Carretera Hiram Bingham: la pelea por la mina de oro de Machu Picchu

Medida. Jueza ordena que vía que une Aguas Calientes con Machu Picchu, que está en manos de Consettur, también opere el Consorcio Machupicchu. Consettur dice que tiene derecho a administrarla hasta 2025. Municipalidad de Urubamba se niega a implementar medida. Apeló decisión judicial.

24 Ago 2017 | 13:03 h

La carretera Hiram Bingham es una mina de oro para el consorcio Consettur. Es una breve vía que une Aguas Calientes con la Ciudadela Inca de Machupicchu.

Un turista extranjero adulto paga 24 dólares por el transporte (ida y vuelta) de siete kilómetros entre el pueblo y la maravilla mundial. Los menores y nacionales tienen tarifas más bajas pero siempre en dólares (ver segunda fotografía).

PUEDES VER: Las primeras fotografías de Machupicchu [FOTOS]

Recorrer la carretera toma entre 20 y 30 minutos. Para muchos se trata del tramo más corto y a la vez más caro de Sudamérica. Un pasaje económico entre Cusco y Arequipa cuesta igual que el ticket de Consettur para foráneos adultos, y el doble del precio de un boleto de Cusco a Puno.

Consettur opera en solitario la vía desde el 23 de agosto de 1995. Su flota de 22 buses empieza a operar a las 5.30 de la mañana. Cada unidad sale con un intervalo de apenas diez minutos. Se estima que a diario traslada unos 4 mil turistas. En 2016, Consettur informó que cada año tenía una facturación entre 52 y 56 millones de soles.

Desde hace un década hubo intentos de varias empresas para entrar a operar en esa ruta, pero Consettur tiene la concesión hasta 2025. El contrato lo firmó el congresista Benicio Ríos cuando era alcalde de Urubamba en 2006.

No obstante, el 11 de agosto pasado la titular del Primer Juzgado Mixto de Santiago, Bony Eve Gamarra Flores, admitió una medida cautelar presentada por el Consorcio Machupicchu Pueblo para que pueda operar en la carretera Hiram Bingham.

El gerente del Consorcio Machupicchu Pueblo, Edgar Hugo Ríos Zapana, alegó que hay un abuso en el usufructo de la ruta y se afecta varios derechos constitucionales. 

La jueza Gamarra admitió que se estarían vulnerando los derechos a la libre competencia, libre empresa y al trabajo. “Se estaría recortando el derecho de trabajo y la libre competencia, el peligro irreparable es que el solicitante habría comprado sus vehículos para prestar sus servicios en la ruta Machupicchu Pueblo-Ciudadela Inca”, se refiere en la resolución.

Por eso ordenó que Consettur use 12 buses de los 24 que permite la capacidad de carga de la vía Hiram Bingham y los otros 12 el nuevo consorcio. La Municipalidad Provincial de Urubamba debe en consecuencia autorizar “el uso de la vía municipal, de paraderos y estaciones en la ruta antes mencionada y que Consettur comparta la ruta con el Consorcio Machupicchu Pueblo”.

Además, ordenó que la comuna distrital de Machupicchu disponga el ingreso del nuevo consorcio en las mismas condiciones y equitativamente.

La comuna de Urubamba no acatará esa disposición judicial. Tampoco lo hará la  Municipalidad de Machupicchu porque es accionista de Consettur.

Roland Huancanina, asesor de la Municipalidad de Urubamba, presentó una apelación a la medida cautelar. “Es una resolución prevaricadora, traída de los cabellos. Estamos objetando esa decisión”, explicó.

Huancanina refirió que son tres empresas creadas en 2016 en Calca las que se han unido para presentar la medida constitucional. “Tienen menos de un año de vigencia. Si revisa si esas empresas tienen patrimonio o al menos un vehículo, no tienen una sola carretilla”, anotó.

En efecto, la empresa demandante se constituyó el 13 de octubre de 2016. En Sunat no posee muchos datos. Ni siquiera registra número de trabajadores.

Será una sala superior de la Corte  la que determine si acaba el privilegio de Consettur y entra la otra empresa a competir, o se mantiene a un solo operador en la fructífera ruta hacia la maravilla mundial.

Te puede interesar