Cae presunto asesino de Patrick Zapata, testigo en el caso Oropeza

Justicia se abre paso. Policía ubicó a Nick Romaní Tuanama después de 107 días de ocurrido el crimen. Fue detenido con otros tres sujetos en San Martín de Porres. Es sindicado como uno de los que atacó el Porsche del prófugo Gerald Oropeza López.

6 Ago 2015 | 3:10 h

Hace 107 días Lima se estremeció con el asesinato de Patrick Zapata Coletti, amigo del prófugo Gerald Oropeza López. Le dispararon 13 veces luego de ser raptado y su cadáver fue abandonado en una huaca, en San Martín de Porres. Ayer el caso se reabrió de manera sorpresiva con la captura de uno de los presuntos autores materiales de este hecho.
 
Se trata de Nick Romaní Tuanama (23), quien además es sindicado como el nexo con el hombre que ordenó ejecutar el homicidio. 'Nick' fue sorprendido mientras dormía, en un inmueble situado en la calle Tantamayo, cruce con Canta Callao, muy cerca de la zona arqueológica donde fue eliminado Zapata. 
 
Con este individuo fueron detenidos Mario Cesáreo Sales Rojas (53) y sus hijos Mairol y Maycol Sales Contreras. El abogado de esta familia, Víctor Hugo Melgarejo Agüero, aseguró que “no tienen ninguna responsabilidad en dicho asesinato y solo alquilaron un cuarto a Nick Romaní”.

Sicarios de Jhairol

Según la Policía, este último sería miembro de la banda 'Los Sicarios de Atahualpa y José Olaya', la cual era liderada por Jhairol Vladimir Torres Cáceres, sicario juvenil que, a sus 18 años, tiene un amplio récord de crímenes.
 
De acuerdo al colaborador eficaz COR14-2015, 'Jhairol' no solo fue el que planificó el asesinato de Patrick Zapata, sino también fue el que habría grabado la ejecución.
 
El jefe de la Dirección de Investigación Criminal, general José Lavalle Santa Cruz, señaló que 'Jhairol' y 'Nick' habrían participado también en el atentado contra el Porsche de Gerald Oropeza, junto con  José Montes Rengifo, Magnum Romaní Tuanama (hermano de Nick), Yerson Rosales Bardales y Elmer de la Cruz. 
 
De acuerdo con las investigaciones de la Dirincri, ellos se reunieron el pasado 1° de abril, a las 7:00 de la noche, en un billar de San Martín de Porres. “Ahí se hicieron todas las coordinaciones para atacar a Oropeza”, reveló un oficial de esa unidad especializada.
 
Por el atentado, 'Jhairol' cobró dos mil soles de los S/. 25.000 que entregó un sujeto llamado ‘Kira’, quien desde el penal de Lurigancho dirigió el ataque a Oropeza la noche de Jueves Santo. Toda esta información fue proporcionada a la policía por el colaborador eficaz COR14-2015.

Buscan a su hermano

La captura de 'Nick' fue ejecutada por un grupo especial al mando del coronel José Garay, quien fue acusado por Gerald Oropeza y su entorno de extorsión. El oficial explicó que 'Nick' venía alquilando un cuarto en el A.H. Chuquitanta desde hace tres meses. En la habitación que ocupaba se encontró dos pistolas, una escopeta 'hechiza' y una granada de guerra tipo piña.
 
El general Lavalle confirmó que Nick Romaní "es sindicado como partícipe directo en el atentado al Porsche, así como en el crimen de Patrick Zapata y es el nexo de la persona que lo mandó matar". Explicó que la Policía está tras los pasos de su hermano Majluf Romaní Tuanama. "También se encuentra involucrado en estos hechos", añadió.
 
Los agentes describieron a Nick como un hombre de actitudes impulsivas, que tiende a la mentira y presenta rasgos de agresividad. “Al igual que Jhairol, es un tipo sin sentimiento de culpa ni arrepentimiento”, subrayó el oficial. 

Podría ir 35 años a prisión

El decano del Colegio de Abogados de Lima, Mario Amoretti, explicó que los presuntos asesinos de Patrick  Zapata no podrán ser juzgados bajo los parámetros de la nueva ley contra el sicariato, debido a que los crímenes que se les atribuye fueron cometidos antes de la aprobación de esa norma.
 
"Para aplicar las sanciones penales se contempla la fecha en que se cometió el delito y la ley vigente en ese momento", indicó.
 
De comprobarse su responsabilidad, los detenidos ayer en Chuquitanta serían juzgados como autores de homicidio calificado, en la modalidad de lucro.  Para este tipo de delito, la pena establecida es de 15 a 35 años de prisión.
 
José Muchapiña, abogado de Nick Romaní, aseguró que su patrocinado es inocente de los cargos que le imputan. "La fiscalía no oficializó denuncia y el colaborador eficaz no es confiable", dijo.

 

Te puede interesar