Dictan solo 2 años de prisión suspendida para activista que dañó Líneas de Nasca

18 May 2017 | 19:00 h

A pesar del daño que provocó al patrimonio histórico peruano, el activista austriaco Wolfgang Sadik, de la organización internacional Greenpeace, solo fue condenado a dos años y cuatro meses de prisión suspendida por ingresar sin autorización a las Líneas de Nasca (región Ica).

En diciembre del 2014, dicho sujeto, acompañado de otros activistas, caminaron hasta el geoglifo del colibrí, ubicado en una zona intangible, para escribir un mensaje contra el cambio climático.

En dicho lugar, Sadik y sus cómplices escribieron en el suelo las palabras: “Time for change! The future is renewable” (“Tiempo de cambio: el futuro es renovable”). Esta intervención provocó daños irreparables en la mencionada figura.

Luego de casi dos años de proceso judicial, además de la indulgente condena, la jueza Roxana Zavala ordenó que Sadik pague 650 mil soles como reparación civil.

El activista se acogió a la confesión anticipada y se declaró culpable de los delitos que le imputaban.

A la audiencia no se presentaron los demás activistas que son procesados por daño al patrimonio. Entre ellos se encuentran los argentinos Rodrigo Miguel Abd y Mauro Fernández, la alemana Isis Wiedmann y el colombiano Herbert Augusto Villarriaga Salgado.

AP

Te puede interesar