Tacna: En condiciones deplorables el Instituto Vigil educa a jóvenes

Carencias. Estudiantes de Producción Agropecuaria no cuentan con áreas para crianza de aves ni laboratorios desde hace años. Techos de aulas se caen por polillas y baños son insalubres. Animales en estado de desnutrición por falta de forraje.  

2 Jun 2017 | 9:03 h

Los estudiantes de la carrera de Producción Agropecuaria del Instituto Tecnológico Francisco González Vigil realizaron ayer una protesta denunciando la mala administración  y el abandono del Fundo Calana, recinto donde reciben su educación teórica y práctica.

El fundo, propiedad del instituto, alberga a 80 estudiantes y cuenta con una extensión de 34 hectáreas. John Vilca, alumno del último año de la carrera, detalló que el área para crianza de aves se encuentra en estado de abandono al igual que el área para cultivo hidropónico. Para aprender sobre aves, los docentes llevan a los estudiantes a una granja privada donde con ciertas restricciones realizan sus clases.

PUEDES VER: Deuda social a educadores de Moquegua supera los S/180 millones

"De cultivos hidropónicos solo sabemos teoría porque nunca hemos hecho clase práctica. Nos quejamos por esta situación pero nunca se hizo nada", sostuvo John.

La administración del instituto ha alquilado una de las parcelas del fundo para la crianza de porcinos. Los estudiantes tampoco tienen acceso libre a esta área pero se les permite estudiar a estos animales en ciertos horarios.

También se cuestiona la venta irregular de los animales del instituto. La pasada semana, la administración vendió 3 vacas de raza Holstein a S/3500 argumentando que estaban desnutridas y ya no se podía hacer nada por mejorarlas. El docente Gerónimo Coila Choque refirió que ningún médico veterinario certificó la condición de los animales para su venta. El vicepresidente de la junta directiva de los estudiantes, Juan Josué Carpio, detalló  que se vendieron también cinco corderos a mil soles. Sobre el destino del dinero aún no se ha rendido cuentas.

POLILLAS Y BAÑOS

Las aulas y servicios higiénicos del instituto lucen abandonados como si no fueran habitados hace años. La madera de los techos se cae a pedazos por la acción de las polillas y las puertas carecen de seguros. El laboratorio de cómputo permanece cerrado con una veintena de computadoras empolvadas y en desuso. 

Ayer los estudiantes, el director del instituto, Carlos Ventura Flores, y representantes de la Dirección Regional de Educación mantuvieron una reunión de más de cinco horas para abordar la problemática de la carrera. En la cita, a cada cuestionamiento la dirección argumentaba que el fundo carecía de saneamiento, lo cual les impedía realizar inversiones. 

El representante de los estudiantes, Juan Josué Carpio, advirtió que la crisis en la carrera proviene desde el 2013 y que hasta la fecha no existe una voluntad firme de darle una solución progresiva. En la cita, las autoridades se comprometieron a rendir cuentas sobre la venta de los animales en la brevedad. 

Te puede interesar