Lluvias dejaron a los niños sin hogar, sin colegios y sin alegría

A tener en cuenta. Son más de 300 mil los niños y niñas afectados por el fenómeno El Niño costero, según la ONG Save the Children. Organización pide proteger a los menores de la violencia física y sexual, la trata y deserción escolar.

5 Abr 2017 | 1:15 h

¿Luego de la tormenta llega la calma? No necesariamente, sobre todo para los miles de damnificados que tendrán que seguir luchando ante la adversidad luego de haber sobrevivido a eventos naturales de gran impacto como ha sido El Niño costero, en el Perú.

Entre el amplio universo de más de un millón de peruanos afectados y damnificados que hay hasta el momento, existe un grupo que requiere especial atención: los 366,782 niños y niñas impactados por las desgracias que trajeron las lluvias en el país.

PUEDES VER: Catacaos exige se reparen los diques de defensa ribereña

"Las catástrofes interrumpen el desarrollo educativo de los niños y pueden causarles graves traumas psicológicos. Asimismo, muchos son separados de sus familias y quedan expuestos a la explotación y el abuso", señala una contundente conclusión de Unicef del año 2014, a propósito de la conmemoración del Día Internacional para la Reducción de los Desastres Naturales.

Y volviendo al 2017, la labor del cuidado y protección por parte del Estado y la sociedad civil organizada hacia este grupo poblacional vulnerable se vuelve entonces un tema impostergable. Así lo advierte María Villalobos León, directora de la ONG Save the Children para Perú y Ecuador.

Situación actual

"Tenemos un aproximado de 2 millones de niños que hoy no pueden ir a la escuela, ya sea porque están damnificados o porque su escuela está inhabitable, o porque el local está siendo usado como albergue, y eso es preocupante", señala la investigadora.

Villalobos León agrega que los equipos de Save the Children que realizan trabajos de campo, tanto en Lambayeque, Piura y Lima (en Carapongo y Chosica) evidencian que los menores afectados no son solo los impactados directamente por el desborde de ríos o huaicos, sino también por enfermedades.

Además, muchos se encuentran hacinados debido a la falta de carpas. "Hay zonas de sobrevivencia pura, y aunque se ve el esfuerzo de los ministros por llegar a los afectados, aún la ayuda es insuficiente", recalca.

El departamento que concentra el mayor número de niños y niñas afectados por las fuertes lluvias es, sin duda, Piura, con 105,106.

Los equipos de campo de esta organización internacional han evidenciado que al Estado le cuesta llegar a las zonas más alejadas y es la población de la zona rural la que presenta mayor desprotección.

"Por otro lado, cuando empiecen a restablecerse las posibilidades de que todos los niños vayan a la escuela, los chicos serán los que tendrán mayor chance de acudir. Hemos visto en las carpas que quienes están a cargo del cuidado de los hermanitos menores son las niñas o adolescentes, debido a que los padres están saliendo a buscar ayuda o a trabajar en lo que puedan. Con este rol encargado, acudir a la escuela se torna más lejano para ellas", afirma María Villalobos.

Sobre los riesgos

"Nuestros niños se enfrentan al estrés propio y al de sus padres, porque están desbordados literalmente por tanta desgracia; también están expuestos a la violencia física y sexual. Son más vulnerables a los casos de trata porque personas desconocidas pueden llegar a los albergues y llevarse a los menores o, bajo el pretexto de brindarles apoyo, los padres terminan entregando a sus hijos a personas que se ofrecen a cuidarlos".

"Es importante que todas las organizaciones lleguen a los albergues con materiales y espacios de acompañamiento", insiste la directora de Save the Children.

Si no existe dicho acompañamiento que permita liberar del estrés a los afectados, por consiguiente surgirán los conflictos, incluso dentro de los propios albergues y entre los propios afectados.

Un albergue es un sistema de convivencia temporal donde debe haber organización sobre los momentos de alimentación (horarios), seguridad (brigadas de vigilancia) y rutinas diversas. Para Villalobos León, esto no está funcionando bien.

Ayudar eficazmente

En lo que a ayuda se refiere, los peruanos han demostrado su solidaridad, pero es importante saber cómo ayudar.

"Sabemos que hay afectados que han recibido hasta cinco raciones de comida en un día, pero al día siguiente no tuvieron nada, o de donantes que han llevado agua para 50 personas, pero el grupo era de 80 y debido a que todos querían recibirla, se generaron conflictos; pues bien, lo mejor es identificar a los líderes comunitarios y preguntarles qué necesitan y a dónde llevar la ayuda", sugiere Villalobos.

Se requiere personal profesional en estos albergues, urgente, como psicólogos, terapeutas, entre otros.

Y, a propósito de la ayuda, con el término de las lluvias asociadas a El Niño costero, es probable que cada vez se hable menos de los afectados con el paso de los días. "Entonces es obligación de los alcaldes y gobernadores mantener vivas las esperanzas de la gente y el interés de las autoridades centrales", anota.

Milagro de la vida

Y como para no perder la fe en los niños, ayer, el nacimiento de una bebé en un helicóptero del Ejército en Lambayeque puso en evidencia la necesidad de continuar apoyando a los más afectados en esa región.

Así, María Josefa Pingo Sánchez pudo ser rescatada y asistida para tener en brazos a su pequeña.

El coronel FAP Javier Tryon Carbone narró la feliz anécdota por la que pasó su equipo de trabajo.

"Nos comunicamos con un familiar quien nos brindó información vaga para llegar al punto. Este se encontraba en medio del desierto, donde no había nada, sin coordenadas, le pedimos a los pobladores que enciendan una llanta para que el humo nos guíe hacia ellos, lo cual se hizo de manera positiva y el helicóptero se aproximó a la zona".

Proyectos

  • Reconstrucción. Congresistas de APP presentaron varios proyectos que buscan sancionar a los que lucren con donaciones y recursos asignados. También se pidió conformar una comisión para seguir la reconstrucción del norte del país.
  • Reprogramar. El legislador Jorge del Castillo propuso dar plazos a los agricultores y productores que se encuentren en morosidad en zonas de emergencia.
  • Seguridad. El Frente Amplio propuso más recursos para la prevención.

 

Te puede interesar