Mauricio Cerna: “El problema de La Parada no lo va a resolver ninguna revocatoria”

La gestión del conflicto debe orientarse a resolver los temas de fondo pero también a evitar el surgimiento de la violencia.Conflicto en La Parada.

25 Oct 2012 | 16:16 h

Por Luis Condori H. (@sanzio9)

La República.pe   conversó con Mauricio Cerna, antropólogo y experto en conflictos sociales.

¿Crees que la Municipalidad de Lima no haya tomado las medidas de precaución a la hora de intervenir en La Parada?

En todo conflicto social donde hay acontecimientos como el que vemos en La Parada, en este momento, hay una serie de corresponsabilidades. No creo que podamos decir que hubo, categóricamente, improvisación del municipio. Hay una corresponsabilidad en las dirigencias de los comerciantes, quienes seguramente se han visto desbordados. En ese sentido, también hay que hablar de la responsabilidad de los dirigentes. Y por otro lado, está la Policía. La Defensoría del Pueblo ha señalado que tenemos una Policía que no está debidamente preparada ni equipada, para hacer frente a conflictos sociales. Ahora, por mi parte, no tengo insumos suficientes como para decir que el análisis del escenario de riesgo del municipio ha sido el esperado o no. Lo que sabemos es que la realidad le ganó a todo análisis que haya guiado este proceso.

La Parada es y ha sido un problema siempre, donde el diálogo se ha visto interrumpido por grupos que se resisten a llegar a un acuerdo, ¿qué hacer en esos momentos donde hay posiciones tan cerradas?

Los conflictos tienen fases. La gestión del conflicto debe orientarse a resolver los temas de fondo pero también a evitar el surgimiento de la violencia. No olvidemos que la violencia es una posibilidad en los conflictos sociales. Violencia no es sinónimo de conflicto social, pero bajo determinadas circunstancias, ésta puede surgir. No olvidemos que en el Perú tenemos una historia de lamentables situaciones de violencia en conflictos sociales, con trágicas consecuencias, que pudieron evitarse. Lamentablemente, dados los hechos actuales en La Parada, no queda más que buscar intereses comunes a los actores, para que entablen procesos de negociación-diálogo. Pero para eso, se requiere que las partes consideren necesario dialogar, que participen voluntariamente, bajo condiciones favorables y de manera organizada, y con puntos claros. Caso contrario, tendríamos mesas de diálogo con metodologías improvisadas; por lo pronto, me parece que es necesario sensibilizar a la ciudadanía. Pareciese que estamos acostumbrándonos a tener muertos y heridos en los conflictos sociales

¿Este problema pasa por la ausencia de la autoridad o de políticas mal estructuradas?

Ambas cosas. No hay una política clara ni procedimientos especializados. La Policía no está debidamente capacitada y no sé si seguirá indebidamente equipada. Pero lo cierto es que si no hay una política clara, es porque no hay autoridades claras y  preparadas. Si no comprendemos en qué escenario estamos, no vamos a poder producir lineamientos claros y orientados a prevenir hechos de violencia. Creo que este caso amerita una revisión exhaustiva de los documentos que han guiado al municipio, y a la policía. Y se requiere, además, que los representantes y líderes de los comerciantes, hagan un mea culpa sobre su capacidad de gestión de aquellos que movilizan. Ahora, tampoco hay que dejar de señalar que seguramente, hay delincuentes que nada tienen que ver con el conflicto y están aprovechando el escenario.

¿Qué papel debe seguir ahora la alcaldesa Susana Villarán?

En momentos como este, hay que admitir que algo falló, que algo no funcionó. Es cierto que los informes, los documentos que puedan tener a la mano y que deben haber producido, no son profecías. Pero debería evaluar todo el caso técnicamente. Además de esto, tendría que ver la manera de impulsar un proceso de diálogo. Las relaciones están rotas y debe reconstruirlas junto con las partes implicadas. Espero que en este momento exista una comunicación fluida entre el municipio y los representantes de los comerciantes. Es necesario conocer la problemática desde adentro.

¿Revocar a la alcaldesa es la solución?

El problema no lo va a resolver ninguna revocatoria. Seguramente lo resolverá para aquellos que la piden. El problema acá es de estructura. Nadie garantiza que si fuese otra persona quien ocupase la alcaldía, se hubiese evitado que estemos viviendo una situación como la que vemos en La Parada. En momentos como este levantar la voz para decir yo tengo la solución, tú no; es tu culpa, la mía no; significa no asumir que hay una serie de corresponsabilidades. Y por otro lado, suena a un oportunismo. Tenemos civiles  policías heridos, ya hay un muerto. No perdamos tiempo tratando de adjudicar la solución a alguien; hay que consensuar. Que los promotores de la revocatorio planteen alternativas para gestionar este conflicto, y que las autoridades municipales las escuchen y procesen, sería un acto simbólico necesario. Más peleas en este momento, no sirven. Por el contrario, pueden estimular la violencia.

Te puede interesar