Cada año se reduce la cifra de cústeres y buses chatarreados

En Lima Metropolitana. La comuna se comprometió a dar de baja más de 3 mil vehículos con más de 20 años de antigüedad, entre el 2015 y 2017. A la fecha, no va ni por la mitad. Piden que el MTC tome acciones.

25 Sep 2017 | 6:11 h

Desde el 2015, el número de combis, cústeres y buses que deben ser chatarreados por tener más de 20 años de antigüedad viene reduciéndose año tras año en Lima Metropolitana, lo que agrava la contaminación ambiental y la congestión que se viven en las principales vías de la ciudad.

En febrero de ese año, ni bien ingresó la gestión de Luis Castañeda Lossio, el entonces vocero del Programa de Chatarreo, José Zenozián, se comprometió a que más de 3 mil vehículos obsoletos se iban a retirar del parque automotor entre el 2015 y el 2017. Esto se iba a lograr gracias al plan con el que se entrega entre 4 mil y 10 mil dólares a los dueños de aquellas combis, cústeres y buses que superan los 20 años de antigüedad y cuyas rutas se superponen con la del Metropolitano y la Línea 1 del Metro.

PUEDES VER Comisión Lava Jato citará a Luis Castañeda por Bypass de 28 de Julio

Pues bien, actualmente, el municipio de Lima está lejos de alcanzar su meta de 3 mil vehículos chatarreados, con los que esperaba superar también la cifra (de 1.875 carros obsoletos) que dio de baja la administración de Susana Villarán entre el 2012 (cuando empezó el Programa de Chatarreo a través de la Ordenanza N°1595) y el 2014.

Según cifras de Protransporte, a las que tuvo acceso La República, en el 2015 la gestión de Castañeda logró chatarrear 665 cústeres y buses con más de 20 años de uso, lo que significó la reducción de 20 mil toneladas de contaminación por CO2. Para eso, invirtió 3 millones 753 mil dólares.

Sin embargo, en los dos años siguientes se registró una reducción de esta cifra. En el 2016 solo se logró retirar de las pistas y destruir casi 400 vehículos obsoletos que prestaban servicio de transporte público. En tanto, en lo que va del 2017, hasta inicios de este mes, solo se han chatarreado 155 combis, cústeres y buses viejos.

"Solo se han llegado a destruir, con el chatarreo, más de 1.200 unidades y hasta diciembre no se llegará a los 3 mil prometidos", dijo un ex vocero del municipio de Lima.

Este diario pidió una entrevista con el encargado de este proyecto, pero no tuvo éxito.

Dos grandes problemas

Para el ex presidente de Protransporte Gustavo Guerra García, esta baja se debe a que no han priorizado la implementación de los corredores complementarios, los cuales iban a generar el retiro de carros antiguos que pasaban por sus rutas (Javier Prado, Tacna, Abancay, Carretera Central y Panamericana Norte y Sur). "Desde el 2015 se ha detenido la reforma del transporte y es lamentable porque los dos tercios de Lima están contaminados por estos vehículos".

Otro motivo para la reducción de unidades chatarreadas en la capital está vinculado al término del convenio que tenía Protransporte con la Autoridad Autónoma del Sistema Eléctrico de Transporte Masivo de Lima y Callao (AATE), desde el 2014. En él, se comprometían a implementar el Programa de Chatarreo de vehículos antiguos que pasaban por la ruta de la Línea 1 del Metro.

Fuentes de la AATE respondieron que este convenio quedó sin efecto en el 2016, por decisión del Ministerio de Economía y Finanzas (MEF), el cual no quería tener abierto el proyecto de la Línea 1. "En esos dos años se lograron chatarrear 782 unidades viejas".

"Letra muerta"

Se debe precisar que, en el 2009, el Ministerio de Transporte y Comunicaciones (MTC) aprobó un cronograma con el que se estableció que desde el 2012 hasta el 2021 se debían retirar, cada año, del parque automotor, los vehículos cuya fecha de fabricación data entre 1982 y 2006. Este año por ejemplo debían darse de baja a las unidades fabricadas en 1988.

"No se ha cumplido este cronograma. Una cosa es quitarle la autorización a la combi y otra que deje de circular por las vías. La mayoría continúa como pirata o se va a provincia", explicó el director de la ONG Luz Ámbar, Luis Quispe Candia, quien propuso además que el MTC debería hacerse cargo del plan de chatarreo.

impuesto simbólico

"Una opción es crear un impuesto simbólico para los vehículos antiguos. Así se le obliga a los dueños a darles de baja y de paso que sabemos cuántos hay y dónde están. Debe haber medidas más eficientes para reducir la contaminación y la congestión vehicular".

Propuesta

El especialista en transporte, Erick Reyes, recomendó que el MTC aplique un programa de chatarreo para los vehículos particulares. "Solo se prioriza el transporte público, cuando hay más autos".

En el 2011 se aplicó un plan de chatarreo en el Callao, pero no funcionó.

En cifras

32 mil vehículos de transporte público hay en Lima Metropolitana, según la ONG Luz Ámbar.

40% de la cantidad anterior de unidades tiene más de 20 años de antigüedad.

Te puede interesar