Q'eswachaca el puente “vivo”

La renovación anual del Q'eswachaka es un destino de turismo vivencial en Cusco que reivindica la tecnología de los antiguos peruanos.

8 Nov 2017 | 15:25 h

Cada año, cientos de comuneros de Quehue, en la provincia cusqueña de Canas, juntan esfuerzos durante tres días para renovar su viejo puente peatonal sobre el río Apurímac. 

Se trata del único puente colgante "vivo" del antiguo Qhapaq Ñan o camino real que unió todo el Tawantinsuyo.

PUEDES VER: La renovación del puente colgante de Q’eswachaka [Video]

Esta demostración de la antigua tecnología andina no solo atrae a cientos de turistas. También ha sido investigado por el prestigioso Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT, por sus siglas en inglés) donde los estudiantes de ingeniería replicaron el puente de Q’eswachaka y lo utilizaron como nueva vía peatonal entre dos edificios de su ciudad universitaria.

Más recientemente, en el 2015, comuneros de Quehue viajaron a Estados Unidos especialmente invitados por el Instituto Smithsonian para construir un puente en el National Mall de Washington DC.

Clima y comunidad

Una reciente investigación del historiador Rafael Varón Gabai da nuevas luces sobre esta ceremonia que se inició en el año 1973, cuando las fuertes lluvias y granizos arrasaron las cosechas y afectaron la actividad ganadera de las comunidades de Quehue.  

Varón revela que los comuneros asumieron que el desorden climático de ese año se debió al abandono en el mantenimiento del puente. 

Desde entonces y previo cambio de fechas (de enero a junio) la reconstrucción de Q’eswachaka asumió una condición de "centro organizador del sistema de comunidades campesinas de Quehue y conector del espacio geográfico y social". 

Además, Varón explica la particular visión que tienen estos pobladores altiplánicos sobre el cambio climático. "Han sufrido grandes cambios climáticos, sociales y políticos a lo largo de los siglos y posiblemente de los milenios, que han sabido enfrentar solamente armados de sus conocimientos ancestrales y sus estrategias de adaptación al cambio", sostiene el historiador. 

Añade que "en la actualidad, muchos comuneros de Quehue emigran temporalmente para estudiar o trabajar, pero probablemente muchos regresan para participar en la reconstrucción del puente. Es así que, si bien la labor agropecuaria es fundamental en Quehue, una nueva línea de generación de ingresos que mejore el potencial productivo de la comunidad ante la posible modificación del clima o sin ella es considerar al visitante que acude a ver el puente de Q'eswachaka, cada vez en mayor número". 

Te puede interesar