan así por orden de ella. No estamos atacando a nadie estamos dentro del mercado tratando de proteger la mercadería. Es un abuso de autoridad. No hay derecho para que nos traten de esa manera”, manifestó.

SAQUEO EN GAMARRA

Terminado el enfrentamiento, la Policía dejó la avenida Aviación a merced de los delincuentes, quienes aprovecharon el desgobierno en la zona y empezaron a robar y saquear varias galerías del emporio de Gamarra, donde la tienda La Fábrica fue la más afectada.

Otras 30 tiendas, como la ubicada en el jirón Gamarra 146, fueron objeto del descontrol de los desadaptados, muchos de ellos bajaron de los cerros aledaños.

No solo fue ropa, también los delincuentes huían con minicomponentes , televisores, licuadoras; lamentablemente algunos menores de edad tomaron este mal ejemplo para ayudar al desorden en el lugar.
Caída la noche, 5 mil policías acompañados de efectivos del serenazgo de La Victoria iniciaron la captura de los saqueadores y los condujeron a la comisaría del distrito.  

En efecto, Diógenes Alva Alvarado, empresario del emporio comercial de Gamarra, precisó que muchos de los delincuentes bajaron desde el cerro El Pino.

Se registraron varios saqueos en las arterias Parinacochas, Aviación y Huánuco. “Estamos indignados, han saqueado nuestros puestos. Los delincuentes han saqueado las galerías de Gamarra. Hay pérdidas millonarias. No podemos perdonar y tolerar actos delictivos”, manifestó Alva.

HASTA 25 AÑOS DE CÁRCEL

Enterado de la barbarie ocurrida en La Victoria, el fiscal de la Nación, José Luis Peláez Bardales, envió a un grupo de 30 fiscales, quienes llegaron a la zona de enfrentamiento para constatar los resultados de este sanguinario incidente la tarde de ayer.  

El fiscal de la Nación indicó que la Municipalidad de Lima no realizó las coordinaciones correspondientes con el Ministerio Público para efectuar la intervención en La Parada.

"Hasta donde tenemos conocimiento no ha habido coordinación previa, pero los fiscales de prevención han acudido inmediatamente para tratar de llevar a cabo una labor de prevención y de orden”, indicó.

Respecto a las sanciones, refirió que en caso de heridas de muerte se podría hablar de hasta 25 años de pena privativa de la libertad. “Si hay daños a la propiedad podríamos estar hablando de 10 años para arriba”. El robo de armamento a la Policía sería un agravante que incrementaría la penalidad.

“Estamos investigando cómo se ha iniciado esta reacción tan violenta. Con las imágenes de video de distintos medios de comunicación vamos a poder identificar a los sujetos que han agredido de manera tan violenta y con tanta crueldad a la Policía”, señaló Peláez Bardales.

ACTOS EN LA COMUNA

Y mientras la barbarie ocasionada por vándalos en La Parada llegaba hasta el Centro de Lima como una suerte de pánico por el temor de un saqueo, como se había registrado en Gamarra, en el Palacio Municipal, el teniente alcalde de Lima, Eduardo Zegarra ; el gerente de Seguridad Ciudadana, Gabriel Prado; el gerente municipal, José Miguel Castro, y el presidente del directorio de la Empresa Municipal de Mercados Emmsa daban la versión oficial de la comuna.

"En ningún momento se trató de desalojar a los comerciantes que desde hace días se mantienen atrincherados en sus puestos. El objetivo del operativo era hacer cumplir la resolución de la subgerencia de Transporte Urbano que declaraba zona rígida a La Parada", explicó Zegarra. Para ello se dispuso la colocación de doce bloques de concreto en puntos estratégicos.

“En estos momentos está restringido el tránsito en el cruce de la Av. 28 de Julio con Aviación, el jirón Pisagua, Bausate y Meza y otras zonas colindantes. El objetivo de restringir el tránsito de camiones se ha cumplido. Quienes han agredido a la Policía no son comerciantes, son delincuentes", dijo Zegarra.
"¿Un delincuente es aquel que ve un policía en el piso y a pedradas le quiere reventar el cuerpo? ¿Un comerciante es aquel que tiene un ciento de piedras en el techo para lanzársela a la fuerza pública? No se trató de un desalojo, no se ha tocado ni una puerta, ni una pared del ex mercado mayorista de La Parada”, agregó el teniente alcalde, quien se solidarizó además con el suboficial Percy Huamancaja y con su familia.
 

ENFOQUE

¡Detendremos a todos los violentos!

Wilfredo Pedraza
Ministro del Interior

Condenamos la cobarde agresión a los policías perpetrada por delincuentes en La Parada, no vamos a permitir la impunidad. Los efectivos intervinieron en el lugar para resguardar la colocación de las barreras de contención en cuatro arterias, a fin de evitar el ingreso de camiones abastecedores a ese mercado mayorista. Fue a solicitud de la Municipalidad de Lima y con el único propósito de brindar seguridad . La presencia de la Policía Montada solo tuvo la finalidad de garantizar la colocación de esas barreras y no para generar temor. La batalla campal que hemos presenciado no fue a causa de un desalojo, que quede claro.

Esta gresca se inició por la presencia de centenares de delincuentes, que han generado el vandalismo en La Parada. Hemos detenido a varios revoltosos, hemos iniciado una investigación exhaustiva para ubicar y detener a todos los delincuentes que atacaron ferozmente a los efectivos del orden. Tenemos imágenes de los agresores y ya estamos interviniendo a los cabecillas. ¡Vamos a aplicar la ley!, pues ha habido tentativa de homicidio. La policía ha acordonado diez cuadras a la redonda de La Parada, incluida la zona de Gamarra, para brindar protección a los verdaderos comerciantes de La Parada y a quienes viven cerca de la zona del conflicto. Garantizaremos que la situación en La Parada y Gamarra volverá a la normalidad, no vamos a abandonar la zona, permaneceremos toda la noche, las horas necesarias y los días hasta restablecer el orden público.

CRONOLOGÍA

INICIO. Los conflictos entre el municipio de Lima y los comerciantes de La Parada se agudizaron en los últimos meses con el inminente traslado de los mayoristas a Santa Anita.

27-06-2012
Dos mil comerciantes de La Parada acatan una huelga de 24 horas en rechazo a su  traslado a Santa Anita. Tres meses después, vuelven a paralizar sus actividades, pero esta vez por 72 horas, ante la inminente mudanza.

19-09-2012
El mercado Santa Anita abre sus puertas con escaso número de comerciantes. La alcaldesa Susana Villarán asegura que traslado será paulatino, a pesar de que en un inicio se anunció que empezaría con 800 mayoristas.

26-09-2012
El municipio de Lima autoriza el funcionamiento del mercado Santa Anita como único centro mayorista de Lima, mientras que La Parada seguirá operando transitoriamente como un mercado minorista.

12-10-2012
Declaran zona rígida la vía pública, calles y avenidas de los alrededores de La Parada. La medida busca impedir el estacionamiento de vehículos de carga pesada en las inmediaciones del mercado.

23-10-2012
El municipio de Lima intenta bloquear las vías de acceso a La Parada con barreras de concreto. Frente a ello, los comerciantes realizan una vigilia para evitar que se cumpla esta medida.

25-10-2012
66 policías resultan heridos durante enfrentamiento con los comerciantes de La Parada ante la colocación de bloques de concreto.

Te puede interesar