Anemia en gestantes agudiza problemas en primera infancia

ESTADÍSTICA. En el 2016, la anemia en infantes entre 6 y 36 meses se incrementó a 42,8%. Hasta febrero del 2017 se registraron 4 muertes maternas.

16 Jul 2017 | 21:12 h

Piura. Los indicadores de desnutrición y anemia infantil son flagelos que los entes del gobierno aún no logran combatir. Pese a los esfuerzos, los indicadores siguen preocupando, sobre todo tras los embates de El Niño costero que afectaron  la región.

De acuerdo a los resultados de la Encuesta Demográfica y de Salud Familiar –ENDES–, la anemia en niños y niñas entre 6 y 36 meses de edad se incrementó de 35,9% en el año 2015 a 42,8% en el 2016, subiendo 6.9%.

Esto, explicó la secretaria técnica de la Mesa de Concertación para la Lucha Contra la Pobreza, Berenice Adriano Olaya, preocupa porque los infantes no estarían recibiendo una atención de calidad desde el periodo prenatal, sobre todo en los quintiles uno y dos.

Y es que, agregó, el 70% de las gestantes piuranas que presentan cuadros de anemia radican en la sierra, lo cual explicaría los altos índices de desnutrición infantil en esta parte de la región. 

Hasta febrero del 2017 (antes del desborde), según la Oficina Regional de Epidemiología de la Dirección Regional de Salud, se reportaron 4 muertes maternas. 

“Se debe trabajar por la primera infancia desde la etapa de gestación, que la madre cuente con los controles prenatales, que se asegure un parto institucional y finalmente el niño cuente con los paquetes completos que garanticen su salud. Para afrontar este problema no solo es necesario trabajar con los infantes sino proteger a la mujer durante su embarazo”, refirió.

SIN AGUA

Pero ello, añadió, no solo pasa por efectivizar las acciones en salud, sino también en asegurar los servicios básicos como dotar a la población de agua potable de calidad. 

De acuerdo al Plan Articulado Regional para la Primera Infancia 2017-2018, un total de 1,264 centros poblados no cuentan con sistema de agua potable convencional.

“Afrontar el problema pasa por tema de voluntad política y corresponsabilidad, por el acceso al agua de calidad, porque podemos darles todas las chispitas a los niños pero si no se garantiza la calidad del agua no se reducirían los índices. Ahora estamos en un buen momento para articular fuerzas y efectivizar las acciones”, sostuvo.

ALBERGUES 

Cabe destacar que La Republica puso en evidencia esta grave problemática que afecta a los niños en los albergues. 

En mayo de este año, de los 474 menores evaluados por la Dirección Regional de Salud, 151 padecían desnutrición crónica, mientras 173 estaban en riesgo de contraerlo.

No obstante a la fecha, asegura la Diresa, tras un trabajo conjunto que desarrolla la Unicef en la población refugiada en los albergues del Km. 980 y San Pablo, de los 794 niños menores de cinco años evaluados, 4 de ellos padecen de desnutrición aguda (0.5%) y 46 (5%) están en riesgo de padecerla. 

Te puede interesar