La brisa fétida que ahoga a Puno

En plena ciudad. Vecinos se quejan que a diario respiran olores hediondos de lagunas de oxidación.

10 Sep 2017 | 9:37 h

La zona sur de la ciudad de Puno fue bautizada popularmente como “Buenos Aires”. El nombre no tiene nada que ver con Argentina, país del crack Lionel Messi, ni con que en el lugar se respire aire puro. Todo lo contrario: es una ironía de la gente que habita y pasa por ahí, ante los insoportables olores fétidos de las dos lagunas de oxidación.

Estas pozas colindan con el lago Titicaca y con 20 barrios del área sur de la ciudad. Cada segundo se depositan 250 litros de agua de desagüe en estos depósitos. Su capacidad de almacenamiento colapsó hace años por la colmatación de lodos. En el día la brisa que va de este a oeste se encarga de expandir los olores hediondos que emanan, como ventilador al corazón de la ciudad que está a solo unas cuantas cuadras.

PUEDES VER: El vía crucis para construir el hospital Antonio Lorena de Cusco

“Ya no se puede vivir con tranquilidad. Durante el almuerzo familiar se percibe el olor a desagüe”, se quejó Nilda Vilca pobladora del barrio Chanu Chanu.  

Gabriela Carrasco Marón, otra vecina, asegura que la fetidez es insoportable en días soleados. “Cada año es peor”, cuestionó. Advirtió que la hediondez se siente más en los barrios cada vez más alejados. 

Pese a esta realidad, el Gobierno Central decidió aplazar la licitación de las siete Plantas de Tratamiento de Aguas Residuales (PTAR) para descontaminar el lago Titicaca para agosto de 2018, cuando se esperaba que el proceso iniciara en diciembre de 2017. 

“Claro, como el presidente y sus ministros no respiran malos olores, qué les va a importar (las PTAR)", señaló Richard Tipo secretario del Frente de Organizaciones Populares (FOP). El dirigente recordó que las plantas permitirán tratar las aguas servidas de la ciudad, eliminando malos olores. Además se evitará que el desagüe ingrese a la bahía interior del Titicaca.

Te puede interesar