Monseñor Piñeiro: “El cambio climático golpea a los más pobres”

Mea culpa. Arzobispo reconoce límites en protección de la preciada Amazonía.

6 Dic 2017 | 6:00 h

La visita del papa Francisco a Puerto Maldonado (Madre de Dios), dice monseñor Salvador Piñeiro, servirá para poner en agenda la urgente necesidad de proteger la Amazonía y a los pueblos que en ella habitan.

“A quienes más golpean los cambios climatológicos y los desastres es a los pobres”, sostuvo ayer el presidente de la Conferencia Episcopal Peruana, quien entregará al Sumo Pontífice una declaración en la que los obispos expresan su preocupación por el planeta.

PUEDES VER Reunión latinoamericana sobre iniciativa andina de montañas

“Nosotros vemos que la creación –nuestra casa común– está amenazada, sobre todo el norte globalizado que contrae una deuda ecológica para satisfacer las aparentes necesidades de los seres humanos que viven allí”, se lee en el documento.

Aunque aseguró que la Iglesia Católica “acompaña” a los más necesitados, reconoció que el trabajo para proteger la Amazonía no ha sido suficiente. “No nos gusta hacer mucho marketeo o propaganda, pero es bueno que se sepa que no hemos estado en la medida en que quisiéramos. La sociedad civil y la Iglesia tienen otras urgencias en la costa, en la sierra, pero hemos estado de espaldas a la selva", declaró como haciendo un mea culpa.

En otro momento, indicó que el documento entregado al papa Francisco funciona como un "remezón" y una "llamada" para trabajar en beneficio de los pueblos indígenas amazónicos.

Encuentro con nativos

El religioso confirmó que el Sumo Pontífice ha pedido tener un almuerzo privado con nueve líderes indígenas, de quienes quiere escuchar sus principales problemas en relación a su territorio.

Policía refuerza seguridad en las carreteras

El jefe de la Región Policial de Áncash, coronel PNP Felipe Eslava, informó que se están fortaleciendo las acciones de inteligencia en la carretera que une dicha ciudad con Trujillo, adonde llegará el Papa el 20 de enero de 2018. El oficial indicó que, debido a la cercanía entre ambas localidades, sus agentes están en "alerta máxima". Se realizarán operativos en hoteles y restaurantes para garantizar la seguridad de los visitantes.

Te puede interesar