Incautan 18 inmuebles a una red criminal de lavado de activos

Cuando el narcotráfico se disfraza. Bienes valorizados en US$ 9 millones fueron intervenidos en Ayacucho, Lima y Apurímac. La policía señala que organización creó cooperativas de ahorro para poner en circulación dinero del narcotráfico. Con el dinero sucio obtenido en el Vraem compraron predios y montaron negocios.

8 Dic 2017 | 6:10 h

Dieciocho inmuebles valorizados en US$ 9 millones fueron incautados ayer en Lima, Ayacucho y Apurímac, en acciones en simultáneo ejecutadas por la Policía y el Ministerio Público contra una presunta red criminal de lavado de activos vinculada al narcotráfico en el Valle de los Ríos Apurímac, Ene y Mantaro (Vraem).

Según la Policía, la organización criminal, que el año pasado sufrió un duro revés, utilizaba la cooperativa Federación de Mercados de Ayacucho para lavar millones de soles provenientes del narcotráfico.

PUEDES VER Piura: Dos personas fallecieron luego que un camión cayera a un abismo

Unían el dinero ilegal con los fondos que captaban de los clientes que colocaban sus capitales en la cooperativa, seducidos por los intereses de 18 y 23 % que ésta ofrecía al año.

Recuperan activos

El objetivo del operativo Tormenta II, realizado ayer, era tasar las propiedades, hacer un inventario y confiscar el dinero en efectivo que se encuentre en los predios, al igual que los bienes registrables, suntuosos o de lujo, y los demás valores que pudiera haber en los inmuebles.

"La idea es 'recuperar los activos' que, según la sospecha de la Dirección de Lavado de Activos, son el resultado del presunto lavado de dinero que se investiga", reveló el ministro del Interior, Carlos Basombrío.

De los inmuebles incautados en la región Ayacucho, 13 se encuentran en la ciudad de Ayacucho y uno en la localidad de San Miguel, mientras que en Apurímac se incautaron dos propiedades.

Asimismo, en Lima se confiscaron dos inmuebles y el negocio Rico Pan, ubicado en Lince. En este último lugar fueron inmovilizadas también maquinarias panificadoras.

Por la mañana se incautó también dinero en efectivo en un domicilio de Surquillo, junto con una caja fuerte.

Para la policía, la propietaria de la panadería sería Juaquina Oré Bautista. Sin embargo, ayer Dionisio Muñoz Mendoza se presentó como dueño del negocio, el cual, dijo, le fue traspasado hace dos años por Carlos Andrés Chapa Carrasco.

Esta operación tiene relación con un primer golpe propinado a la red en agosto del 2016, cuando fue intervenida la Cooperativa de Ahorro y Crédito de la Federación de Mercados de Ayacucho, dirigida por Darío Llactahuamán Sacsara.

'Mezclaban' dinero

La organización criminal utilizaba negocios de fachada –cooperativas, inversiones, entre otros– para insertar dinero ilegal al circuito financiero formal.

"Tenían agencias en las ciudades de Huamanga, San Francisco y San Miguel. Estas entidades ofrecían tasas de interés superiores a las ofrecidas en el mercado financiero, además de valiosos regalos (computadoras, motocicletas, etc.) a fin de atraer clientes para combinar el dinero ilegal, procedente del tráfico ilícito de drogas del Vraem, con el dinero limpio de ahorristas de la región Ayacucho", explicó el ministro Basombrío.

Estas cooperativas no fueron supervisadas por la Federación Nacional de Cooperativas del Perú, la cual denunció la existencia de al menos 83 entidades similares que funcionan de manera irregular en la región Ayacucho.

Según los investigadores, esta red no solo lavó dinero sino también estafó a sus clientes, pues con el capital recaudado sus directivos adquirieron inmuebles y bienes, y transfirieron irregularmente dinero a empresas suyas o de sus familiares.

Te puede interesar