Contraloría detecta riesgos en el puente Bella Unión y el bypass de 28 de Julio

Revisión. Detectó fisuras y desgaste en túnel y vías auxiliares del paso a desnivel, lo que genera riesgo para las personas. El puente Bella Unión no se construye como había sido aprobado.

19 May 2017 | 1:35 h

El bypass de 28 de Julio y el puente Bella Unión, ambas obras de la actual gestión de la Municipalidad de Lima, vuelven a estar bajo la mira de la Contraloría por sus preocupantes deficiencias técnicas.

La primera de estas obras, inaugurada en abril del 2017, ya presenta “deterioros prematuros en las superficies” del paso inferior y en las vías auxiliares de las avenidas Arequipa, República de Chile, 28 de Julio y Garcilaso de la Vega.

PUEDES VER: Contraloría encontró riesgos en By-pass 28 de julio y puente Bella Unión

La Contraloría detectó que la capa asfáltica se ha desgastado, han aparecido fisuras, ahuellamientos (surcos) y baches. Estos defectos afectan “la calidad y vida útil de dicha estructura, la prestación del adecuado servicio y la integridad física de los usuarios y peatones”.

Similares defectos ya habían sido denunciados en redes sociales en enero y abril de este año. En respuesta, la Municipalidad de Lima parchó algunas rajaduras, pero estas han aparecido nuevamente.

La comuna metropolitana indicó a La República que por el momento no se pronunciarán sobre el tema.

En relación con el puente Bella Unión, que el alcalde Luis Castañeda prometió entregar el 15 de julio próximo, la Contraloría advirtió que no se han subsanado las observaciones formuladas en marzo pasado.

En aquella ocasión, como se recuerda, se alertó que la nueva estructura no se está construyendo de acuerdo a los detalles técnicos que se aprobaron en su plan maestro.

En el diseño original, el puente Bella Unión debía ser uno atirantado, pero en lugar de eso se ha construido una “estructura apoyada sin pilar central”. En abril pasado, según confesó uno de los ingenieros que supervisaron la obra, se supo que el diseño de la estructura había sido alterado sobre la marcha.

La Contraloría alertó que la construcción del puente se inició sin que se tenga aprobado el estudio definitivo de ingeniería. El municipio de Lima tampoco accedió a pronunciarse sobre estos cuestionamientos.

Te puede interesar