¿Es la cocina peruana un ejemplo a seguir?

29 Nov 2017 | 9:00 h

España es un mercado que crece rápidamente para nuestra gastronomía.

Cada país recibe de manera diferente nuestros sabores. Si analizamos el desarrollo que ha tenido en América; Chile, Argentina y Estados Unidos son un ejemplo al detalle de lo ocurrido.

España es la entrada natural para la cocina peruana en Europa. Madrid y Barcelona son mercados muy diferentes también; aunque si caminamos por el centro de ambas ciudades encontramos pequeños y grandes restaurantes, tanto en Malasaña o Eixample. No solo encontramos algún concepto de Gastón Acurio u otro chef emergente sino más bien establecimientos "fancy" que ofrecen cocina Nikkei, cebiches, tiraditos, pisco sour y, ahora, chilcanos.

Muchos se preguntan ¿cómo hemos hecho los peruanos para que todo el mundo nos esté empezando a conocer? La respuesta es simple: tenemos una gastronomía con fusión natural, además que nuestros productos en los últimos años se han ido descubriendo y mejorando. 

Hasta nosotros mismos, nos la hemos creído al darnos cuenta de lo que tenemos y se ha demostrado mediante profesionales de gastronomía y un respaldo publicitario de manera contundente. Pero lo más importante es la ilusión y pasión que tenemos los peruanos por el triunfo. Seamos más sinceros y reconozcamos que hacemos muchas cosas de manera excelente cuando nos lo proponemos.

Estas semanas he conversado con varios profesionales del sector gastronómico, peruanos como el publicista Gonzalo Figari o el periodista Antonio Tello Justo, quienes concuerdan en la importancia del manejo de la publicidad gastronómica inclusive en redes sociales. Ambos ayudan a nuestro desarrollo de manera ejemplar. La prensa española, además, publica todas la semanas artículos sin cesar en referencia a nuestra gastronomía.

Estamos haciendo historia, por ello debemos de seguir dando ejemplo en este sector y en otros, porque de manera conjunta forman parte de la continua construcción de nuestra identidad en un plan positivo y que sin lugar a dudas es un ejemplo a seguir en el mundo.
 

Te puede interesar