Hemos limado las diferencias con gobernador Juan Luque

Héctor Estrada Choque. Vicegobernador regional de Puno, tambien cuestiona recorte presupuestal.

15 Jul 2015 | 12:53 h

Es uno de los que más da la cara por el Gobierno Regional, pero después del deceso, Ángel Estrada quedó abstraído.

Ha sido una partida dolorosa. Ha sido una verdadera desgracia.

PUEDES VER: Vicegobernador de Puno se mostró incómodo por cambio de gerente general

¿Pero ha cambiado en algo su rol dentro del Gobierno Regional?

No. Pretendemos estar acorde a lo que exige el Ministerio de Economía y Finanzas. Estamos un poco bajos en nuestra ejecución presupuestal que actualmente llega al 20.6%. Por eso ahora procuramos impulsar una buena coordinación entre todos los funcionarios para ejecutar el presupuesto programado.

Pero esa coordinación no existe. El exgerente, Juan Cayro, ha advertido que hay funcionarios y trabajadores que no están a la altura para hacer una gestión eficiente.

Debo señalar que la falta de avance en la obra se debe a una serie de factores. Un aspecto es el estado calamitoso en que hemos recibido la región. Otro aspecto es el retraso de parte de nuestros gerentes y funcionarios. Pero ellos han alegado que la dificultad está en la oficina de Abastecimiento y eso también es cierto. Tenemos que admitir que en esta oficina no tenemos la eficiencia que quisiéramos tener.

De acuerdo, pero quienes laboran en Abastecimiento son trabajadores que han llegado con la actual administración. 

Han sido nombrados previa evaluación, pensando que se trata de personas sumamente eficientes…

Pero la baja ejecución presupuestal no solo es de Abastecimiento, sino de los distintos funcionarios de línea.

La responsabilidad es compartida. Pienso que hemos pecado por cuanto ya debimos haber realizado los cambios necesarios. Pero no es tarde. Podemos reivindicarnos. 

Usted mostró su disconformidad con el cambio del exgerente, Juan Cayro, porque adujo que no se le consultó. ¿Se sintió ninguneado?

No. Yo no tengo ninguna diferencia con el señor gobernador regional Juan Luque. Lo que ocurre es que cuando yo no participo de un caso, soy sincero y lo digo. Yo soy dueño de mis opiniones. No soy un contratado para decir que todo es llano o hacer una labor de "Felpudini". Aquello que yo vea que no está bien tengo que expresarlo. Mi labor es también fiscalizadora. Y, claro, yo no determiné el cambio del exgerente.

Pero su disconformidad era porque también usted era autoridad y se le debería consultar.

Esas diferencias son las que hemos limado con el gobernador Juan Luque. Y es atendible que este tipo de decisiones tiene que ir de la mano con el vicegobernador. 

¿Hasta cuándo cree que durará ese “romance político” con Juan Luque? Se lo pregunto porque sus antecesores  terminaron peleando con el titular del pliego. 

Yo he entrado para contribuir en las decisiones que se tomen en el gobierno regional. Esto va a acabar a fines de diciembre de 2018. Yo no tengo por qué pelearme con nadie, mucho menos con el gobernador. Por el contrario, nuestra relación es armoniosa. Pero en todo aquello que yo vea por conveniente que se deba declarar y me ciña a la verdad, tengo que seguir diciéndolo.

¿No cree que la situación lo obliga a hacer un mea culpa sobre cómo se está conduciendo el gobernador regional debido a su falta de liderazgo político y desconocimiento de varios temas?

Pienso que no es así. Muchas veces se confía en profesionales que puedan hacer funcionar la máquina como corresponde, pero defraudan. Me parece que estamos a tiempo. Ya se empezó con el cambio del gerente general y en los siguientes días habrá más cambios.

¿No cree que se pecó de exceso de confianza al dar oportunidad a quienes financiaron la campaña del “Movimiento Pico”?

Puede ser, pero pienso que estamos a tiempo y sí vamos a cumplir con las metas que nos hemos trazado.

Casi todos los analistas políticos y consejeros coinciden que la región no tiene rumbo porque ni siquiera se ha cumplido con ejecutar las obras de inversión de arrastre que debían concluir en estos seis primeros meses.  

Todas las obras que nos dejó el anterior gobierno se tienen que concluir. Nuestro presupuesto está orientado hacia ese objetivo y el 2016 comenzaremos con las nuestras.

Usted ha referido que necesita un equipo humano para cumplir metas, pero entre sus funcionarios hay serias disputas. Eso advierte que no hay nada que los una.

Yo creo que con el cambio de funcionarios que se avecina vamos a lograr cumplir con nuestros objetivos. 

Uno de los primeros tropiezos que tuvo la actual gestión fue colocar a Rudy Niño de Guzmán, como asesor de presidencia, pese a tener conflicto de intereses con el Gobierno Regional. Él es empresario y a la vez había demandado al gobierno regional por más de un millón de soles. ¿No cree que fue error?

La razón por la cual hemos separado al señor Rudy Niño de Guzmán es porque tenía intereses por haber demandado a la Región. Desde luego eso no coincidía con la política nuestra. Por eso ha tenido que dar un paso al costado.

¿Usted no siente que el señor Niño de Guzmán le ha hecho daño a la imagen  de la actual gestión regional, tomando que en cuenta que usted en campaña ofrecía máxima transparencia?

Pienso que a tiempo hemos cortado todo ello y desde luego ya no participa en nada. 

Te puede interesar