Enfen confirma: Tenemos un Niño costero débil que va cobrando fuerza

Fenómeno atípico. Comité técnico del estudio de El Niño señala que existen las condiciones climáticas para que evento vaya en desarrollo, lo que significa que será más destructivo.  Lluvias han dejado seis fallecidos en Lima, Piura y Lambayeque solo en lo que va de febrero. Huaicos continúan en la capital

4 Feb 2017 | 1:24 h

Fuertes lluvias, huaicos, desbordes e inundaciones; el Perú se encuentra en emergencia y la población de las regiones afectadas continúa clamando ayuda urgente. 
 
Y, frente a este panorama de colapso, ya existe una explicación más clara para todo lo que viene ocurriendo: un Niño costero débil. El evento  ha llegado al litoral peruano y, según el Estudio Nacional del Fenómeno El Niño (Enfen), existe alta probabilidad de que vaya en desarrollo.
 

Un niño peligroso

"Hasta el mes de diciembre estaba dentro del rango normal la temperatura superficial del mar, incluso las condiciones en todo el Pacífico eran más bien frías". 
 
Lo que hemos tenido durante enero ha sido un debilitamiento súbito del sistema de vientos. Esto favoreció el transporte de aire húmedo continental y la formación de fuertes precipitaciones en el norte y sur del país: Ica, Arequipa y las partes altas de la cuenca del Rímac. 
 
"El calentamiento del mar continuó y por eso hemos tenido estas lluvias tan intensas", explicó Dimitri Gutiérrez, coordinador técnico del Enfen.
 
El especialista agregó que este Niño costero ubicado frente al litoral del Perú y el Ecuador "tiene todas las condiciones para desarrollarse con mayor intensidad en las próximas semanas". 
 
La probabilidad de que las mismas lluvias que soporta la costa del Perú durante febrero se repitan es alta y también pasaría lo mismo en la sierra central y sierra sur.

Víctimas en lima

Este temporal atípico e intenso ha cobrado, solo en lo que va de febrero, al menos seis víctimas mortales. 
 
Los dos primeros fallecidos de Lima se registraron en la provincia de Huarochirí.
 
El médico encargado de la Micro Red Ricardo Palma (Huarochirí), Luis Montalvo Heredia, y el chofer Jesús Aguirre fallecieron luego de que la camioneta en la que se trasladaban hacia el Centro de Salud Santiago de Tuna (Huarochirí), para apoyar en las asistencias médicas a los pobladores que habitan en zonas de difícil acceso, resultara desbarrancada producto del paso de un huaico que envolvió a la unidad.
 
Al lugar también llegaron brigadistas de salud y personal del Sistema de Atención Móvil de Urgencias (SAMU), según informó el Ministerio de Salud.
 
Por otro lado, luego de la gran inundación que se generó en San Juan de Lurigancho producto del desborde del río Huaycoloro, nuevas emergencias se registraron en Lima.
 
En las primeras horas de ayer, en el distrito de Punta Hermosa, un huaico proveniente de la quebrada Malanche, en Huarochirí, irrumpió en el centro poblado de Villa Navarro y la Asociación de Ganaderos Sumacpacha, y desembocó luego en la playa del distrito.
 
A las 2:00 a.m., vecinos de Villa Navarro se vieron sorprendidos por el evento, pero al percibir que se trataba solo de un huaico de baja intensidad –casi parecido a un riachuelo– improvisaron un pequeño puente artesanal de madera para cruzar hacia la Asociación Ganadera Sumacpacha. 
 
"No ha habido ninguna víctima que lamentar ni pérdidas materiales en la Villa y en ningún otro lugar, pero este huaico sí que nos ha sorprendido porque no sucedía hace 20 años", manifestó un representante de la municipalidad de Punta Hermosa.
 
Igualmente, en la Asociación Sumacpacha no hubo víctimas ni daños en hogares, pero sí algunas pérdidas de ganado.
 
"No hubo personas afectadas, solo algunos animales muertos producto del huaico", indicó Rodolfo Rodríguez, jefe del área de seguridad de dicha asociación.
 
Ya por la tarde, en Chaclacayo, nuevamente un huaico descendió por la avenida Los Laureles, afectando a los vecinos de la zona y generando tránsito lento e interrupciones en la Carretera Central.
 
David Aponte, alcalde distrital, dijo que, pese a la limpieza de los diques de la quebrada activada, la fuerza de las lluvias sobrepasa la capacidad de respuesta de la comuna distrital.

El norte en emergencia

Tras la fuerte lluvia de trece horas que se registró en la ciudad de Chiclayo, así como en toda la región Lambayeque, ayer nuevamente esta zona del norte del Perú soportó aproximadamente doce horas de lluvias continuas y de gran volumen.
 
El Centro de Operaciones de Emergencia Regional (COER) reportó dos víctimas mortales, más de 16 mil personas afectadas y daños materiales en 800 viviendas.
 
Son los distritos de José Leonardo Ortiz, Chiclayo, Pítipo y Manuel Antonio Mesones Muro los principales perjudicados por las precipitaciones pluviales que alcanzan un registro de 110 litros por metro cuadrado. 
 
Para el gobernador regional, Humberto Acuña, el panorama es desolador. "Si bien la alerta roja nivel 4 emitida por el Senamhi terminó hoy, ello no significa que no vuelvan a producirse lluvias similares", aseveró.
 
En este contexto, el canal Taymi Antiguo (Pítipo), el río La Leche y las quebradas La Zaranda, Fala Falita, Sensi y Vichayal se desbordaron, situación que perjudicó a las familias y a los cultivos de caña de azúcar y arroz en los distritos de Antonio Mesones Muro, Jayanca y otros.
 
Asimismo, la Gerencia Regional de Salud de Lambayeque declaró en alerta roja a cuatro hospitales y 188 establecimientos de salud.
 
Lambayeque registra dos personas fallecidas, en los distritos de Reque y en Chiclayo.

En Piura

De acuerdo con información del Senamhi, la región Piura registró ayer picos de hasta 107.1 mm, medición captada desde la estación Puente Ñacará en Chulucanas.
 
Debido a las intensas precipitaciones, las vías que conducen de Talara a Lobitos se encuentran interrumpidas. La comuna del balneario gestionó los permisos ante la Capitanía de Puerto de Talara para poder transportar a la población a través de dos yates municipales, mientras la vía alterna por la antigua Panamericana hacia el distrito era reparada con ayuda de maquinaria pesada. Aquí también se han registrado dos personas fallecidas.

En Tumbes

La ciudad fronteriza soportó también intensas lluvias. La estación Matapalo registró 101.1 mm como medida máxima de precipitación.
 
Los ríos Tumbes y Zarumilla tienen caudales elevados y, en cualquier momento, los desbordes en la parte baja terminarán afectando a sus pobladores.

Te puede interesar