Puno registra niveles elevados de anemia en niños y mujeres gestantes

DURA REALIDAD. Hay factores sociales y culturales que contribuyen a contraer esta enfermedad. Familias no hacen caso a recomendaciones de Salud y descuidan alimentación.

17 Nov 2017 | 6:00 h

En la provincia de Puno, los niveles de anemia en niños no son nada alentadores. Las últimas campañas que emprendió la Dirección Regional de Salud (Diresa) de Puno, contra este mal, no tienen los resultados esperados.

Un estudió realizado a 115 mujeres gestantes y 1023 niños menores de dos años dieron resultados alarmantes.

De los 1023 menores se determinó que 518, que representa al 47.3% del universo evaluado, padecía de anemia. También fueron evaluadas madres gestantes, 29.5% padecía de esta enfermedad.

En la prueba se mide el hierro en el organismo a través de la hemoglobina en la sangre, si es menor a los 10 gramos por litro (g/l), se padece este mal.

Doris Flores Cahuaya, coordinadora del Programa de Atención Integral de Salud del Niño, señaló que las estadísticas revelan que no hay conciencia de este mal. 

Recordó que los más vulnerables son las gestantes, los niños menores de 2 años y las mujeres en edad fértil.

Flores Cahuaya precisó que el problema en los niños es porque no consumen alimentos ricos en hierro y no echan los micronutrientes a las comidas. Recomienda consumir alimentos de origen animal como la sangrecita, el pescado y el hígado. Sostiene que otro factor es la reducción de lactancia materna exclusiva en los primeros seis meses. 

"Las mujeres embarazadas usualmente no tienen una alimentación saludable. La consecuencia es que los niños nacen prematuramente y con bajo peso", comenta.

Otro factor es la mínima práctica  de higiene y un limitado acceso al paquete completo de cuidado integral de la salud materno infantil. 

Según Diresa, el panorama es casi similar en la mayoría de provincia de la región. 

El sociólogo Carlos Flores asegura que hay un factor social y cultural detrás. “En las comunidades las madres cuidan a sus hijos en la medida de sus posibilidades". 

Además que se resisten a las recomendaciones del Minsa. Y en las zonas urbanas las personas prefieren trabajar antes de cuidarse y cuidar a sus hijos”. 

Te puede interesar