“América Latina no garantiza un adecuado trabajo informativo a los periodistas”

Luisa Torrealba. Profesora e investigadora de Periodismo en la Universidad Central de Venezuela. Ex coordinadora de libertad de prensa y acceso a la información del IPYS.

24 Jun 2015 | 23:30 h

Lizeth Terán Salvatierra
¿Cómo analiza la realidad de la libertad de prensa en América Latina?
Lamentablemente tiene muchas limitaciones, porque los poderes establecidos (públicos y sectores empresariales) plantean de manera recurrente trabas para evitar un acceso fluido a información de interés público y para evitar que los periodistas cumplan su trabajo.
¿Y cómo están actuando las instituciones encargadas?
En el plano académico, y más específicamente en el tema de la libertad de expresión, he observado que el monitoreo, el seguimiento de información, está siendo desde instituciones no gubernamentales. Hay algunas universidades que tienen experiencias puntuales pero es necesario reforzar la investigación en esa área, porque si no se tienen las condiciones necesarias para el ejercicio de la libertad de expresión no podemos hacer un buen periodismo de investigación, porque vamos a tener limitado acceso a las fuentes.
Entonces, en la medida que uno pueda hacer una investigación sobre la situación de la libertad de expresión, identificar las limitaciones, las fallas, en esa medida puede hacer propuestas de cómo los periodistas pueden superar esas limitaciones para cumplir con su labor.
¿Y específicamente en América Latina?
En relación con la libre expresión en América Latina observamos que informes de grandes organizaciones, como Reporteros Sin Fronteras, Freedom House, cada año evalúan de manera detallada los avances, han planteado que –en general– en la región, en el 2014 hubo retroceso para las garantías a la libertad de expresión, y estos retrocesos se representan en violencia a los medios de comunicación. En algunos países como Honduras, México, Brasil, Paraguay, hay casos de asesinato de periodistas por parte de grupos al margen de la ley como el narcotráfico, y el número cada día es mayor.
Además de asesinatos, ¿qué otros casos de violencia son recurrentes?
Tenemos situaciones como la agresión física y la creación de un marco normativo que en lugar de garantizar las condiciones para ejercer la libertad de expresión establecen caos, restricciones. En algunos casos, como Venezuela, puedes ir a la cárcel por ejercer tu labor periodística o el derecho a la libre expresión. Esto convierte a América Latina en una región donde, en lugar de garantizar las mejores condiciones para el trabajo informativo, cada vez más es un trabajo heroico.
¿El tema de la violencia está más marcado en América Latina que en otros continentes en conflicto?
En Medio Oriente hay países donde la situación es más grave por el contexto social y grupos que actúan al margen de la ley, y cómo han usado el asesinato de periodistas como demostración de su fuerza y lo que pueden hacer. En América Latina hay violencia de los grupos al margen de la ley y de la cotidiana, por ejemplo, en Venezuela si formas parte de un medio crítico puedes ser agredido por funcionarios policiales y militares, esta violencia está asociada a silenciar la violación de derechos al margen de la conflictividad política.
¿Y cómo se está manejando la preservación de derechos, cómo van las instituciones encargadas de velar por estos?
Lamentablemente hay mucha situación de impunidad. Incluso el informe de Freedom House, en el caso Perú, este es uno de los elementos que se mantiene. El caso se puede dar cuando las instituciones de justicia por omisión dejan de actuar para evitar agresiones o dejan de actuar en casos de amenazas. La inacción se convierte en un elemento que propicia la impunidad. El otro elemento es cuando se permite un marco normativo prohibitivo restrictivo, coercitivo, y los periodistas son agredidos y amenazados y no hay acciones.
¿Cuál debe ser la solución a este problema?
Los periodistas afectados por amenazas o violencias deben presentar las denuncias. A veces hay temor porque el órgano que recibe la denuncia es el agresor, como en maltratos policiales, y creen que no va a haber justicia. Es importante la denuncia, porque si no denunciamos no podemos recurrir a otros canales para hacer cumplir la reparación de los derechos violados.
¿Hay otras medidas?
Además de denunciar los hechos es necesario que los periodistas conozcan sus derechos y las instancias internacionales que los defienden. Es importante también que hagan un relato de lo ocurrido, porque si pasan los días pierden detalle los recuerdos. Uno no puede justificar la violencia, independientemente de cuál haya sido la causa. Es distinto que le digas a una persona que no estás de acuerdo a que esta te golpee.  

Te puede interesar