El río Huaycoloro volvió a resonar

De cauce polvoriento y sucio, con laderas repletas de basura; este río de 40 kilómetros se ha convertido en una amenaza. Hasta el momento ha afectado a unas 200 familias de dos distritos de Lima con solo un desborde.

5 Feb 2017 | 1:30 h

En los últimos días, el miedo rondó entre los vecinos que habitan las márgenes del río Huaycoloro. Los continuos huaicos que ocurren en la sierra de Lima provocaron la alarma en la población que veían cómo sus viviendas eran inundadas por el agua y el lodo. Más de 280 familias de San Juan de Lurigancho y Huachipa quedaron afectadas por el desborde de este torrente.

Pero, ¿de dónde nace el río Huaycoloro?, ¿cómo es que logra generar tanto impacto?

PUEDES VER: Huaycoloro: proyecto para construir muro de contención se aprobó en enero

Técnicos de la Autoridad Nacional del Agua (ANA) indican que este río es una quebrada seca que nace en la zona de Cajamarquilla y Jicamarca, en la provincia limeña de Huarochirí, y que se encuentra en la cuenca del río Rímac.

“Su cauce seco y sucio, sus laderas repletas de basura, se han convertido en botaderos y desagües. A pesar de que se le considera un río, las aguas del Huaycoloro no son de origen glaciar, no vienen de ninguna laguna, ni del subsuelo, ni lo alimenta ninguna fuente natural. Su caudal se forma solo en épocas de lluvias. Y el resto del tiempo solo conduce descargas de aguas residuales de plantas industriales que se ubican en la zona” comenta Eva Mori especialista de la ANA.

La población de Campoy, afectada por la emergencia del último jueves, debería estar en alerta permanente, pues en sus aproximadamente 46 kilómetros de extensión, el Huaycoloro tiene 255 fuentes contaminantes, 71 vertimientos de aguas residuales, 70 tuberías de aguas domésticas, 114 botaderos de residuos sólidos domésticos y de construcción, además de 11 canales de regadíos.

Por ello este río, considerado afluente de la cuenca media del río Rímac, cuenta con una alta presencia de metales pesados, donde predomina el plomo, el fósforo y el arsénico.

En un recorrido que realizó La República, se pudo apreciar que en las laderas del Huaycoloro hay asentadas fábricas textiles, de bebidas, de insumos para la construcción y de producción de alimentos.

Algunas de ellas, incluso, han realizado obras para modificar el cauce del torrente; han construido puentes, veredas y pistas. Además, en la zona de Huachipa hay una gran cantidad de asentamientos humanos, clubes de esparcimiento y urbanizaciones. Todo ello cerca al río.

Además, hay ladrilleras y botaderos de desmonte que bloquean el cauce del Huaycoloro. Todo esto se puede apreciar desde el puente el Tumi, en la avenida Las Torres, en Huachipa.

En ese lugar la tierra se torna roja o azul, por los desechos que arrojan las empresas que se ubican en las laderas. Por ello el agua deja de ser marrón y adopta un color extraño.

Retiro de pobladores

En el lugar encontramos a Alejandro Anchanya Huaitaya, presidente del asentamiento humano Villa Leticia, en Cajamarquilla. El dirigente indica que el crecimiento desmedido de la población hizo que algunas familias se asienten en la faja de la ribera del rio.

Recordó que varios pobladores salieron de la zona de la quebrada por estar en riesgo. "Unas 42 familias de la asociación Las Torres de Cajamarquilla fueron retiradas del lugar y reubicadas en otra parte del distrito", dijo.

“La población se viene organizando, la colocación de hitos ha ayudado a que se respete el cauce del Huaycoloro. Pero en el trayecto se observan vías carrozables para carros y accesos para peatones, lo cual ocupa el cauce de la quebrada del Huaycoloro”, refiere Anchanya, quien señala que es urgente la construcción de puentes.

El ANA recuerda que hace tres años se señalizó la faja marginal del río Huaycoloro y cada zona debe contar con los hitos de señalización donde se marca el inicio y el fin de este torrente seco, desde Cajamarquilla hasta su desembocadura en el río Rímac.

El arqueólogo Julio Abanto, especialista en procesos culturales de los pueblos de las zonas alejadas de Lima, explicó que el término huaico en el dialecto quechua significa quebrada. Y señala que los orígenes del Huaycoloro se encuentran en la sierra de Lima, sobre los 3.100 metros sobre el nivel del mar.

Y agrega con pesar que este río se ha convertido en un botadero de basura y criadero de chanchos.

“Cuando llueve en la sierra, en la zona de altas montañas se acumula el agua de la lluvia, la cual discurre por un embudo gigantesco y luego baja con mucha fuerza, cargando barro y roca que destruye lo que encuentra a su paso”, explica.

El historiador indica que al realizar un trabajo de campo vio que varios botaderos de basura se habían convertido en centros de engorde de cerdos. "Además, la gente quema la basura, provocando contaminación en la zona".

Responsabilidad local

Los alcaldes de San Juan de Lurigancho y Huachipa han recibido en los últimos días la queja de la población que siente que los trabajos de prevención no han sido suficientes. La zona de Encalada, en Huachipa, fue una de las afectadas luego que el río Huaycoloro se desbordara provocando que las casas queden inundadas.

Ante el clamor de la gente, el alcalde de Huachipa, Rogelio Ruiz Portocarrero, respondió que su comuna no cuenta con los recursos para hacer trabajos de descolmatación del río y responsabilizó al gobierno Central por los daños "debido a que hace seis meses pedí el apoyo y no fuimos escuchados ni atendidos".

A su turno, el alcalde de San Juan de Lurigancho, Juan Navarro, señala que en la zona afectada trabajan volquetes, cargadores frontales, hidrojets y un camión cisterna de propiedad del Ministerio de Viivienda, la Municipalidad de Lima y Sedapal.

Navarro manifesta que durante semanas previas a las lluvias se realizó la descolmatación del río Huaycoloro.

"Hemos trabajado en la descolmatación del rio, en algunas zonas no hemos podido ingresar debido a que hay viviendas o empresas que no permiten nuestro ingreso. Además se levantaron 300 muros de contención, pero la naturaleza es así, impredecible ", señaló el burgomaestre.

Agregó que un huaico previo al desborde del jueves paralizó las obras de descolmatación. Y aún así cree que los damnificados pudieron ser más si no trabajaba su comuna semanas antes de la emergencia.

DATO

  • Trabajadores de la Municipalidad de Lima culminaron el retiro de las estructuras del puente en la autopista Ramiro Prialé que había quedado dañado tras la crecida del río Huaycoloro. Ahora todo queda listo para instalar el puente metálico y restablecer el tránsito entre Lima y el centro del país. ‘Bailey’ proporcionado por el Ministerio de Transportes y Comunicaciones (MTC).

Te puede interesar