Detectan cinco posibles casos del juego ‘ballena azul’ en Los Olivos [VIDEO]

Alarma en Lima. Se trata de alumnas de secundaria del colegio Jorge Basadre Grohmann. Dirección tomó rápidas acciones pidiendo la ayuda de la Defensoría del Pueblo y el Ministerio Público. Padres no sabían de las lesiones que tenían sus hijas.

11 May 2017 | 1:20 h

El macabro juego de retos llamado 'ballena azul' ha llegado a Lima. En el colegio Jorge Basadre Grohmann de Los Olivos se reportaron cinco casos de alumnas que se han autoinfligido recientemente cortes en el antebrazo.

El director de este centro educativo, José Alcides López, aseguró que los reportes se han dado entre el martes y ayer miércoles tras la intervención de los auxiliares durante su recorrido por las aulas. El martes se reportaron dos casos y ayer tres.

PUEDES VER: Conozca lo peligroso que puede ser el 'juego' de la Ballena Azul

Son cinco niñas de entre 11 y 13 años que cursan el primer grado de secundaria en distintas secciones. Según el director, los padres de las estudiantes fueron citados y, para su sorpresa, ninguno de ellos sabía sobre las heridas. "En estos casos he notado una tremenda dejadez de los padres, son muy visibles esos cortes".

 

Algunas de las menores tienen hasta treinta cortes, unos más recientes que otros. Es más, se descubrió que una de ellas se viene produciendo cortes desde que estaba en quinto de primaria y tiene muy bajo rendimiento.

Toma de acciones

Al ser interrogadas por el director, ellas manifestaron tener problemas en casa y que lo hacen a escondidas, en casa, mas no en la escuela. "Ninguna de ellas manifiesta haber jugado la 'ballena azul', sino que lo hicieron por otros motivos... Dicen que lo han hecho con una tijera y que no les causa dolor, pero sí sienten una especie una satisfacción", señaló preocupado José Alcides.

Hoy, una psicóloga designada por la UGEL 02 atenderá personalmente el caso de estas alumnas. El colegio, además, ha contactado a la Defensoría del Pueblo para que profesionales evalúen y determinen si las niñas se han hecho estos cortes al participar del juego de la 'ballena azul' o por problemas familiares que llevan a la depresión.

Asimismo, el Ministerio Público, por petición del plantel, brindará este 23 de mayo una charla de orientación a los padres de familia en cuanto a su responsabilidad legal en la crianza de sus hijos. También, ofrecerá charlas de orientación este 19 de mayo a los escolares de primero a quinto de secundaria .

Las historias también ha sido derivadas a los especialistas de la Defensoría Escolar del Niño y Adolescente (Desna) que velarán por la protección de las escolares.

"Pido a los padres de familia asumir su paternidad en casa y brindar un tiempo aunque sea muy pequeño a sus hijos. Justamente en esta etapa de la adolescencia necesitan más atención, pero los padres dejan esta función para dedicarse más al trabajo, llegan cansados a casa y no quieren saber nada. Piensan que el colegio los debe atender y ocuparse de todo", lamentó el director José Alcides.

"Que quede claro que los escolares no se cortan en el colegio sino en su casa, en horas de la noche porque papá y mamá trabajan y no llegan a casa hasta altas horas", adujo.

Por su parte, el Ministerio de Educación informó que no tiene reportes de forma oficial sobre este caso ni de otros en Lima. Sin embargo, recordó que el reto de la 'ballena azul' no es un juego porque pone en peligro la vida de los menores. Pidió a los padres que estén atentos a la rutina y a los cambios de humor de sus hijos, en especial a señales de alerta como irritabilidad, tristeza, aislamiento social y frustración.

Se debe destacar que el creador de la 'ballena azul' es el ruso Philipp Budeikin, un ex estudiante de psicología de 21 años, quien tras su detención dijo que las víctimas eran "residuos biológicos" y que estaban "felices de morir". Su objetivo, según sus palabras, no es otro que "limpiar la sociedad". En Argentina y Colombia ya se han registrado muertes de adolescentes por este 'juego'.

La prevención pasa por la comunicación, por César Uribe

Para evitar este tipo de juegos lo fundamental es tener una relación de comunicación muy cercana con los hijos. Si estamos hablando de adolescentes, hay que acercarnos mucho más porque es la etapa más difícil.

Estrechar la confianza nos va a permitir tener conocimiento de las actividades que los hijos realizan, también sobre el uso de redes en el hogar y conocer qué tipos de usos hacen ellos de sus redes sociales.

Hoy estamos en familia, pero todos están con el celular en la mano. Hay que abandonar los aspectos tecnológicos y disfrutar de una conversación en la mesa o cuando vamos de paseo. La prevención no pasa por un mayor control sino por más comunicación, confianza, por compartir más espacios de afecto y cariño y recreación familiar.

Te puede interesar