Extorsionadores: ¡Pagas o te mato!

Víctimas. Fiscalía y Policía Contra el Crimen Organizado desbaratan bandas de extorsionadores que pretendían operar en Arequipa. Una amenazaba por teléfono desde penal de Juliaca; la otra dejaba balas en sobres.

12 Feb 2018 | 9:08 h

Un día cualquiera, empresarios arequipeños reciben misivas de delincuentes desconocidos. Unas cuantas líneas les basta para amenazar sus vidas. Si sus mensajes intimidatorios no resultan, redirigen sus advertencias contra sus familias. Las víctimas ceden y comienzan a realizar depósitos bancarios.

Las extorsiones por protección a empresarios son poco comunes en Arequipa. Se presentan cada cierto tiempo, dice el jefe del Departamento de Investigación Contra el Crimen Organizado (Depinco), comandante PNP Ricardo Zevallos. Informes del INEI indican que los secuestros y extorsiones en la Blanca Ciudad se podría dar 1 caso cada mil habitantes.

PUEDES VER: El puente a una dura realidad: el éxodo venezolano reta a países de Latinoamérica

Sin embargo, entre el 2016 y este año, la Fiscalía Especializada en Crimen Organizado y el Depinco lograron desbaratar dos bandas. Zevallos sostiene que estas llegaron de otras ciudades y actuaban con apoyo de delincuentes locales.

BANDA 1: DESDE LA CAPILLA

Nueve meses de seguimiento permitió detectar al criminal que desde el penal de La Capilla (Juliaca) extorsionaba a una empresaria de la belleza en Arequipa. Óscar Rafael Gil Rettes (41), a través de llamadas telefónicas, comenzó a cobrarle cupos de 100 soles semanales. Logró que su víctima realice a su favor tres depósitos. Conocía sus movimientos. Ella no imaginaba que quien la amenazaba estaba en un penal y que está vinculado a una red nacional de extorsionadores.

Cansada de las llamadas, la empresaria acudió a las autoridades para pedir ayuda. Desde entonces la voz de Gil Rettes era grabada.

"Los peritajes de voz realizados en Lima señalan que existe un 92% de coincidencia entre las grabaciones y la muestra del sospechoso", indicó el fiscal Rafael Larco, quien acusó al prontuariado delincuente. Este resultado, explica, es como el ADN, no se necesita llegar al 100% para demostrar la compatibilidad.

Gil Rettes en la actualidad cumple condena por robo agravado, receptación y violación sexual. Estar preso no le impidió seguir delinquiendo.

El último jueves, Larco pidió 9 meses de prisión preventiva. El juez Carlos Mendoza aceptó la solicitud. El fiscal dijo que no importa que ya cuente con sentencias anteriores, este proceso se llevará por separado.

BANDA 2: BALAS EN SOBRES

En febrero del 2016, una banda tuvo en vilo a tres empresarios. Una verdadera pesadilla fue la que vivió uno de ellos, dedicado a la ferretería.

El líder de la banda era el limeño Diomer Guerrero Tineo, quien ingresó al local del ferretero para trabajar haciendo limpieza y desde ese lugar privilegiado tuvo acceso a información de su víctima.

El 7 febrero de 2016, llegó a manos del empresario un sobre manila con una bala y un mensaje breve. Firmaba: “Manolo”. Luego le siguieron las llamadas. Manolo se presentaba y le exigía 10 mil soles a cambio de brindarle una protección que nadie le solicitó.

El hombre del teléfono estaba dispuesto a atentar contra su víctima y su familia. Ante la presión, el empresario aceptó pagar 5 mil soles.

Asustado denunció las amenazas a las que era sometido. Un operativo policial y las investigaciones pusieron al descubierto al resto de integrantes: Edson Torres Apaza, Manuel Valverde Gonzáles y Luis Ángel Koc Valenzuela.  El fiscal Larco logró que toda la banda sea sentenciada. Guerrero pasará 15 años en prisión.

Control de bandas

Las bandas de extorsionadores no prosperan en esta ciudad por la idiosincrasia de las personas: no ceden con facilidad, sostiene el oficial Zevallos.

Para los detectives del Depinco, estas organizaciones pueden salir adelante cuando están integradas por policías. Lo que no ocurre en nuestra ciudad.

Sin embargo, desbaratar estas bandas no es tarea fácil. El fiscal Larco sostiene que hacen uso de la geolocalización para identificar desde qué zonas se realizan las llamadas.

Por su parte, la Policía realiza las escuchas a través del grupo Constelación, en Lima. "Se requiere un permiso emitido por un juez, a solicitud del fiscal".

Sobre las cuentas bancarias son seguidas con más rapidez. 

Te puede interesar