Cuatro muertos dejó este fin de semana en el norte

Trágico. Dos de las víctimas fueron abatidas de quince disparos en Huancabamba y dos murieron en la carretera de La Libertad. 

13 Jun 2017 | 4:15 h

Norte. Los accidentes de tránsito y asesinatos siguen siendo un grave problema en la sociedad. Esta vez dos jóvenes murieron tras ser baleados la madrugada del lunes cuando se divertían en un baile popular en honor al aniversario de una institución educativa de la provincia de Huancabamba. Mientras que dos primos perdieron la vida en la vía del departamento de La Libertad.
El primer hecho se registró cerca de la una de la madrugada, en la I.E. San Antonio del centro poblado Salalá, distrito de Carmen de la Frontera, provincia de Huancabamba. Ahí se encontraban departiendo los amigos Heyner Neyra Alberca (27) y José Isaías García Águila (21), sin presagiar que minutos después iban a ser asesinados por Abimael Peña Neyra (28) (a) “Ñato”.
Se conoció que durante la fiesta bailable, el hermano menor del asesino protagonizó una pelea contra los dos occisos. De pronto Abimael Peña, cegado por el alcohol, sacó a relucir un arma de fuego, ultimando a sus víctimas de quince balazos.
“Según la necropsia de ley, Heymer Neyra ha recibido siete disparos y José murió luego de recibir ocho disparos”, precisó una fuente policial.
En tanto, en el departamento de La Libertad se registró un violento choque entre un auto y una combi de la empresa de transporte “Isabelita”, dejando a dos personas muertas y cinco heridas.
El accidente se registró a las ocho de la noche en el kilómetro 28 de la carretera de penetración a la serranía liberteña, en el cruce del distrito Simbal. La combi con matrícula T4K-963 retornaba de la provincia de Otuzco a Trujillo cuando colisionó con el auto de placa BZ-1607, color rojo, que habría invadido el carril contrario.
En el acto murieron César Lázaro Castro y su primo Niler Marcos Lázaro Rodríguez, quienes viajaban en el vehículo particular conducido por Mario Jorge Valdez Lázaro, quien se encuentra grave. Ellos retornaban hacia Poroto tras participar en un campeonato de fulbito en Simbal.

Te puede interesar