Costanera Sur camino a ser foco de contaminación en el lago Titicaca

Dura realidad. Especialistas advierten que proyecto no será otra cosa que un dique de paseo peatonal que contenga aguas negras como se ve en el primer tramo del malecón. 

13 Nov 2017 | 13:04 h

El alcalde provincial de Puno, Iván Flores Quispe, anunció la construcción de la Costanera Sur. La obra no es otra cosa que un dique con paso peatonal desde el puerto de Banchero Rossi hasta el ingreso al centro poblado de Salcedo en el lago Titicaca.

Para diversos especialistas, la obra no tiene seriedad porque creará espejos de agua servidas  por conexiones clandestinas, aguas pluviales y basura. Un panorama que fácilmente se puede observar en la primera etapa del malecón construido en la gestión del exalcalde Mariano Portugal (2003-2006), entre la Universidad Nacional del Altiplano y el puerto de Puno.

PUEDES VER: Desagües contaminan Puno

La República recorrió el primer tramo. Entre la avenida Costanera y el malecón se encuentra la laguna confinada. Ahí desembocan aguas de desagües. Sobre la superficie navegan embarcaciones a pedal. Los olores que se perciben son hediondos. 

El exdirector de la Autoridad Autónoma del Lago Titicaca (ALT), Julián Barra Catacora, advierte que la Costanera Sur tendrá un panorama similar porque no se canalizó seriamente los desagües clandestinos ni el agua pluvial de la ciudad. “Como no se trabajó seriamente se creará un foco infeccioso como lo que está sucediendo con la laguna confinada. No es un proyecto serio”, dijo.

En el tramo del proyecto de Iván Flores actualmente hay más de diez puntos de descarga de aguas servidas y aguas pluviales que ingresan directamente al lago. A medida que uno avanza de norte a sur, ingresa a una atmósfera cada vez más hedionda por la presencia de las dos colapsadas lagunas de oxidación. 

Ambas lagunas por decantación evacúan alrededor de 250 litros de aguas servidas sin tratar a la bahía interior del Titicaca.

El biólogo Rogelio Llerena cree que primero se debería tener una planta de tratamiento de aguas servidas, que aún no tiene la ciudad de Puno. Alegó que a cualquier turista le gustaría caminar por la ribera del lago, pero no para percibir malos olores, ni ver espejos de aguas negras.

Iván Flores aseguró que su proyecto tendrá áreas verdes y juegos acuáticos. Sin embargo, ahora no explica qué se hará con los desagües que desembocan directamente al lago. 

El economista Hugo Rodríguez advierte que el proyecto no es serio. “No se puede tapar el sol con un dedo y no se nos puede engañar”. 

Asegura que se quiere tomar el pelo a los puneños y el gobierno de Pedro Pablo Kuczynski a quien se está presionando para su financiamiento. 

Te puede interesar