Desagües contaminan Puno

Origen. De planta de tratamiento se evacúa aguas servidas a medio ambiente. Desechos llegan al río Cusilluni y la zona de la reserva del lago. Autoridades evitan pronunciarse.

6 Nov 2017 | 10:36 h

El paisaje verde del sector de Huerta Huaraya, en la vía Puno-Juliaca, contrasta con la hediondez que se percibe en varios puntos de la zona. El panorama es consecuencia del vertimiento de aguas servidas de la población de Alto Puno.

Las aguas turbias salen de la Planta de Tratamiento que se instaló hace años en la ladera de un cerro rocoso a la salida de la ciudad de Puno,  en la zona donde empiezan las curvas que conducen hacia Juliaca. 

PUEDES VER: Puno: En diciembre declararán de interés ejecución de plantas de tratamiento

El desecho de las viviendas ingresa a pozas donde por decantación se debería separar el agua de los lodos fecales. Este proceso no se cumple porque las pozas están llenas de basura y animales muertos.

Luego de pasar por un sistema de canales el agua sale al medio ambiente de la zona a través  de una pequeña pendiente rocosa hasta llegar al río Cusilluni, el cual desemboca en la zona de reserva del lago Titicaca.

La República recorrió la zona contaminada. Por el río ahora discurren aguas negras de olor fétido. En varios puntos hay concentración de espuma blanca. Según expertos se debe a los altos niveles de contaminación. Varios moradores de la zona expresaron su preocupación por los olores fétidos que se perciben durante el día. Un panorama distinto al que hace más de diez años. En tiempo de lluvias el río sale de su cauce y el agua de los desagües invade terrenos destinados al pastoreo de ganado vacuno de habitantes de la zona. 

Muy cerca se encuentra el fundo Chinchero. La familia Bueno que administra este centro, en 2017 mandó hacer un estudio sobre la calidad del agua que ahora discurre por el río Cusilluni. Los análisis estuvieron a cargo de la empresa Sumac Marka, con autorización para hacer estudios de calidad ambiental del agua. Los resultados son alarmantes. 

El laboratorio determinó que por el afluente discurren coliformes fecales  en niveles superiores no permitidos. El agua cada vez está convirtiéndose en no apto para el consumo de animales ni el contacto con cualquier ser vivo, afectando a la fauna del lago. 

Para el biólogo Miguel Torres, los resultados revelarían que la planta no estaría cumpliendo su función de tratar las aguas. “Es más ese tipo de plantas ya no se usan por el crecimiento de la población. Cada vez son más familias que cuentan con servicio de agua y desagüe, entonces ese tipo de plantas que son pequeñas solo funcionan para pequeños pueblos. Puedo advertir que poco a poco los niveles de contaminación serán mayores. Tal como vienen sucediendo con la bahía interior del Titicaca”, advirtió.

El río cruza por una extensa pampa hasta llegar a una zona de bofedales que ingresa directamente a la Reserva Nacional del Titicaca. Esta institución evitó pronunciarse sobre esta situación.

La planta de aguas residuales a diario recibe  aguas negras que producen más de 300 familias de la zona de Alto Puno. La administración está cargo de la Empresa Municipal de Saneamiento Básico Puno (Emsa Puno). La República buscó la versión de los representantes de esta entidad pero decidieron no pronunciarse. La Autoridad Nacional del Agua (ANA) evitó también pronunciarse. 

Te puede interesar